Empresas & Management
2019-02-24

Esta pregunta de su madre los inspiró para crear una empresa de US$100 millones

Detrás de la exitosa compañía de camisetas están las palabras de una madre que no se resignó a que sus hijos crecieran con mentalidad de víctimas, a pesar de las dificultades en la familia.

Por Business Insider

Bert y John Jacobs, fundadores de la empresa Life is Good T-Shirt Company, crecieron como los dos más pequeños entre seis hermanos, en una familia de clase media baja en Boston.

Cuando los hermanos cursaban la primaria, sus padres estuvieron en un accidente casi mortal. Su madre apenas logró escapar con algunos huesos rotos, pero su padre perdió la movilidad en su mano derecha.

El estrés y la frustración de la terapia física propiciaron que el padre de familia desarrollara un carácter severo, tal como lo explican en su libro "Life is Good" (La vida es buena).

"Gritaba mucho cuando estábamos en primaria", dijo John en su entrevista con Business Insider. Sin duda, la vida no era perfecta.

Pero su madre, Joan, aún creía que la vida era buena. Por eso, cada noche, cuando la familia se sentaba en la mesa para cenar, ella les pedía a sus seis hijos que le contaran algo bueno que les hubiera pasado ese día.

"Así como eran de sencillas las palabras de mamá, cambiaban la energía de todo el salón", escribieron los hermanos. "Sin darnos cuenta, ya estábamos todos repasando los mejores episodios del día, los más chistosos, o los más extraños", detallan.

John explica que este ejercicio diario los protegió de desarrollar esa mentalidad de víctima, así como "ay, me ha pasado algo tan horrible este día". En lugar de amargarse por un profesor o por una tarea, John sostiene que más bien comenzaban a reírse de algún gracioso corte de cabello que había llevado uno de los compañeros, o a hablar sobre un proyecto excelente en el que habían trabajado.

"Ese optimismo siempre lo tuvimos en la familia, incluso cuando apenas teníamos otras cosas", escriben en el libro.

Crecer con una madre como la que ellos tuvieron -que cantaba en la cocina, contaba historias animadas y dramatizaba los libros que los niños leían, sin importar la horrible situación que estuvieran viviendo- les enseñó una importante lección: estar feliz no depende de tus circunstancias. "Ella nos enseñó que el optimismo es una opción que requiere coraje, que la puedes tomar todos los días, especialmente ante la adversidad".

Los hermanos aseguran que la indestructible mirada positiva de su madre en la vida es lo que inspiró "Life is Good", su empresa de US$100 millones, cuya misión es divulgar el poder del optimismo, con el lema "La vida no es perfecta. La vida no es fácil. La vida es buena".

Desde que aquella pregunta que su madre hizo a diario les ayudó tanto, John comentó que él y su hermano también se la formulan a sus empleados cuando están todos reunidos: "cuéntame algo bueno". Y los resultados han sido positivos, de acuerdo a John. "Conduce a ideas, que luego conducen a progreso, que luego conduce a cimentar el éxito, en lugar de mortificarse por los desafíos".

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE