Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-10-29
Galeria  Ver Fotogalería

Applaudo Studios: alta tecnología desde El Salvador

La empresa de desarrollo de software con talento 100% local busca ser el hub de tecnología para exportar soluciones a corporaciones internacionales.

Por Claudia Contreras, eyn.net

La inteligencia artificial, la realidad virtual, el Internet de las Cosas están empujando una nueva economía y una nueva demanda de empleos en el mundo. La transformación digital de muchas empresas que ocurra antes y después de 2020 duplicará la demanda de desarrolladores de software en el mundo. Con esa mira de negocio, Applaudo Studios se ha convertido en un centro de desarrollo de software de alta tecnología desde El Salvador con clientes como Fox, CocaCola, CBS, Pfizer o la cadena de hoteles Hyatt.

Nacieron como una start-up en 2011 cuando Darwin Romero y José Luis Giammattei comenzaron tercerizando servicios para un cliente en Estados Unidos, y con dos ingenieros como colaboradores que aún están en la compañía. La idea ha evolucionado hasta dar servicio a corporaciones con altos estándares internacionales. Ambos venían de trabajar en multinacionales. “Empezamos a darnos cuenta que teníamos la capacidad de encontrar nuevos clientes en Estados Unidos. No solo era de encontrar trabajo, sino encontrar clientes. Así comenzamos a crecer. Invertimos en procesos comerciales en EE.UU.”, detalló Darwin Romero, cofundador de Applaudo Studios y director ejecutivo. La consultora tiene oficinas comerciales en cinco ciudades de Estados Unidos: Denver, Nueva York, Washington D.C., Los Ángeles y Austin. También ofrecen sus servicios en Chile. “El PIB chileno es de los más altos en Latinoamérica, nos permite competir en un spread de costos·, dijo Romero.

IMG_20180827_100522(800x600)

“Estamos creando códigos de software para aplicativos móviles y web que manejan algoritmos matemáticos extremadamente complejos”, acotó Romero. En otras palabras, es lo que usted ve (y lo que no ve) de una aplicación móvil, por ejemplo. “Desarrollamos aplicativos completos, vemos cómo esos procesos funcionan. Damos soporte a aplicativos que tienen más de 250 millones de descargas en el mundo”, agregó y señaló que proveen soluciones al fondo de inversión de Tesla, a Ticketmaster, el broker de tickets de eventos más grande de Estados Unidos.

Han crecido a un ritmo del 160% anual en los últimos cuatro años, buscan duplicar el negocio en los próximos 24 meses y quieren terminar 2018 con 150 desarrolladores en El Salvador.

¿Qué impulsa estas cifras? Ni Estados Unidos, ni Europa dan abasto a la demanda de desarrolladores de software en el mundo. “El tema es que no hay gente, lo que el sistema educativo produce se lo llevan y lo emplean todo. En Estados Unidos, menos de 1% de los desarrolladores de software no tiene trabajo. Son mercados que absorben demasiado talento. Ahorita estamos en un momento que si tienen buen talento lo traen y lo pagan”, apuntó Romero.

IMG_20180827_103744(800x600)

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos afirma que el pago promedio en 2016 para un desarrollador de software ronda en US$103.560 al año, US$49,79 por hora. Es por esto que Applaudo Studios apuesta por brindar una oferta de servicios en este mercado, a través de la formación del mejor talento salvadoreño.

Así nació la inversión del primer Centro de Desarrollo Tecnológico de Applaudo Studios: US$5 millones dirigidos a tener nuevas oficinas, nuevas facilidades de entrenamiento, un ‘co-working space’ para ingenieros, y también a ser el hub que reciba a start-ups interesadas en trabajar de la mano de Applaudo.

Semillero de talento

Todo comenzó con preguntarse: ¿qué servicios podían proveer y exportar con talento salvadoreño? En el camino, han agregado a la ecuación colaboradores formados dentro y fuera de El Salvador. “Tenemos Ingenieros de casi todos los Departamentos del país trabajando para clientes en Estados Unidos”, dijo José Luis Giammattei, cofundador de Applaudo Studios. También hay ingenieros formados en Estados Unidos, o formados en colegios técnicos que han aprendido lenguajes de programación de forma autodidacta. “Son graduados con buenos proyectos. La nota es un indicador a la hora de producir y desarrollar software”, agregó.

