Empresas & Management
Fecha de publicación: 2020-03-06

Amazon y su promesa incumplida de envíos ecológicos

Hace unos años, el equipo de entrega rápida de Amazon.com Inc. debatió hacer algo radical para el gigante del comercio electrónico: pedir a los compradores que tuvieran en cuenta el medio ambiente.

Por Bloomberg

El equipo que creó el servicio Prime Now de Amazon, para entregas en el mismo día, sabía que las opciones de entrega más rápidas tendían a ser las peores para el planeta. Una ventana de entrega garantizada de una hora a veces significaba envíos en vehículos casi vacíos hacia vecindarios remotos, generando aproximadamente las mismas emisiones de gases de efecto invernadero que un camión o camioneta con carga completa. Alguien del equipo propuso mostrar a los clientes una opción de entrega de compras “ecológica”, una velocidad de entrega un poco más lenta diseñada para dar a Amazon más tiempo para agrupar pedidos y enviar vehículos densamente empaquetados, ahorrando combustible, salarios de conductores y emisiones de carbono.

En los últimos años, equipos de Amazon han debatido un par de veces contarle a los clientes más sobre el impacto ambiental de sus opciones de envío, según dos personas familiarizadas con los episodios. No hubo implementación de ninguna de las dos ideas, en parte debido al riesgo de que los compradores duden antes de hacer clic en “Comprar ahora”, dicen personas.

En el último año, Amazon asumió algunos compromisos climáticos importantes, luego de llamados de accionistas, activistas y empleados para hacer más y compensar la contribución de la compañía a las emisiones de gases de efecto invernadero atribuidas al calentamiento del planeta. En septiembre, el director ejecutivo, Jeff Bezos, se comprometió a borrar la contribución de Amazon —unos 44,4 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente en 2018— y hacer que el negocio de Amazon sea neutral en carbono para 2040. El mes pasado, Bezos aumentó las apuestas, diciendo que gastaría US$10.000 millones de su fortuna personal en proyectos para combatir el cambio climático.

amazoncom-prime-air-737-source-amzn(800x600)

Pero el impulso de Amazon para hacer que sus operaciones sean más amigables con el clima no coincide con los elementos de las prácticas comerciales centrales de la compañía, dicen algunos empleados actuales y anteriores y observadores externos. La compañía de Bezos está, en muchos sentidos, diseñada para promover el consumo. Con las compras con un clic y los envíos en un día, se alienta a muchos empleados a centrarse en un conjunto de objetivos orientados a eliminar las barreras a las compras e inventar nuevas formas de complacer a los clientes. Ese enfoque obsesivo ha ayudado a convertir a Amazon en el minorista en línea más grande del mundo. También hace que activistas climáticos y expertos en sostenibilidad, muchos de los cuales aplauden los nuevos y audaces objetivos de la compañía, se muestren escépticos ante las probabilidades de éxito de Amazon.

Lea más: Amazon Prime Video supera a Netflix en inversión publicitaria

Los primeros esfuerzos de Amazon para abordar su impacto ambiental hace más de una década fueron diseñados para reducir costos eliminando desechos. Programas para reducir el tamaño de las cajas que Amazon envía a clientes y eliminar envases plásticos difíciles de abrir continúan hoy en día.

La compañía también afirmó que las compras en línea eran mejores para el planeta que las anteriores.

RELACIONADAS