newsletter
Fecha de publicación: 2020-05-13
POR Johan ORDONEZ / AFP

Guatemala: Hospitales temporales al borde del colapso en aumento de pandemia

Personal médico de los hospitales para pacientes con coronavirus han denunciado carencias de equipo e impago de salarios.

Por Prensa Libre

“Nos preparamos con la compra de mascarillas, guantes, lentes y medicamentos desde antes de que la enfermedad haya sido declarada como pandemia”, explicó el ministro de Salud Hugo Monroy el 20 de marzo último.

Puede leer: Guatemala decreta prórroga de 30 días del estado de Calamidad

Han transcurrido 55 días de aquellas palabras y el personal de salud ha denunciado en varias ocasiones que no cuenta con equipo de protección mínimo para atender a pacientes con covid-19.

Pese a que el Gobierno ha recibido donaciones de empresas y países amigos para dotar al personal que está en la primera línea de atención a contagiados con el nuevo coronavirus y a que el Ministerio de Salud cuenta con los fondos para gestionar la compra de los insumos para esta emergencia, estos no han llegado a los hospitales que fueron habilitados específicamente para la emergencia: el del Parque de la Industria y el de Villa Nueva.

“Llevamos mes y medio trabajando únicamente con donaciones”, señaló un médico del hospital temporal del Parque de la Industria a Prensa Libre, tan solo minutos después de que un grupo de colegas rompió el silencio y denunció las carencias ante los medios de comunicación.

Las donaciones a las que se refiere el facultativo son las que empresas han entregado a las autoridades del Gobierno y las que la directiva del hospital temporal ha obtenido por esfuerzo propio.

“No hemos obtenido ninguna compra al día de hoy del Ministerio de Salud, todo es donación que las directoras del hospital han podido gestionar”, agregó el profesional.

Debido a la falta de equipo de protección, el ingreso de los médicos al servicio suele retrasarse. Debe comenzar a las 8 horas, pero a veces empieza dos horas después, mientras se consiguen los implementos para que puedan entrar seguros al área en la que se encuentran los enfermos.

Se necesitan mascarillas N95 certificadas, equipo de protección que cubra todo el cuerpo, máscaras de protección personal, guantes y lentes, indicaron.

“Todo lo tenemos que cambiar cada cuatro horas, pero debido a que no hay, la máscara facial y los lentes los estamos limpiando y volviendo a usar”, dijo el médico.

Muchas de las donaciones que los médicos han recibido no reúnen la calidad indicada, lo que les dificulta cumplir con su labor, pues no les ofrecen la seguridad necesaria. Debido a este inconveniente han tenido que escalonar los horarios para trabajar, pues entre ellos ya se han presentado casos de deshidratación, desmayos y golpes de calor, por usar equipo inadecuado.

“Es una situación complicada porque todos los médicos estamos haciendo lo que debemos hacer, que es atender a pacientes y salvar vidas”, enfatizó.

Más quejas

La precariedad es un reclamo generalizado entre los profesionales de la salud que trabajan en el hospital del Parque de la Industria. Un grupo denunció públicamente que necesitan equipo de protección especial y que incluso les han dado bolsas para basura en lugar de los trajes que requiere la situación.

“Nosotros somos profesionales, sabemos que debemos cuidarnos. Temor siempre tenemos; sin embargo, necesitamos el equipo de protección personal a tiempo. Nosotros estamos para servirles a las personas”, insistió el médico.

A los problemas en este hospital se suma que se han retrasado los resultados de las pruebas de laboratorio, lo que ocasiona que pacientes recuperados tengan que continuar en el lugar y ocupen espacios que ya son limitados.

También en Villa Nueva

Esa escena no es única. Menos de 24 horas antes de la denuncia pública de los médicos del Parque de la Industria, los del Hospital de Villa Nueva se pronunciaron y le dieron al Ministerio de Salud un plazo de 48 horas para que resolviera sus demandas; la principal: contratación de personal, pues solo tres facultativos atienden a 90 pacientes allí recluidos.

