Opinion
Fecha de publicación: 2020-01-23

OPINIÓN: ¿Guatemala segura o insegura?

En los últimos años, Guatemala ha tenido importantes avances en indicadores de seguridad. Uno de ellos es la tasa de homicidios que muestra una reducción de más del 50%.

Por Salvador Paiz

En mi columna de la semana pasada escribí sobre la economía y la generación de empleo como las grandes prioridades nacionales.

El debate en mis redes sociales estuvo bastante interesante. Muchos de los comentarios giraban en torno a la seguridad y de cómo este aspecto es precondición para la atracción de inversión y para la mejora de nuestra economía.

Estoy totalmente de acuerdo con que la seguridad es fundamental para el desarrollo. Preguntémonos entonces, ¿cómo estamos en seguridad?

Opinión desde Guatemala: Es la economía…

En los últimos años, Guatemala ha tenido importantes avances en indicadores de seguridad. Uno de ellos es la tasa de homicidios. De acuerdo con datos de la Policía Nacional Civil (PNC), en 10 años, la tasa de homicidios ha pasado de 46.4 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2009, a 21.5 homicidios por 100 mil habitantes. ¡Una reducción de más del 50%! Además, la victimización del hogar ha disminuido considerablemente, pasando de 32 por ciento a 18 por ciento, durante el mismo período.

Como ven, los datos indican que hemos avanzado pero, ¿por qué nos sentimos cada vez más inseguros y vulnerables? Lamentablemente nuestra percepción de inseguridad no refleja tales avances.

De acuerdo con información de la Coalición Por La Seguridad Ciudadana, la percepción de la inseguridad ciudadana ha incrementado de 38 por ciento en 2010 a 53 por ciento en 2019. Pareciera una contradicción el que las estadísticas vayan mejorando, pero nuestra percepción no.

Opinión desde Guatemala: Cambios necesarios

Esa fuerte disonansia, en parte, puede atribuirse a la epidemia de extorsiones que vivimos hoy los guatemaltecos. Las extorsiones son un fenómeno cruel y producen una afectación psicológica en sus víctimas.

Preocupa mucho que este siga siendo uno de los delitos de mayor incidencia y que su tendecia sea al alza acelerada. De 2018 a 2019 la tasa de denuncias de extorsión tuvo un salto de 69.7 por ciento.

Datos de la PNC detectaron que las denuncias incrementaron de 8,672 a 14,714. ¡Eso es altísimo! Los guatemaltecos ya no podemos seguir aguantando más.

Opinión desde Guatemala: Unidos somos más fuertes

Sin duda, hay mucho por hacer. Las autoridades deben buscar esquemas de cooperación entre instituciones para prevenir este problema y erradicarlo con inteligencia. No olvidemos que los ciudadanos también jugamos un papel importante en este proceso.

Es nuestra responsabilidad y obligación denunciar. Nuestra denuncia es un insumo crítico para que nuestras autoridades continúen con la lucha contra este delito. En ese sentido existen herramientas como la plataforma web TuPista.com de Crime Stoppers Guatemala, la aplicación móvil del Ministerio Público (MP) y la línea 1574, habilitada también por el MP. Confiemos en la labor que están haciendo nuestras autoridades.

Seamos valientes al denunciar para prevenir que este flagelo se siga multiplicando y que otros compatriotas sean sometidos al mismo tormento psicológico.

El reciente Estado de Prevención establecido por el gobierno de Alejandro Giammattei es una señal que refleja su compromiso con la seguridad de nuestro país.

Esperemos que sea un principio para pasar a estrategias integrales e inter-institucionales para erradicar este flagelo y seguir mejorando como país. Adicionalmente, esperemos que todos los avances sean comunicados eficazmente.

Opinión desde Guatemala: Este 2020, cambiemos las reglas del juego

Para cambiar la dinámica de atracción de inversiones y para activar la economía, será importante que esas mejoras en las estadísticas se traduzcan en mejoras en percepción.

Recordemos que el tema de seguridad es crítico para nuestro desarrollo como país y, especialmente, para poder vivir en paz y tener una conviviencia ciudadana sana.

www.salvadorpaiz.com

RELACIONADAS