Claves del día
2021-12-13

Variantes, inflación y menor crecimiento amenazan el 2022

La aceleración de los precios de las viviendas sugiere que los riesgos del mercado inmobiliario son mayores desde la crisis de las hipotecas en 2007.

Por Bloomberg

Los años de la Covid-19 están llenos de proyecciones que no funcionaron. Para quienes están atentos al 2022, eso debería ser suficiente para reflexionar.

La mayoría de los análisis, incluido el de Bloomberg Economics, tienen como escenario base una recuperación sólida con un enfriamiento de los precios y un alejamiento de configuraciones de política monetaria de emergencia. ¿Qué podría salir mal? Muchas cosas.

¿Cuáles son algunos elementos de la lista de riesgos? Veamos: ómicron, una inflación persistente, el despegue de la Fed, Evergrande, Taiwán, una corrida de los mercados emergentes, un brexit duro y una nueva crisis del euro, entre otros.

Ahora, ciertas cosas también pueden salir mejor de lo esperado, por supuesto. Los Gobiernos pueden decidir mantener el apoyo fiscal en vigor; el último plan quinquenal de China podría catalizar inversiones más sólidas; el dinero ahorrado durante la pandemia podría impulsar gastos a nivel global.

Estos son los riesgos económicos globales para 2022:

ómicron y más cierres

Es pronto para un veredicto definitivo sobre la variante ómicron del covid-19. Aunque aparentemente es más contagiosa que variantes anteriores, también puede resultar menos mortal. Eso ayudaría al mundo a volver a algo parecido a la normalidad prepandemia, lo que significa gastar más dinero en servicios. Los cierres y la precaución por el covid han alejado a las personas de los gimnasios o restaurantes, por ejemplo, y las han animado a comprar más cosas. Un reequilibrio del gasto podría impulsar el crecimiento mundial al 5.1% desde el pronóstico base de Bloomberg Economics del 4.%.

Pero es posible que no tengamos tanta suerte. Una variante más contagiosa y mortal arrastraría a las economías. Incluso un regreso de tres meses a las restricciones más severas de 2021 (países como el Reino Unido ya se mueven en esa dirección) podría desacelerar el crecimiento de 2022 al 4.2%.

En ese escenario, la demanda sería más débil y los problemas mundiales de suministro probablemente persistirían, con los trabajadores fuera de los mercados laborales y más problemas logísticos. Ya este mes, la ciudad china de Ningbo, donde queda uno de los puertos más activos del mundo, sufrió nuevos cierres.

Amenaza de inflación

A inicios de 2021, se pronosticaba que Estados Unidos cerraría el año con una inflación del 2%. En cambio, está cerca del 7%. En 2022, una vez más, el consenso prevé que la inflación termine el próximo año cerca de los niveles objetivo. Otra diferencia importante es posible.

Los salarios, que ya están aumentando rápidamente en EU podrían subir aún más. La tensión entre Rusia y Ucrania podría causar un alza en los precios del gas. Dado que el cambio climático trae más fenómenos meteorológicos perturbadores, es posible que los precios de los alimentos sigan subiendo.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE