Portada
2015-11-02

¿Es grave una suplantación de la web de su empresa?

El interés de terceros por cometer actividades ilícitas por medio de páginas web legales es, a nivel global, de gran magnitud. Una suplantación de la página web puede causarle un daño irreparable y permanente a una empresa u organización.

Por: Juan Ignacio Zamora Montes de Oca*

Se dice que una empresa que no tiene presencia en Internet, no existe. Si bien esto no es absolutamente cierto, no dista de una realidad a la que nos exponemos hoy en día consumidores y propietarios de compañías.

Mantener una página web empresarial permite a las organizaciones mantener un contacto más directo con su público meta, y ofrece al consumidor una ventana de acceso a la información que ofrece el proveedor.

Existen distintas formas de crear una página web, ya sea de manera empírica o contratando a un especialista en el tema. Aunque su desarrollo puede ser relativamente fácil, la vigilancia y la responsabilidad que conlleva mantener una página web no es tarea sencilla, pues el interés de terceros por cometer actividades ilícitas por medio de páginas web legales es, a nivel global, de gran magnitud.

Es aquí donde una suplantación de la página web puede causarle un daño irreparable y permanente a una empresa u organización.

Debido al generalizado uso que consumidores y empresas hacen de Internet y las nuevas tecnologías, esto ha provocado que los delincuentes se trasladen al ámbito digital para cometer delitos.

A las actividades ilícitas diarias como envíos de correos fraudulentos (phishing), o venta de productos y servicios falsos, se le suma actualmente la existencia de grupos organizados y delincuentes cibernéticos que se dedican a suplantar páginas web ya sea con el fin de obtener información crediticia, datos personales o producirle un daño al titular de la página original.

Este tipo de casos en empresas que venden bienes, páginas de hoteles, o de entidades bancarias han sido resaltados debido a que se ha demostrado la responsabilidad de la propia empresa por ser partícipe por omisión de una clonación de su página web, al no contar con la seguridad mínima requerida para su operación.

Y es que en Internet se debe aplicar el llamado principio de equivalencia, el cual señala que lo que es delito fuera lo es también en el entorno online. Países como Costa Rica, que cuentan con legislación especial en temas de delitos informáticos, regulan la suplantación de páginas web. Esta se castiga con pena de prisión, y en el caso en que como consecuencia de dicha acción ya sea por medio de engaño o haciendo incurrir en error al consumidor se capture información confidencial de una persona física o jurídica para beneficio propio o de un tercero, la pena se agravará.

Incluso el delito de suplantación de la página web puede en algunos casos acompañarse de la comisión de otros delitos como lo pueden ser la violación de datos personales o un uso no autorizado de propiedad intelectual del titular de la página web original.

Es imposible evitar que terceras personas intenten copiar el contenido de su página web o que busquen suplantar las páginas web originales con otras falsas. Con base en esto entonces ofrecemos algunos consejos con la finalidad de que pueda mantener un control sobre la información que sube en su página web y sobre la autenticidad de los contenidos que se conservan en la misma.

- Deshabilite la función de copiar contenido (texto e imágenes) de su página web

- Mantenga un monitoreo constante de nombres de páginas web similares a la que le pertenece a su empresa.

- Avise constantemente a sus usuarios sobre cuál es la dirección de su página web

- Revise periódicamente la seguridad de su página web en sitios especializados con un especialista en el tema.

De esta forma podrá brindar sus servicios de manera regular a sus clientes, manteniendo un procedimiento de seguridad de sus datos, contenido e imagen, lo cual es parte del proceso de consolidación de una marca, un buen nombre y una página web accesible y segura.

*Abogado, Máster en Derecho Informático. Socio Fundador de CiberLegal. jizamora@ciberlegal.com

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE