Especiales
Fecha de publicación: 2020-09-18

Larú Linares: Forjadora de miles de emprendedoras en Panamá

En cuatro años, el proyecto canal de empresarias en Panamá, ha impulsado a centenares de mujeres de negocios.

Por Roberto Fonseca y Luis Alberto Sierra

Seis años atrás, Larú Linares, gerente de Emprendimiento Femenino en la Ciudad del Saber, inició el proyecto del Canal de Empresarias, para ayudar directamente a la mujer que quiere emprender, y hoy con orgullo confirma que desde entonces, han capacitado a más de 3.000 emprendedoras panameñas.

Lea el especial completo: Mujeres Desafiantes de Centroamérica 2020

“Lo que más me ha conmovido e impactado es ver cómo las mujeres al recibir apoyo, al formar parte de una comunidad, crecen más rápido, se empoderan y no dejan de lado sus sueños”, asegura. Incluso, algunas de ellas, actualmente fungen ahora como mentoras del programa.

“Eso es un logro bastante potente del programa, por eso he sentido que este tipo de programas de apoyo a la mujer, al emprendimiento, tienen que prolongarse un tiempo y generar comunidad”, señala.

¡Gratis! Descargue la edición especial de Mujeres Desafiantes

En la actualidad tienen núcleos en todo el país y siempre están dándoles seguimiento, guiándolos, viendo cómo agregarles más valor y atendiendo las demandas de los grupos de emprendedoras. Además, les abren vitrinas, espacios para que puedan promoverse, por ello han organizado ferias, eventos de pronoción y las invitan a ruedas de negocios, a través de las cuales puedan conseguir fondos para llevarlas a otros niveles. Con la pandemia de la Covid-19, han desarrollado una plataforma solidaria denominada “Yo compro en Ciudad del Saber”, donde exponen gratuitamente sus productos y pueden venderlos por dicho canal electrónico. En la actualidad hay 250 registrados. A nivel personal ha desarrollado su empresa MindSchool, enfocada en fomentar el emprendimiento entre los jóvenes.

La frase:
"Formo parte de la IPG en Panamá, que busca cerrar la brecha entre hombres y mujeres en Tema de género”.

En sus propias palabras

¿Cuáles considera que han sido sus tres hitos en su historia de vida o de su carrera que la han llevado a su posición o a su rol actual?

El haber vivido en una familia donde siempre se ha emprendido. Mi papá y mi mamá tenían una empresa de producción de artículos de cuero, Y siempre si estaba trabajando ya sea en la fábrica o en la casa y vi mucho el rol de la mujer como líder de proyectos.
Mi mamá siempre ha sido una persona muy trabajadora y diría que eso me dio un ejemplo de trabajo, de los roles que puede tener la mujer, que no sólo es el rol de madre o esposa o de la persona que se ocupa del hogar, sino de mujer de negocios, de llevar su empresa y trabajar en las ventas. Qué puede tener muchos más roles y encargarse de todos. Ese fue uno.
En Ciudad del saber cuando entré ya hace años pude ver la necesidad de los emprendedores en cuanto a capacitarse, a prepararse, tener oportunidades desarrollo, y eso siempre me ha impactado, siempre me ha llamado la atención.

