Finanzas
2022-06-02

Moody’s prevé mejora en la calidad de la cartera de grandes bancos de Panamá

Dentro de un panorama general con una visión positiva, los mayores riesgos se identifican en el sector inmobiliario, específicamente en proyectos comerciales.

Por La Prensa (Panamá)

La recuperación de la economía, así como las garantías y reservas constituidas ayudarán a mejorar la calidad de la cartera de crédito en los cuatro bancos más grandes de la plaza, según un reciente reporte de la agencia de calificación de riesgo Moody’s Investors Service.

La agencia toma como referencia para su análisis el desempeño de Banco General, Banistmo, Global Bank y Banco Nacional de Panamá.

Especial E&N: Banca de Panamá tuvo un lento despegue en 2021

Marcelo De Gruttola y Rodrigo Marimón, analistas de la calificadora, comentaron a este diario que durante la pandemia los niveles de diferimiento de los préstamos fueron elevados tanto en tamaño como en tiempo, mayores al promedio de otros países de la región, lo que generó ciertos riesgos al sistema, pero que en la actualidad ven que una recuperación económica mejor de lo esperado se proyecta también en un mejor desempeño de las carteras, una tendencia que esperan que continúe.

Los niveles de morosidad y de lo que se consideran préstamos en problemas irían a la baja en las predicciones de la agencia, aunque, como comenta Marimón, aún no estarían regresando a niveles prepandemia.

Pese a las mejores perspectivas sobre la calidad del crédito, todavía hay desafíos a los que prestar atención por el tamaño considerable de la cartera modificada, que agrupa a los préstamos que fueron objeto de alivio y que aún no han regresado a la normalidad.

“Algunas renegociaciones (de préstamos) llevan poco tiempo y entonces el monitoreo del comportamiento de pago de los deudores sigue siendo importante, pero creemos que estamos en un camino de normalización y mejora”, sostuvo De Gruttola.

Dentro de un panorama general con una visión positiva, los mayores riesgos se identifican en el sector inmobiliario, específicamente en proyectos comerciales.

Los analistas señalan que la exposición de los grandes bancos a este segmento ha bajado y que está más concentrada en el sector de construcción de viviendas para familias de ingreso medio, que es un nicho que se ha comportado mejor.

Además, se considera que la inflación y un mercado laboral que tarda en recuperarse más que la economía en general pueden elevar la mora en préstamos de consumo no garantizados, como por ejemplo las tarjetas de crédito.

El reporte señala que el servicio de la deuda de los hogares panameños con respecto a los ingresos es de alrededor del 20%, en promedio, lo que mitiga en parte el riesgo de que la presión inflacionaria sobre la renta disponible de los hogares se traduzca en un aumento de la morosidad para el sistema bancario. En el caso de las hipotecas, señala el informe, suelen estar más protegidas de estos riesgos porque cuentan con garantías y existe una mayor disposición de los clientes bancarios para servir estas deudas.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE