Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-08

Cuscatlán se consolidará como el banco número dos de El Salvador

El acuerdo de Imperia, principal accionista del Cuscatlán, para la compra de Scotiabank en El Salvador dará vida a un entidad que escala al número dos del ranking bancario por activos.

Por estrategiaynegocios.net

El acuerdo de Imperia para la compra del 100% de las operaciones Scotiabank en El Salvador permitirán que Banco Cuscatlán escale de la posición cinco del ranking bancario salvadoreño al número dos.

RELACIONADO: "Scotiabank vende la operación en El Salvador al principal accionista de Banco Cuscatlán"

De acuerdo con datos de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), al cierre de 2018 Scotiabank tenía US$1.959,06 millones en activos, consolidado como el número cuatro del mercado, mientras que Cuscatlán se mantenía en el puesto número cinco con US$1.554,69 millones.

En total, los activos combinados -hasta diciembre de 2018- darán vida a un banco con US$3.513,56 millones, solo por detrás de Banco Agrícola, subsidiario local del Bancolombia, que cerró el año con US$4.562,77 millones y relegará al tercer y cuarto puesto a los bancos Davivienda y de América Central (antes dos y tres del mercado) con US$2.612,03 millones y US$2.541,59 millones en activos respectivamente.

En préstamos brutos Scotiabank y Cuscatlán tienen una cartera que asciende a US$2.506,96 millones, solo por detrás de Agrícola que cuenta con una de US$3.241,14 millones.

DE INTERÉS: "Banco Cuscatlán vuelve con la mira puesta en Centroamérica"

Un banco en expansión

El acuerdo de Imperia acelera el plan de expansión de Cuscatlán que inició el año con 54 puntos de atención en el territorio y más de 1.700 colaboradores, pero afianza de nuevo a un nombre muy conocido en el sistema bancario salvadoreño.

LEA TAMBIÉN: "Banco Cuscatlán invierte US$2 millones en su plan de expansión"

La marca Cuscatlán reinició operaciones bajo la sombrilla de Imperia -el brazo financiero del hondureño Grupo Terra- en 2016, tras la compra en El Salvador de la operación de banca de consumo del estadounidense Citibank.

DE INTERÉS: "Regresa el Banco Cuscatlán, pero sin el jaguar"

La llegada del gigante estadounidense se concretó en 2008 cuando cerró un millonario acuerdo para la compra de la Unión de Bancos Cuscatlán Internacional (UBCI), al cual finalmente cambió de nombre.

UBCI tenía su sede en El Salvador, donde nació como Banco Cuscatlán en la década de 1970, pero había logrado su expansión a toda la región centroamericana. Ahora, bajo la administración de Imperia el grupo está en ruta de recuperar viejas glorias.

Un acuerdo sujeto a aprobación

La adquisición, sobre la que no se revelaron los montos, está sujeta a la autorización de las superintendencias de Competencia y la del Financiero. En comunicados separados, tanto Scotiabank como Cuscatlán revelaron que durante el período de aprobación regulatoria, ambas entidades continuarán operando de forma independiente.

El acuerdo de Imperia con el canadiense Scotiabank también tendrá su impacto en el mercado de seguros. El acuerdo para comprar la totalidad de las acciones de Inversiones Financieras Scotiabank El Salvador S.A. incluye a Scotia Seguros El Salvador, la cual se fusionará -previo aval de los reguladores- con SISA, también bajo la sombrilla del grupo hondureño.

RECOMENDAMOS: "Grupo Terra diversifica su portafolio y apunta a la banca"

“Nos complace poder anunciar este importante acuerdo, sujeto a las aprobaciones regulatorias, con el cual pretendemos potenciar los mejores beneficios y oportunidades para los clientes de nuestros bancos. Estamos seguros que esto, representa una excelente noticia para el desarrollo de nuestra Institución, nuestros colaboradores y para nuestro país. Nuestro compromiso en invertir en El Salvador es a largo plazo y nuestro principal objetivo es seguir sirviendo a nuestros clientes de la mejor forma”, expresó Eduardo Montenegro, presidente de la junta directiva de Banco Cuscatlán y SISA.

La aseguradora fue fundada en 1962, tiene 56 años de experiencia y mantiene una posición de liderazgo en el mercado nacional donde cuenta con una calificación de riesgo AA+, emitida por Fitch Ratings el 12 de abril de 2018.

Adiós al último banco global

La salida de Scotiabank cierra una página en la historia de la banca en El Salvador, un mercado que en los últimos 25 años atrajo a la banca global que incluyó a mercados emergentes en su plan de expansión como el inglés HSBC y al estadounidense Citibank.

DE INTERÉS: "Scotiabank monta su primera fábrica digital en Centroamérica en El Salvador"

El banco canadiense inició operaciones en la plaza salvadoreña en octubre de 1997, cuando se formalizó una alianza estratégica entre The Bank of Nova Scotia y Ahorros Metropolitanos S.A. (Ahorromet). En enero de 2005, Banco de Comercio de El Salvador y Scotiabank El Salvador unieron operaciones e integran sus fortalezas para ser un solo banco, operación que fue ahora fue vendida a Imperia.

La transacción se realiza después del anuncio de la venta de las operaciones de Scotiabank en nueve países del Caribe y sus operaciones de seguros de vida en Jamaica y Trinidad y Tobago en noviembre de 2018, así como de la venta de las operaciones de administración de pensiones y seguros en la República Dominicana en diciembre de 2018.

“Esta transacción con Imperia es lo más conveniente para los intereses de nuestros clientes, empleados y accionistas. Tenemos la confianza de que Imperia, con el apoyo de un equipo talentoso, estará en buena posición para continuar impulsando el crecimiento de los negocios y brindar un alto nivel de servicio a los clientes en El Salvador”, comentó Ignacio Deschamps, director de Grupo, Banca Internacional y Transformación Digital de Scotiabank.

RELACIONADO: "Scotiabank se enfoca en la transformación digital en Centroamérica"

En un comunicado Scotiabank detalló que la transacción generará una pérdida después de impuestos de aproximadamente US$170 millones, que representa principalmente el valor en libros de la plusvalía relacionada con estos negocios y se registrará en el segundo trimestre de 2019. "Al cierre de dicha transacción, el coeficiente de capital ordinario de nivel 1 del Banco se incrementará en aproximadamente 6 puntos base", añade el boletín.

El documento también destaca que el impacto acumulado de estas transacciones, incluyendo la pérdida por la venta de las operaciones en El Salvador, genere una ganancia neta después de impuestos de US$250 millones y aumente el coeficiente de capital ordinario de nivel 1 de Scotiabank en aproximadamente 25 puntos base.

RELACIONADAS