De la mano de sus clientes, han creado un programa de entrenamiento de 12 semanas que sirve de filtro para contratar a los ingenieros que se quedarán a tiempo completo. Son filtros para escoger, y les permiten entender dónde está una persona en sus conocimientos y habilidades técnicas. “Nuestro modelo de trabajo, el cual gracias a Dios hemos venido refinando en los últimos años, nos permite crear vínculos de confianza con clientes complejos en Estados Unidos. Aún cuando el desarrollo de software es una industria muy competida por precios, nuestro equipo de trabajo nos ha permitido diferenciarnos basados en una propuesta de valor centrada en la calidad de lo que producimos”, agregó Romero. Applaudo Studios tiene más de 30 clientes activos cada mes.

IMG_2571.4(800x600)

Internet de las Cosas

"En la medida en que más empresas puedan explotar procesos de Inteligencia Artificial para sus negocios, el ecosistema total de la tecnología va a crecer y te va a empujar a tener programadores”. Applaudo Studios recién abrió en agosto su oficina en Los Ángeles, uno de los mayores hub de startups en Estados Unidos, detrás de Silicon Valley y Nueva York.

De hecho, ya hay equipos de Applaudo Studios que hacen aplicativos de wearables, que se sincronizan con iPhone, Alexa, Apple Watch. “Nos permite sentarnos con los clientes y desarrollar sus plataformas digitales a futuro”. Para Romero, la Internet de las Cosas (IoT) hará que la cantidad de dispositivos que van a estar conectados para 2020 se va a duplicar cada tres años. “Por cada dispositivo conectado a web necesitamos un aplicativo móvil, necesitamos un aplicativo back en web y uno en móvil que esté manteniendo este dispositivo conectado. Y eso significa que necesitamos desarrolladores”.

La inteligencia artificial también impulsa la demanda de más desarrolladores en el mundo, pero no representa una amenaza para Applaudo Studios, sino una oportunidad. “El Mundo de la inteligencia artificial pueda que transforme trabajos, y empleos para sofisticarlos de alguna manera. (Por ejemplo) hay un representante que hoy da servicio al cliente en un chat. Hay una persona administra cuatro o cinco chats que la inteligencia artificial está generando, pero siempre habrá gente detrás (…) El Salvador tiene toda la capacidad para explotar esas tecnologías y volverse un actor importante en el desarrollo de esas tecnologías”, agregó Romero, quien ha trabajado en Dell y Avianca.

Para Romero, El Salvador tiene el talento para ser actor fundamental en la exportación de servicios de alta tecnología. “Sí tenemos la gente, tenemos el talento, y lo podemos entrenar. ¿Qué nos impide entonces ir y buscar clientes fuera para poner ese talento a la obra?”, respondió al ser preguntado cómo convergerá su negocio con la inteligencia artificial del futuro.

Cómo será el trabajador del futuro

Para 2025, el 75% de los empleados serán los nacidos después de 1983. Para 2020, el retiro de los Baby Boomers dará paso a 31 millones de plazas disponibles, según Deloitte. Agrega: para 2020, al menos un millón de trabajos de programación y desarrollo de software no tendrán dueño. Esto es debido a que aún no es suficiente la oferta de graduados de carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

La firma asegura que las organizaciones que lideren capacitación continua y aprendizaje de tendencias asegurarán el mejor talento. También alerta que habrá una “guerra de talento” para muchas carreras IT: desarrolladores de software, codificadores, programadores, ingenieros de producto. Aquí influirá la capacidad de las compañías para dar empleos con flexibilidad laboral, incentivos no tradicionales para retener talento. Pero, también el espíritu creativo era el corazón del trabajo IT del futuro. “El énfasis en el diseño requerirá nuevas habilidades para los equipos IT, que agregarán a diseñadores gráficos, ingenieros de experiencia de usuario, antropólogos, psicólogos de comportamiento”. La creatividad será crítica para reimaginar el trabajo del futuro, señaló Deloitte.

RELACIONADAS