Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-08-21
Galeria  Ver Fotogalería

Taiwán acusa a El Salvador de pedirle exagerada suma de ayuda financiera

El Salvador rompió relaciones con Taiwán para establecer lazos con China. Minutos antes de la declaración del presidente Salvador Sánchez Cerén, el gobierno de Taipéi había roto relaciones con su par en San Salvador.

Por estrategiaynegocios.net

La ruptura de relaciones diplomáticas entre El Salvador y Taiwán ha creado un incidente de alcance global, en parte por que la isla pierde un tercer apoyo en un año y se queda solo con 17 naciones que reconocen su soberanía.

En El Salvador el anuncio del rompimiento de relaciones fue sorpresivo, hecho por el mismo presidente Salvador Sánchez Cerén quien convocó a una cadena nacional de radio y televisión la noche el lunes 20 de agosto, donde reveló que una misión oficial de alto nivel se encontraba en Beijing para establecer relaciones con China.

China ElSalvador(800x600)

Previamente, en Taipéi, las autoridades locales revelaron el rompimiento y señalaron a las autoridades salvadoreñas de haber negociado para mantener los apoyos diplomáticos.

El Gobierno Taipéi acusó a El Salvador de pedirle una "suma astronómica" de ayuda financiera y aseguró que la ruptura de lazos con el país latinoamericano ha sido una decisión propia y no una injerencia de China.

El ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu, lamentó las que tildó de "acciones brutales" de China, al comunicar la decisión de Taipéi.

Agregó que su país "no se involucrará en la diplomacia del dólar con China", y destacó que El Salvador había estado pidiendo "fondos enormes" para financiar un proyecto de desarrollo portuario, al que Taiwán no estaba dispuesto a dar ayuda porque dejaría a ambos países endeudados.

Wu seguró que el Gobierno salvadoreño había pedido, además de financiaciamiento para el proyecto del Puerto de La Unión, apoyo para las elecciones presidenciales programadas para febrero de 2019.

La isla ha mantenido distintos programas de cooperación financiera para El Salvador, pero destaca en particular el impulso a los programas presidenciales "Gobernando con la gente" y "Casa abierta", programas sabatinos de televisión donde el presidente visita comunidades, acerca al gabinete y entabla contacto con líderes comunales, donde era habitual que se destacara la presencia de los representantes diplomáticos taiwaneses como invitados especiales.

GOES Taiwan(800x600)

Anuncios casi simultáneos

Mientras Wu hacía oficial la ruptura, sus homólogos chino y salvadoreño, Wang Yi y Carlos Castaneda, sellaban el establecimiento de relaciones en un encuentro en Beijing.

De acuerdo con la agencia oficial de Taiwán (CNA), "esta es la primera vez que la actual administración anuncia que estaba rompiendo las relaciones diplomáticas con un aliado formal antes de que ese aliado declarara que estaba cambiando el reconocimiento a Beijing".

La decisión deja a Taiwán con 17 aliados diplomáticos después de que en poco más de un año la isla haya perdido a cinco países: El Salvador, Panamá, la República Dominicana, Burkina Faso y a Santo Tomé y Príncipe, países que han establecido relaciones diplomáticas con China.

La ruptura ha generado un escándalo de alcance global, en especial por la ubicación estratégica de El Salvador, algo que han remarcado ya funcionarios del gobierno estadounidense, como el senador Marco Rubio, quien ha pedido al presidente Trump cancelar los programas de ayuda para El Salvador, entre ellos Alianza para la Prosperidad.

El Salvador rechaza los señalamientos

El Salvador rechazó que haya exigido dinero a Taiwán a cambio de mantener las relaciones diplomáticas y comerciales, como habría denunciado el gobierno taiwanés.

Voceros del ejecutivo en San Salvador dijeron que se tomó la decisión de establecerlas con la República Popular China por las enormes ventajas comerciales que representa la alianza con el gigante económico (la egunda mayor economía del planeta).

El Salvador era aliado de Taipéi por más de 80 años.

“La posición que ha dado Taiwán es que el gobierno del FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) le pidió dinero para financiar la campaña (presidencial) del 2019. Eso se llama vender la soberanía y permitir que un tercer Estado intervenga en los asuntos internos de El Salvador”, manifestó a los periodistas la diputada Margarita Escobar, del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Sin embargo, el secretario de Comunicaciones de Casa Presidencial, Roberto Lorenzana, salió al paso de las acusaciones y rechazó que el gobierno salvadoreño haya exigido dinero a Taiwán.

“Es un poco decepcionante que se actúe con tanta bajeza, es impresionante, porque es totalmente falso que el gobierno de El Salvador haya pedido dinero para mantener las relaciones diplomáticas”, afirmó Lorenzana en un entrevista en uno de los medios oficiales.

El funcionario también cuestionó que se les quiera prohibir tener relaciones diplomáticas y comerciales con China mientras que otros países ya lo han hecho.

"Nosotros no podemos estar a espaldas del mundo, ignorar que China Popular es la segunda potencia del mundo y es la primera economía exportadora del planeta y es claves para nuestro país”, agregó.

En un comunicado oficial, el opositor partido Arena acusó al FMLN de “vender” la soberanía nacional, y “sin medir las consecuencias que dicho paso traerá en el marco de los esquemas de geopolítica internacional, con aliados estratégicos como Estados Unidos”.

Advirtió que la decisión pone en peligro innumerables proyectos de cooperación con Estados Unidos, principal socio comercial, afectando a miles de salvadoreños dependientes de dichos programas, y a otros miles residentes en ese país y que están a la espera de una solución integral al problema migratorio.

Anoche, otra de las reacciones fue la de Jean Manes, embajadora de EE.UU., quien anticipó que su país está analizando la decisión de El Salvador, destacó que "es preocupante por muchas razones".

Sostuvo que romper una relación de más de 80 años con Taiwán sin duda impactará en la relación entre los gobiernos de El Salvador-EE.UU., pero también insistió en que seguirán apoyan"al pueblo salvadoreño".

Esta mañana, en un evento empresarial la funcionaria dijo que cada país tiene la responsabilidad de tomar sus propias decisiones respecto a las relaciones diplomáticas que quiere entablar; sin embargo, señaló que Estados Unidos está estudiando este paso dado por el gobierno salvadoreño.

“Nuestro compromiso y la manera de atraer buena inversión a El Salvador es con la transparencia y las reglas claras, y creo que El Salvador está en un momento muy crítico que tiene que ver con la lucha a la corrupción”, agregó.

Además, se preguntó ¿cómo (se) combate la corrupción? Y afirmó “eso solamente se logra con la transparencia”, ya que cuando no hay transparencia “puede asegurar que hay algo detrás de las puertas que no es con los intereses de los salvadoreños”, punto que, enfatizó, Estados Unidos quiere dejar claro.

En julio, Manes dijo que su país veía con preocupación el interés de China en El Salvador y advirtió de las "consecuencias" que genera la llegada de capital de ese país.

China, según la funcionaria, está interesada en establecer negocios en El Salvador, utilizando como estrategia la inversión en el Puerto de La Unión.

La terminal marítima en el oriente del país tiene casi una década de construcción, pero está sin operaciones debido a diferencias entre el legislativo sobre la forma de la concesión, la cual finalmente se espera sea terminada antes de fin de año.

El Salvador es uno de los pocos países en Latinoamérica que no tenía relaciones diplomáticas con China, pero era un gran aliado de Taiwán.

“Como Estados Unidos estamos preocupados por la intervención de China en la región, específicamente en El Salvador. China está tratando de encontrar puntos débiles, hay que tener los ojos abiertos a lo que está pasando”, manifestó la diplomática que advirtió que el puerto no solo tiene un interés logístico, sino geopolítico.

Según dichas declaraciones Manes, el interés de China no es sólo por el Puerto, sino penetrar militarmente en Centroamérica y El Caribe, utilizando las debilidades de estos países.

“Es alarmante la estrategia de expansión que China tiene en la región, no solo económicamente, sino también militarmente”, aseveró Manes.

Taiwan china(800x600)

División desde 1949

China y Taiwán están dirigidas por regímenes rivales desde el final de la guerra civil en 1949. La isla goza de un gobierno autónomo, pero jamás declaró su independencia.

Pekín siempre la ha considerado como una de sus provincias. Por ello se niega a reconocer su soberanía y prohíbe a sus socios mantener relaciones diplomáticas con Taipéi, en nombre del principio de "una sola China".

Sánchez Cerén dijo que basó su decisión luego de realizar "consultas con diferentes sectores" del país y en virtud de la declaración 2758 de la Asamblea General de la ONU que "reconoce la existencia de una sola China" y que Taiwán forma parte "inalienable del territorio chino".

RELACIONADAS