Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-08-08

Nicaragua: Movimientos sociales impulsan un nuevo paro contra Ortega

Dirigentes estudiantiles, campesinos y expresos políticos instaron al empresariado a sumarse a un paro nacional de 72 horas del 22 al 24 de agosto, como parte de una campaña denominada 'paro, no disparo'.

Por AFP

Movimientos sociales de Nicaragua instaron este jueves a la empresa privada a apoyar un paro de tres días para presionar al gobierno de Daniel Ortega a cesar la represión y liberar a opositores encarcelados.

Dirigentes estudiantiles, campesinos y expresos políticos instaron al empresariado a sumarse a un paro nacional de 72 horas del 22 al 24 de agosto, como parte de una campaña denominada "paro, no disparo".

La iniciativa "no es el final de la dictadura, es el inicio de la nueva Nicaragua que resistirá, que desobedecerá y que luchará dentro de las premisas de la desobediencia civil y el pacifismo", señala un comunicado de los movimientos sociales.

Los convocantes dieron un plazo de 72 horas a los empresarios para que digan si apoyan la iniciativa, que busca "mermar la capacidad adquisitiva" del gobierno a través de impuestos y hacer que libere a más de 120 opositores detenidos.

"Ningún capital, ni ninguna afectación económica vale más que las vidas que ha asesinado el régimen. Ningún impacto económico es más importante que la libertad de nuestros presos políticos", dijo a la prensa el líder campesino Freddy Navas, quien estuvo detenido y fue liberado bajo una ley de amnistía.

El gremio empresarial ha participado en tres paros de labores de un día desde que estallaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega en abril de 2018.

La represión a las manifestaciones ha dejado 325 muertos, cientos de opositores encarcelados y 62,500 exiliados, según organismos humanitarios.

A causa de la crisis, la economía se contrajo 3,8% en 2018, según datos oficiales y los gremios empresariales dicen que se perdieron 400.000 empleos.

Los movimientos sociales buscan presionar la renuncia del presidente Ortega, que lleva 12 años en el gobierno y es acusado por sus opositores de corrupción y de instaurar una dictadura familiar junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

RELACIONADAS