Sea parte de nuestro evento Mujeres Desafiantes, esta vez digital: Regístrese

Los gobiernos siempre y las comunidades siempre estamos anuentes y defendiendo el tema de que hay que emprender, pero no hay suficientes recursos ni apoyo el emprendedor, y entonces siempre la Ciudad del Saber llegan emprendedores buscando oportunidades, apoyos, y pude ver que cuando capacitábamos emprendedores y emprendedoras entraba la misma cantidad de hombres que de mujeres, y a veces un poco más de mujeres a los talleres que dábamos, pero al final, cuando es cogíamos a los mejores 10. Por ejemplo, de un grupo de 500 personas nos dábamos cuenta quedé esos 10, 9 eran hombres y era una mujer, y ese número siempre me hacía ruido y al equipo.
Empezamos a trabajar a ver en cómo podíamos cambiar eso, y por eso creamos el Canal de Empresarias, para ayudar directamente a la mujer que quiere emprender.
Desde hace 6 años soy la líder de ese proyecto, de ese programa de la Ciudad del Saber, y ya hemos capacitado 3.000 mujeres.
Dentro de este grupo, como tercer punto tal vez, podría decirte que lo que más me ha conmovido, impactado o movido a no soltar este proyecto, porque yo busco fondos para el proyecto, estoy pendiente de que no decaiga y busco voluntarios y aliado, es ver cómo las mujeres al recibir apoyo, al formar parte de una comunidad, al ver que otros involucran para ayudarlas, crecen más rápido, se empoderan más rápido y no dejan de lado sus sueños. Es diferente a lo que pasaba en los talleres anteriores, en donde no se les daba respaldo directo a la mujer.
Ahora reciben ese respaldo directo, y siento que sentirse acompañadas y parte de una comunidad, y sentir que todos los recursos del programa son dirigidos exclusivamente a ellas, ha ayudado mucho a motivarlas a continuar, a o decaer, a no desistir y a seguir apoyando entre ellas.
Actualmente tenemos mujeres que son mentoras del programa. Anteriormente eran emprendedoras y ahora han pasado a convertirse en mentoras de otras mujeres que entran nuevas al proceso. Es bonito ver cómo van creciendo, y encima deciden apoyar a otras mujeres a que sigan creciendo.
Eso es un logro bastante potente del programa, pero diría que esos son como momentos en los que se afianzó mi interés en apoyar más este tipo de temas, y en no soltarlo, porque tal vez en una institución como la Ciudad del Saber o como cualquier institución, uno trabaja un proyecto por dos años, tres años, pero siempre he sentido que este tipo de programas de apoyo a la mujer, de apoyo al emprendimiento, tienen que tener qué prolongarse un tiempo y alcanzar o importar a la mayor cantidad de personas posible, y generar comunidad, qué es lo que refuerza y respalda el grupo y a las acciones que cada una de las mujeres participantes tome.

¿Usted es fundadora del Canal de Empresarias?
Sí, y desde el inicio arranqué con la idea, con un equipo dentro de la Ciudad del Saber, y ahorita estoy yo y hay dos personas más, y los demás que nos apoyan en la Ciudad del saber y un grupo grande de voluntarios que nos apoya también.
Desde el 2012 empezamos a trabajar los papeleos y el proyecto a escribirlos, y en 2013 fuimos a los papeleos y todo el proyecto, a escribirlo, y en el 2013 fuimos al BID Fomin y en el BID conocimos a mucha gente conocedora del tema del emprendimiento femenino y nos transmitieron mucho conocimiento, mucha información. Conocimos muchos aliados que han trabajado con nosotros en el tiempo, nos han estado apoyando, ayudando, y se fue Armando la estructura desde el 2013.

En 2014 ya nace el programa, empezamos a recibir apoyos económicos y todo, y en el 2015 recibimos a nuestro primer grupo de mujeres para capacitarlas porque ya teníamos todo el programa y todo preparado para recibirlas. Tomó su par de años armarlo, pero ya una vez armado arrancamos con fuerza en el 2014 y no hemos parado desde 1015 recibiendo mujeres, capacitándolas, haciendo crecer la comunidad.
En Instagram tenemos por ejemplo 20.000 mis mujeres, 20.000 personas que forman parte de la cuenta, y a esas personas les damos capacitaciones gratuitas también todas las semanas.
Todo el que forma parte de la comunidad tiene el beneficio de poder capacitarse. Estás capacitaciones gratuitas se dan todas las semanas miércoles y viernes, con temas variados dictados por voluntarios, además de los talleres que dicta el programa todos los años.

¿En su día a día cómo define el rol que ejerce en su ámbito de acción?
Ahora con la pandemia sea como intensificado más, porque hay como más trabajo de manera virtual que presencial, como que uno no para de trabajar. Pero lo normal en un día a día es el tema de la atención a los programas que hemos generado, los talleres normales que dictamos.
Procuramos siempre está buscando emprendedores para que participen de estos talleres, siempre convocando. Estamos siempre mejorando la metodología, los temas que brindamos, recibiendo consultas, recibiendo necesidades de las emprendedoras para buscarles solución. Hemos creado pequeños gremios, porque hemos notado que en el emprendimiento femenino no hay muchas mujeres agremiadas, porque las mujeres de repente no tenemos tanto tiempo como para ir a un a un restaurante después del trabajo para hablar del negocio o de los emprendimientos que queremos desarrollar.
No formamos tanto parte de gremios.
Muchas mujeres salen del trabajo y corren en su casa atender a la familia a los hijos. Lo que hemos hecho es crear unos pequeños núcleos y todas las mujeres que pasan por nuestros programas después de haberse capacitado pueden formar parte de los núcleos. Lo que hacemos es que las asesoramos, las acompañamos.
Tenemos núcleos de todo el país y siempre estamos dándoles seguimiento, guiándolos, viendo que manera podemos agregarles más valor, atender las demandas de los grupos de emprendedoras que participan en los talleres y abrirles vitrinas. Abrirles espacios para que puedan promoverse, presentarlas a los inversionistas para que puedan conseguir fondos para desarrollar sus proyectos.

