Claves del día
2021-08-08

Criptomonedas buscan energía limpia en Costa Rica

Data Center CR, primer centro de minería digital en el país, arrancó como un negocio con grandes oportunidades, dice Eduardo Kopper, su fundador.

Por Daniel Zueras-Revista E&N

El bitcoin es la criptomoneda más reconocida del mundo, la que mueve el mayor volumen de negocio. No es una más, sin duda, pero sí es una de entre las 5.000 criptomonedas que hoy se minan alrededor del mundo. En febrero de este mismo año el bitcoin superó US$1 billón (millones de millones) de capitalización, aunque hay que tomar en cuenta los fuertes vaivenes que sufre.

Y es un recurso finito: el número máximo de monedas definido es de 21 millones, y a la fecha se han minado alrededor de 19 millones.

Pero ese no es tal vez el mayor problema de esta y otras monedas digitales, sino la suciedad en su elaboración, en el proceso de minado. Y es que se calcula que apenas el 39 % de la energía utilizada durante el proceso es renovable, el resto procede de fuentes denominadas ‘sucias’ (no renovables).

Puede leer más noticias en estrategiaynegocios.net

Y esa suciedad hizo que Elon Musk se descabalgara en mayo del bitcoin, aunque a mitad de junio apuntó que podría retornar al mismo si el uso de energías renovables en su minería crece en un 50 %.

Ahí entra en juego la potencia de Costa Rica como productor de energías limpias (el 99 % de su matriz eléctrica).

En abril de este año Eduardo Kopper anunciaba la puesta en marcha de Data Center CR, el primer centro de minería digital del país, cuyo funcionamiento es al 100 % con hidroelectricidad.

Descargue para más noticias relacionadas en estrategiaynegocios.net/edicionmensual

La apuesta es clara y parece sin marcha atrás. Tras el cambio de política del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) de dejar de comprar energía a operadores privados -un anuncio realizado en septiembre de 2020- y la imposibilidad de vender la energía fuera de las fronteras de Costa Rica (si bien el Gobierno está impulsando una ley para cambiar esto, anunció en la última semana de junio que iba a entrar en corriente legislativa), las centrales privadas se quedaron huérfanas de negocio.

"Me quedé con 3 hidroeléctricas paradas", explica Kopper, y tratando de buscar qué hacer con la energía "entendimos que para la minería digital la materia prima es la electricidad, y ahí nos enfocamos".

De este modo reinventaba el uso de dos de esas centrales que habían tenido que parar y desde entonces su destino es minar criptomonedas con energía limpia.

Poás I y Poás II albergan por el momento 350 máquinas que minan monedas (arrancaron con 250 computadoras) y cuando se sume la central de Río Segundo a la ecuación el potencial máximo será de 1.400 computadoras dedicadas exclusivamente a ello, cosa que ocurrirá antes de que finalice el año.

Aproximadamente el 60 % de las que hoy minan en Data Center CR son empresas y particulares que arrendan los espacios (los precios varían dependiendo de la potencia de las máquinas) y el 40 % restante son propias.

Hasta ahora en Costa Rica se minaba desde casas o en bodegas "y nosotros les damos una mejor solución", con fibra óptica de alta velocidad, energía limpia, seguridad 24/7, así como monitoreo de temperatura y humedad.

Se trata de la primera plataforma en el país de sus características, si bien lo primordial es la energía, la materia prima también "proveemos un espacio con Internet, seguridad, clima y apropiada electricidad a un precio muy razonable".

Los precios mensuales del alquiler dependen de la potencia de cada computadora, el espacio y el consumo, si bien por una máquina típica de la industria, "como la Bitmain S9, cobramos US$85 al mes. En esencia termina saliendo mucho mejor con nosotros que ponerla en tu casa".

Oportunidad para Costa Rica

Costa Rica puede haber encontrado una nueva veta de negocio, al encontrarle salida a una energía que no podía exportar. Según Kopper, el país cuenta con tres veces más capacidad de generación que la energía que ocupa, lo que muestra una mala planificación de las autoridades y de la empresa estatal.

Pero puede ser una oportunidad para la nación centroamericana. El empresario explica que otras hidroeléctricas privadas se han interesado por su nuevo modelo de negocio.

"Con nuestra apertura hemos abierto ojos: no solo hay energía en exceso, sino que hay mucha crítica a que la cripto minería usa mucha energía y que esta no es verde. Nosotros la hacemos con energía limpia, porque la tenemos en exceso como país. Es de esperar que ahora se haga mucha más minería".

Con el buen hacer de Data Center CR y con la imagen del país como amigable con el ambiente, Kopper espera poder atraer a clientes internacionales.

Y es que el hecho de trabajar con una fuente limpia de energía no es un tema menor. Según el cálculo del índice de consumo de electricidad de Bitcoin de la Universidad de Cambridge, a finales de mayo de 2021 la minería de bitcoins consumía 145 teravatios hora (TWh) al año de electricidad (0,65 % del consumo mundial), justo por encima de un país como Suecia (131,8 TWh) y debajo de Malasia (147,21 TWh). Estos índices hicieron mostrar en mayo la preocupación del Banco Central Europeo por la "exorbitante" huella de carbono del sector.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE