Empresas & Management
Fecha de publicación: 2014-06-18

En su empresa ¿usted es multitask o matafuegos?

Es muy diferente tener la batuta que tocar todos los instrumentos, sin especializarse en ninguno.

Por: iProfesional

Hágase esta pregunta: ¿es usted de los que lleva la batuta en su evolución profesional y asume ciertas responsabilidades más allá de sus tareas diarias, o toca todos los instrumentos sin especializarte en ninguno?

Elija con cuidado la respuesta, pues de ella dependerá si debe ser considerado como un profesional de orquesta especializado o, simplemente, alguien utilizado dentro de la organización como "matafuegos".

Para Begoña Puente, profesora de dirección de personas y organización de Esade, "un director de orquesta es aquel perfil cualificado en un aspecto, por titulación o experiencia, pero con una serie de aptitudes que van más allá de lo 'suyo'. Estas habilidades están en línea con las necesidades actuales de las organizaciones: visión global, flexibilidad a los cambios y dinamismo en las respuestas".

En otras palabras, es aquel profesional que no se limita a sus propias tareas.

Como señala Noelia de Lucas, directora comercial de Hays España, "si lo contratan para hacerte cargo de una serie de funciones va a llegar un momento en que su empleabilidad se reduzca si no aspira a ir más allá".

El peligro, sin embargo, es convertirse en un "matafuegos" profesional. Algo que depende, según De Lucas, del autoanálisis y de no perder de vista tus objetivos profesionales.

Cómo identificarlos

Montse Ventosa, presidenta de Truthmark, describe al profesional orquesta especializado como "aquella persona dispuesta y proactiva a llenar los vacíos de responsabilidad que suelen quedar tras las reestructuraciones o reorganizaciones.

Es alguien que, en lugar de esconderse, destaca por estar presente allí donde se le necesita. Es algo así como un emprendedor interno".

Una figura que ejerce un doble impacto sobre el equipo. Al menos, esto es lo que defiende la presidenta de Truthmark, quien cree que "por un lado aumenta la lista y hace que el rendimiento del resto deba incrementarse para ponerse a su nivel, aunque también puede despertar envidias sobre todo cuando se producen confluencias y roces entre esferas de responsabilidad".

Pero estos celos sólo los sufrirán aquellos que no sepan seguirle el ritmo a ese profesional orquesta ni entrar en la dinámica que marca. Un trabajador que cuenta con una visión muy amplia y global, lo que le permite, según Ventosa, "crear conexiones, sinergias internas, colaboraciones, optimizar recursos, etcétera. En definitiva, son profesionales con un mayor rendimiento".

Algo con lo que está de acuerdo Puente, quien asegura que su productividad se mide en su contribución al avance del equipo: "Es capaz de hacer, de ver y de hacer hacer".

Lo cierto es que este tipo de profesionales siempre ha existido, pero su presencia en estos últimos años en los que hay que hacer más con menos recursos se ha visto impulsada y ha proliferado en la mayoría de las empresas, según consignó expansión.com.

No se conforme o perderá su hueco

El mercado de trabajo es muy cambiante y conformarse en un puesto o con unas funciones determinadas y no evolucionar profesionalmente no es la respuesta.

"Si se conforma puede quedarse fuera del mercado", advierte Noelia de Lucas, directora comercial de Hays España, quien cree, además, que un buen profesional se enriquece con funciones añadidas si sabe gestionar su tiempo y cuenta con una comunicación fluida y formal con su superior y con el resto del equipo para alinear los objetivos y recibir feedback.

No se trata, por tanto, de asumir sin más todas las tareas que surjan porque, en ese caso, acabaría convirtiéndose en un "matafuegos", es decir, en alguien a quien le puede la operativa diaria y se orienta a tareas, pero no desarrolla la parte estratégica y "su evolución como profesional puede verse resentida", sostiene De Lucas.

La línea que separa ambos perfiles es muy delgada, pero lo que diferencia a uno de otro es la motivación y la confianza. Cuando un profesional quiere seguir avanzando en su carrera no se limita a repetir tareas rutinarias para las que fue contratado, sino que se arriesga en aprender nuevas funciones.

RELACIONADAS