En el tema de presentarse o tener vitrina para presentarse, todos los meses hacemos ferias, hacemos eventos de promoción, las llevamos a participar en ruedas de negocios alguna vez en el año, y ahora con la pandemia lo que hicimos fue crear una plataforma solidaria qué se llama Yo compro en punto Ciudad del saber punto.Org ,y en esa plataformas ellas pueden subir sus productos gratis y vender allí de manera gratuita para ellas los productos que presenten en la plataforma.

Los clientes entran, eligen el producto y le pagan directamente a ellas. No nos pagan a nosotros, ni nada por el estilo. No cobramos ninguna comisión, porque la idea era abrir un espacio que pudiera suplantar las vitrinas físicas y los lugares físicos en dónde anteriormente les ayudábamos a promoverse. Y ahorita tenemos unas 250 empresas que ya han abierto sus productos allí y todos los días están entrando nuevas.

¿Que considera que ha sido lo más difícil y lo más gratificante de sus actuales proyectos?
Para mí lo más gratificante es ver cómo las emprendedoras van creciendo de repente en las redes sociales las vemos promoviendo su empresa, publicando sus logros. De repente me llaman y me dicen cerré este negocio, tengo tantos clientes. Nosotros hacemos encuestas socioeconómicas todos los años para ver cómo van los proyectos y es bueno ver la data de cuántos nuevos empleos se han creado. En la última data recopilamos que hay 357 nuevos empleos creados por empresas que han sido desarrolladas por mujeres que han pasado por el Canal de Empresarias. Ya ellas están contratando personas que trabajan con ellas, están llevando sus empresas a otros ámbitos.
Algunas ya tienen su empresa presente en otros países, has logrado exportar o tener presencia en el extranjero. Entonces es una comunidad que no para de crecer. Ver como esa data va mejorando, va mostrándonos el crecimiento de emprendimientos, va mostrándonos la mejora de proyectos liderados por mujeres.
Eso es satisfactorio, eso es positivo y eso nos anima a seguir adelante. Del 100% de mujeres que han pasado por el programa, el 98% dice que sin el programa habría sido difícil poder seguir adelante. Ahí te das cuenta que estamos haciendo algo que tiene mucho sentido y qué es muy necesario para la comunidad.
Ha sido difícil el desconocimiento o lo pocos preparados que muchos estamos a veces para emprender y desarrollar una empresa. Cuando nos llegan los emprendimientos a la Ciudad del Saber nos damos cuenta de que muchos de ellos no manejan términos empresariales. Obviamente no han recibido educación en el tema de desarrollo de negocios, o sobre cómo encontrar un problema y generarle una solución.
Entonces tienes que partir de cero con esos proyectos, educar bien a las personas para que entiendan bien de qué se trata emprender, y de allí la otra parte difícil es la digitalización. Todavía nos falta mucho por el tema de aprender a digitalizarnos, aprender a utilizar básico como el correo electrónico. como entrar a salas de este tipo de reuniones virtuales. Para algunas personas eso es algo novedoso todavía.
Estamos luchando mucho con eso, y ha sido parte de la lucha que se tiene constantemente, pero creo que la más importante es tratar de lograr que este programa le llegue a más personas de manera masiva.
De hecho el COVID nos ha ayudado a poder digitalizar todo el programa, porque el programa era un 75% presencial. Solamente 25% era digital virtual, y para este año tuvimos que trabajar todo el programa virtualmente, hasta la parte de mentoría, y el reto para el otro año es hacerlo todo completamente digital y poder traer a más mujeres.
Pensamos traer inclusive a mujeres de otros países, y queremos poder llevar el programa a otros niveles y que esto pueda impactar en la región inicialmente. Ya tenemos contactos con aliados en el extranjero.
Formó parte de varias redes emprendimiento femenino a nivel internacional y la idea es poder conectar con todas ellas para que el programa puede entrar en esos espacios y ser tomado por mujeres en todo ámbito, tanto potenciarlo más a nivel nacional.
A pesar de que el programa se toma nivel nacional, tenemos mujeres en Bocas del Toro, en Chiriquí, y en todas las provincias centrales, pero la idea es que más mujeres puedan tomar lo y que más mujeres puedan entrar y poder llegar también a mujeres en otros países. Ese es el reto para el próximo año y es como una de las necesidades más potentes que tienen las mujeres o lo que más demandan las mujeres, poder participar.
Presencialmente sólo podíamos atender por año a 450 máximo, máximo 600, ahora vamos a poder alcanzar números mucho más altos con esta nueva plataforma digital que hemos estado usando y que se va a potenciar el otro año.

