Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-12-10

En 2020 comenzará la descarbonización en Honduras

En la 25 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP25 (Madrid, España), el Gobierno ya logró el apoyo de Costa Rica y Euroclima+, programa financiado por la Unión Europea (UE), para desarrollar el plan que le permitirá al país convertirse en una economía verde.

Por La Prensa (Honduras)

Honduras comenzará en 2020 un proceso de descarbonización que cambiará el estilo de vida de los ciudadanos y modificará modelos de produccción para mitigar los golpes que está asestando el cambio climático.

Este país, que genera anualmente 21 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), pondrá en acción el Plan Nacional de Descarbonización 2020-2050 basado en la experiencia de Costa Rica que este año recibió el premio Campeones de la Tierra 2019 de las Naciones Unidas.

En la 25 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP25 (Madrid, España), el Gobierno ya logró el apoyo de Costa Rica y Euroclima+, programa financiado por la Unión Europea (UE), para desarrollar el plan que le permitirá al país convertirse en una economía verde.

Según Marlon Escoto, delegado presidencial para el cambio climático, “Costa Rica ayudará a Honduras mediante la asistencia técnica que será triangulada con la Unión Europea a través del programa Euroclima+”.

El plan de descarbonización será similar al de Costa Rica el cual incluye las rutas de transformación tecnológica para sectores clave, como transporte, energía, residuos y agricultura, y le facilitará a Honduras el cumplimiento de los compromisos pactados en el Acuerdo de París (COP 21 de París, en diciembre de 2012) ratificado por el Gobierno en septiembre de 2016.

El objetivo número 1 del plan es “cumplir con el Acuerdo de París. Honduras tiene dos compromisos básicos: por un lado, la adaptación al cambio climático relacionada con la restauración de un millón de hectáreas de cobertura, llámese bosques, agrobosques, arreglos agroforestales, plantaciones puras”, explicó Escoto.

“Por otro lado, está el compromiso de la mitigación, la reducción de emisiones en sectores claramente establecidos en nuestros compromisos”, dijo.

De las 21 millones de toneladas de CO2 emitidas por Honduras, según la oficina del delegado presidencial, 9 millones son producidas por fuentes relacionadas con combustibles fósiles, alrededor de 6 millones por incendios forestales y el resto por la agricultura y la industria. Este plan, al mismpo tiempo, ayudará al país a independizarse del petróleo al disminuir las importaciones que anualmente superan los $1,400 millones.

Actualmente, la energía eléctrica que los hondureños consumen es generada en un 67% por proyectos renovables (hídricos, eólicos y solares) y un 33% por fuentes que utilizan combustibles generadores de CO2.

Este día, en la Conferencia sobre el Cambio Climático, representantes de los gobiernos de Honduras y Costa Rica y Euroclima+ firmarán el acuerdo de cooperación y asistencia.

Una vez suscrito, el Gobierno deberá, durante los primeros cinco años, desarrollar una agenda de discusiones con la sociedad sobre los sectores que tendrán que someterse a la adaptación del esquema de descarbonización.

Uno de los sectores más importantes es el transporte, el cual ya ha mostrado interés en adquirir nueva tecnología que propicie la reducción de las emisiones de los gases causantes del calentamiento global.

“En el caso de Tegucigalpa, hemos tenido conversaciones con las cooperativas que aglutinan a los cerca de 1,800 autobuses y han mostrado interés en explorar opciones de autobuses eléctricos. Ellos saben que de no hacerlo, cualquier otra adquisición que hagan puede quedar a mitad de camino”, dijo Escoto.

Para renovar las flotas, los transportistas tendrán acceso a la financiación climática que ofrece tasas de interés más bajas respecto a las cobradas por la banca comercial. Costa Rica, en su plan de descarbonización, definió como meta poseer en 2050 un sistema de transporte público integrado que sustituirá al automóvil particular como la primera opción de movilidad de la población. Mientras el 60% de la flota de vehículos privados e institucionales será de cero emisiones.

Elio Muñoz, presidente de la Asociación de Taxistas de Honduras (Ataxis), piensa que “si en Costa Rica lo están haciendo, en Honduras también podemos”.

“En la Ley de Transporte están plasmadas muchas cosas, como la importación de vehículos eléctricos, pero no las cumplen. Nosotros estamos con deseos de cambiar la flota vieja por carros eléctricos. Pero vamos a necesitar financiamiento”, dijo.
A corto plazo, para lograr las metas, el Congreso Nacional tendrá que revisar las leyes de bosques, agua y desechos.

Respecto a los bosques, Oscar Leverón, decano de Ciencias Forestales de Unacifor, cree que “sí es posible desarrollar un plan de descarbonización y alcanzar un millón de hectáreas de bosque para 2050”.

“Ya estamos creando una cultura de reforestación. Todos los colegios están reforestando pequeñas áreas. Nosotros como academia comenzamos a hacer investigaciones sobre los efectos del gorgojo en 2015 y vemos que Honduras ya tiene 200,000 hectáreas regeneradas en Olancho. Los alumnos de segundo año de nuestra universidad plantan 40,000 árboles anuales; en 2019 llegamos a 60,000, unas 60 hectáreas”, dijo.

RELACIONADAS