Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-01-15
Galeria  Ver Fotogalería

Nelson Mejía, el ingeniero salvadoreño que brilla desde su propia empresa en Alemania

Especial Centroamérica Inspira 2020: Destacamos la labor de Nelson Mejía. En su carrera profesional pasó por Aeroman y, por distintas empresas del Grupo Lufthansa. Fue gerente senior de innovación en la multinacional alemana hasta fundar su propia empresa.

Por Claudia Contreras/ Ilustraciones: Luis Barahona (Garabatos)

Desde Frankfurt, Alemania, el salvadoreño Nelson Javier Mejía ve crecer WeSpark, agencia de innovación que fundó en agosto de 2019, dedicada a potenciar y a fortalecer la mente de los empresarios y construir un ecosistema personalizado de innovación. Su día a día inicia por entender el problema de su cliente. Le diseña un método único y original para resolverlo y lo implementa. Busca resolver problemas con métodos de innovación extraordinarios.

En su carrera profesional pasó por Aeroman y, por distintas empresas del Grupo Lufthansa. Fue gerente senior de innovación en la multinacional alemana hasta fundar su propia empresa.

En 2020 su equipo ganó un Hackathon digital organizado por el gobierno alemán para dar respuestas a la crisis originada por el COVID-19 con la solución Karmakurier.

De 43.000 propuestas, su solución fue la más popular. Permite a voluntarios organizarse para ayudar con mandados a gente de tercera edad.

Más noticias en estrategiaynegocios.net

Estudiante de la Escuela Alemana de San Salvador, desde pequeño creció con la cultura salvadoreña y alemana. Años después, su paso por Lufthansa lo marcó para decidir su camino profesional: se dedicaría a entender problemas y desarrollar soluciones.

Aprendió que la innovación nace en un ambiente flexible, pero estructurado y acelerado.

“Al final de ese año descubrí que me quería dedicar a la innovación, hasta hacerme Innovation Manager”, comparte. Para Mejía, la innovación arranca en el momento que tienes una buena idea.

A finales de 2019, su empresa WeSpark había firmado contratos con un importante banco alemán. Mejía Incluso empezó a dar talleres de innovación. Pero llegó la pandemia del coronavirus. “En cuestión de dos semanas todo se fue a cero. Mis clientes me informaron que tenían que cancelar. Fue un momento en el que uno dice: se acabó”.

Reaccionó rápidamente. Cuando comenzó la pandemia en Europa, Mejía se reunió con otros emprendedores similares a él en WeWork, el espacio de coworking donde se aloja su empresa. Lo primero fue adoptar una mentalidad de startup.

WeSpark está basada en tres principios: “Resolver problemas complejos de nuestros clientes con métodos de innovación, crear métodos de innovación que son únicos y, tres, que esos métodos sean enseñados a diferentes personas. Mejía dice que ese es su principal feedback que alimenta el ecosistema.

Por eso también es voluntario en el programa Oportunidades de Fundación Gloria de Kriete para jóvenes de escasos recursos, desde 14 hasta los 21 años.

Puede leer: Educación híbrida: el futuro del aprendizaje

¿Qué le inspira de su país natal? “En El Salvador tenemos una cultura de que, si las cosas van muy mal, siempre vemos lo positivo, siempre tenemos una sonrisa. Ahorita se ha juntado todo, inundaciones, huracanes, Covid. Siguen pasando cosas todo el tiempo, pero los salvadoreños siempre nos volvemos a levantar bastante rápido y eso es genial”, destaca. Lo segundo es la astucia de los salvadoreños para encontrar soluciones.

Su mejor consejo como innovador para enfrentarse y resolver un problema es, “pensarlo en frío, ver cómo una idea puede amoldarse”. Sugiere no aferrarse a la primera idea, “uno tiene que saber soltar las ideas para descubrir si hay una cuarta o quinta idea que mezcla la mejor innovación”.

Tres consejos de un innovador

1. Impulsar un modelo de self learning

Todas las personas pueden apasionarse por temas diversos, desde lo político hasta los videojuegos e investigarlos. Se trata de entender lo bueno, lo malo, ver perspectivas, y tener una mente más explorativa.

2. Innovar desde la escuela

Todas las escuelas desde el principio deben enseñar métodos de innovación y resolución de problemas. Encontrar un problema, generar ideas, curarlas.

3. Educar en la tolerancia

Incluir conversaciones neutrales e inclusivas sobre temas relevantes en el mundo. “Si estamos en la escuela, se debe elegir ser neutral en temas religiosos o políticos, la idea es saber escuchar las ideas y opiniones de otros. Hoy vivimos en un mundo sumamente polarizado”.

“Si se aprende desde pequeños que podemos convivir con distintas opiniones, si tuviésemos dentro este aprendizaje, el mundo sería un mejor lugar”.

RELACIONADAS