¿Hablemos por favor sobre sus nuevos sueños y sobre los proyectos que tiene para el futuro?
En el programa, específicamente, hacerlo crecer con fuerza, qué pueda llegar a más espacios que la Red de Mentores. Es una red a nacido de puros voluntarios y también se puede convertir en una red internacional, que no solamente atienda emprendedores en Panamá sino en otros países, tanto que crezca El Canal de Empresarias como que crezca la Red de Mentores a nivel internacional.
Ya tenemos mentores en España y en otros lugares del mundo, pero la idea es que sea un movimiento mucho más potente, que nazca desde Panamá. Ya hemos probado durante todos estos años lo válido y lo potente el programa, y creo que ya está listo para ser probado y validado en otros países, en otras regiones, como un trabajo que se ha hecho desde Panamá con panameños o con personas que vivimos en Panamá y que estamos seguros de que el resultado es bueno, que el resultado cambia vidas. Hace crecer a mujeres.
Para mí siempre es motivante cuando una de nuestras participantes nos dice que el programa me cambió la vida, me ayudó a ver más allá, me abrió los ojos, formó parte de una comunidad, formó parte de un grupo que crece. Eso a mí me motiva, también me cambia la vida, y quiero que eso llegué a más personas, quiero que impacte todavía mucho más.
En lo personal tengo mi empresa. Mi negocio se llama MindSchool y está enfocado en jóvenes que están terminando la secundaria, empezando la universidad, porque mi idea es que viendo este déficit de conocimiento empresarial o emprendedor dentro de la educación, es llevarles talleres, y les llevamos pequeños workshop, o sesiones en Instagram, en donde les hablamos de cómo emprender.
Ahora lo estamos haciendo digitalmente, pero anteriormente todo era presencial, y la idea es la misma, poder llevarle a las personas ese conocimiento, esas cápsulas, esas oportunidades de conocimiento emprendedor, para que las aprovechen. Lo mismo que hacemos con el Canal de Empresarias. MindSchool es mi proyecto personal para jóvenes. La idea también es seguir haciéndolo crecer y aprovechar lo digital para que las personas aprendan sobre emprendimiento.
Realizamos con MindSchool talleres con niños en áreas de riesgo.
Me gusta escribir, siempre estoy generando contenido, y tengo una publicación de hace ya años que se llama El Pintor Gitano, y estoy por subir otra en la plataforma Yo compro en punto Ciudad del saber, para que se pueda comprar desde allí, porque la plataforma no solamente tiene productos tangibles, sino que también tiene consejerías, tutorías, coaching y también puede tener libros digitales en un espacio bastante abierto.
Otro propósito es seguir educando a mis hijos. Me casé hace 20 años, y tenemos uno de 19 y una de 11 años.

¿Cómo definiría la forma como se compromete para potenciar el liderazgo y el desarrollo de sus pares las mujeres?
Desde hace años soy vocera y promuevo el hecho de que las mujeres tengan presencia. Cuando se me invita a un panel siempre trato de velar porque haya más mujeres, cuando organizó un evento trató de resaltar la presencia de las mujeres y creo que en estos años me he convertido por mi trabajo en alguien de referencia. Siempre me están preguntando a quién podemos invitar que maneje el tema de salud, de mujeres en tecnología, recomiéndanos mujeres en tema de negocios Entonces siempre trato como de abrir esos espacios, crear esos puentes para dar a conocer a las mujeres.
Es gracioso porque a veces cuando hablas de tecnología mencionan sólo nombres de hombres. Entonces, ahí es donde tenemos que estar nosotras y procuró hacer esa distinción, de que si hay más mujeres, y que Podemos agregar mujeres a las actividades, a los proyectos, a los programas.

Formó parte de la de la IPG,(Iniciativa de Paridad de Género), qué es la iniciativa de paridad de género aquí en Panamá, que busca es cerrar la brecha entre hombres y mujeres en tema de género. Allí también promuevo el tema estoy siempre hablando de lo valioso que es formar parte de movimientos como éste, también forma parte de WED, qué es un movimiento internacional de mujeres embajadoras del emprendimiento femenino. WED es un movimiento que nació en Nueva York y lo que hace es promover el día del emprendimiento femenino y generar actividades durante todo el año donde se promueva a las mujeres.
Soy mentora del Centromype del SICA, que es una institución regional, y ahí también soy mentora y apoyo a mujeres en otros países que quieran emprender.
Cuando te involucras en este tipo de movimientos definitivamente tienes que, y es tu deseo, ser vocera de la promoción de emprendimiento femenino y la promoción de los espacios para las mujeres, de promover la sororidad entre las mujeres y de eliminar esa invisibilidad que a veces se da cuando estamos desarrollando un proyecto y por momentos no salen nombres de mujeres.
Ahí es donde tenemos que levantar la mano y promover a la mujer y los hombres también, porque de hecho los hombres son nuestros aliados, apoyar a los hombres para que también contar la mano y promover a más mujeres y promover el trabajo en equipo, porque este no es un tema en donde solo abanderó y promuevo el emprendimiento y el liderazgo femenino. La idea es promover el liderazgo de ambos en equipo, porque ambos tenemos roles y potencialidades diferentes qué son necesarias en los grupos Y esa es como la química perfecta para que las cosas resulten y salgan bien es necesario que ambos estemos bien vinculados o trabajando en equipo para que todo resulte.

¿Cuánto le cambió la vida el COVID-19 y cómo ésta sorteando los obstáculos que le han presentado la pandemia, se ha tenido que reinventar?
No ha sido fácil, creo que para nadie este cambio tan drástico, porque veníamos de un día a día muy habitual y fuerte, en cuanto a actividades, a demandas, y ahora hemos entrado en un proceso que anteriormente no se conocía, de quedarse en la casa porque a todos nos pidieron seguir trabajando desde la casa de manera remota.
Pero si me involucré mucho más en actividades laborales, en atender más a las emprendedoras, en entrarle mucho más a las actividades, o añadir más actividades.
No sé si lo habré hecho para no estar pensando en todo esto del COVID-19, pero sí sentí que mi agenda como que se saturó bastante y tuve que generar ciertas reinvenciones, como el tema de hacerlo todo virtual, todas las actividades mías de las emprendedoras, el programa, todo el proyecto, ahora las hacemos de manera digital.
Esto me ayudó, porque también tiene sus cosas buenas, a poder hacer crecer el programa, porque ahora lo veo todo trabajándose desde una plataforma digital.
No te miento, cuando ya se puedan generar reuniones físicas presenciales las haremos, pero el programa en sí, el cuerpo del programa completo, lo vamos a tener en una plataforma digital, y le va a llegar a más gente.
Se ha logrado que las personas puedan tomar el programa desde su celular o desde la computadora. Se han reinventado cosas nuevas con base en lo que se ha vivido ahora con el COVID. He aprendido mucho en cuanto a cuánto puedo hacer en mi tiempo, cuántas cosas puedo hacer a la vez. He tenido que aprender a separar los tiempos, porque antes tú te ibas porque antes ibas al trabajo, regresabas a casa y te dedicabas a las cosas de la familia, pero ahora ha habido que hacerlo todo desde la casa.
Tienes que poner como límite a tal hora dejó de hacer ciertas cosas, y cuáles no voy a hacer el domingo, porque el domingo es con mi familia.
He tenido que trabajar fuerte en esos límites, en qué cosas hago a ciertas horas, qué cosas no, pero no es fácil. Son cosas que tengo que solucionar lo h trabajado bastante. Creo que es algo que puedo ir mejorando poco a poco, en el control de los tiempos.

RELACIONADAS