Ya el 28 de marzo último, médicos guatemaltecos que ejercen dentro y fuera del país se unieron para enviar una carta abierta al presidente Giammattei, en la cual mostraban su preocupación por la crisis que podía crear el nuevo coronavirus en Guatemala.

Presupuesto

El Ministerio de Salud tiene suficientes recursos para cumplir con las demandas de los médicos, de acuerdo con sus registros contables.

Según el portal Transparencia Fiscal, como consecuencia del decreto 5-2020 del Congreso se amplió el presupuesto de Salud por Q1 mil 164 millones, los cuales fueron incluidos en el renglón presupuestario Estado de Calamidad Pública por emergencia del covid-19.

Sin embargo, hasta ayer esa partida presupuestaria apenas reflejaba una ejecución del 0.81%, producto de que, de 78 unidades ejecutoras, solo 22 han gastado algunos recursos destinados para la emergencia, sobre todo en las direcciones departamentales de Salud, de las cuales reflejan mayor dinamismo las de Chiquimula, Jutiapa y Suchitepéquez.

Los gastos equivalen a Q9.4 millones, en materiales y suministros, productos químicos, insumos para oficina y textiles y vestuarios, además de impresiones y suministros.

Mientras tanto, la ejecución presupuestaria es casi nula en el Hospital Nacional Especializado de Villa Nueva, cuyo presupuesto se amplió a Q63.4 millones.

Los hospitales provisionales del Parque de la Industria y de Quetzaltenango no han erogado nada. Los presupuestos de ambos son de Q107.3 millones y Q104.5 millones, respectivamente.

Los hospitales temporales de Zacapa, Escuintla y Petén tienen asignados Q98 millones cada uno, pero no han ejecutado nada y aún no están habilitados.

En total, los presupuestos de estos cinco nosocomios suman Q565.2 millones y se ha ejecutado el 0.24%, equivalente a Q1.4 millones.

Apenas desde el pasado 8 de mayo, casi dos meses después de que se registró el primer caso de coronavirus, la cartera de Salud comenzó a subir concursos a Guatecompras, después de los intentos fallidos por adquirir mascarillas, procesos que fueron anulados por señalamientos de sobrevaloración.

Capacidad limitada

La capacidad para ejecutar recursos es consecuencia de la debilidad institucional de muchos años en las instituciones de Gobierno, considera la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa).

“Vemos una situación en donde el sistema de Salud está recibiendo mayor demanda de la que está acostumbrado, y eso va a empezar a generar reacciones de falta de insumos”, dijo Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa.

Stefano Gatto, embajador de la Unión Europea (EU), organismo que ha donado pruebas a Guatemala, destacó las acciones preventivas tomadas por el Gobierno, con lo cual se ha limitado “satisfactoriamente” la propagación de la enfermedad.

En cuanto a las necesidades que se empiezan a hacer evidentes en el sistema de salud guatemalteco, Gatto precisó: “Los mejores servicios sanitarios del mundo se han visto por momentos desbordados por las características de este virus”, por su facilidad de transmisión y porque frecuentemente los enfermos requieren de cuidados intensivos “muy costosos y delicados”.

Coincidió en que para tratar de contener la epidemia “está claro que la fortaleza del sistema de Salud, acoplada con medidas oportuna de prevención es crucial”.

Por su parte, Rebeca Arias Flores, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala, indicó que la pandemia exige una respuesta “fuerte y muy bien coordinada desde varios sectores”.

“Nos preocupan todas las personas, especialmente quienes están en mayor riesgo, entre ellas quienes están en primera línea de atención al covid-19, que es el personal de salud”, detalló la funcionaria internacional.

Para Arias Flores, el Gobierno de Guatemala ha cumplido con los protocolos que han dictado las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud, “pero es una situación inédita y el mundo entero está aprendiendo día con día”.

RELACIONADAS