Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-05-29
Galeria  Ver Fotogalería

Ana Helena Chacón: Una política que (sí) lucha por la igualdad

La vicepresidenta de Costa Rica, Ana Helena Chacón, es una mujer con un claro discurso en pro de la igualdad. Está consciente de que no todas las mujeres en el poder se comprometen con las luchas a favor de sus pares, y por eso, en su vida como política y como funcionaria se ha involucrado en temas como la violencia de género y la inclusión.

Por eyn.net

La vicepresidenta tica su fuerza la pone en la búsqueda de disminuir la feminización de la pobreza. “Trato de tomar políticas públicas que realmente abarquen la posibilidad de contribuir más a las mujeres, porque son las que están en mayores situaciones de vulnerabilidad, es donde más tristezas encuentro, falta de oportunidades, estigmas...”, abunda Chacón.

En realidad, a veces la gente habla de las mujeres como si estas fueran una minoría, “pero no lo somos”, comenta, y el mundo necesita “Vivir una vida de igualdad de oportunidades, que hasta el momento no lo hemos logrado”.

La cuna de la desigualdad está en la educación, afirma Chacón, por lo que es importante avanzar en ello, desde la cuna. Los jóvenes de hoy, aquellos que tienen acceso a una educación de calidad, muestran “una visión y una construcción de nuevas masculinidades, que son muchos más fáciles de llevar para los nuevos hombres”.

Donde hay más discriminación, y además están más arraigados a estos roles de que el hombre manda, de que golpear a una mujer no tiene nada de malo “son personas que han tenido menos acceso a la educación”, que todavía ven como normal, tanto ellos como ellas, el ser madre a los 14 años, ya que es lo que han visto en su casa. Incide en que es necesario educar sobre salud sexual y reproductiva, porque las maternidades tempranas hacen que las mujeres queden relegadas en situaciones de pobreza.

“Mujeres que no terminan su educación secundaria están condenadas a los trabajos peor pagados”; y lo más importante de todo: “Hay que mostrar perspectivas para que puedan tener otros modelos de vida, y puedan alcanzar sus sueños”.

La apuesta por la igualdad es necesaria. incluso como Vicepresidenta de la República todavía le toca lidiar con el machismo imperante en nuestra sociedad. A juicio de Chacón, a las mujeres las cosas les cuestan el doble, “y tenemos que mostrar el triple para sostenernos, y para demostrar” su valía.

Su figura puede considerarse un ejemplo de vida para muchas niñas. “Creo que a las niñas de ahora no les será extraño ver la figura de una vicepresidenta como una gobernante. Cuando yo era niña no había, no podía identificarme con ese rol, de hecho apenas había mujeres en política”. Eso ha cambiado de manera radical, ya que de ahora en adelante siempre existirá, por un decisión del Tribunal Supremo de elecciones, un hombre y una mujer en la fórmula presidencial.

Hay que ser empático con las niñas, y decirles que se atrevan. El miedo es paralizante, y a las mujeres nos han llenado de muchos miedos en la vida”. Ana Helena chacón apunta que las sociedades tienen que estar lideradas con una visión 360, una visión que le dan en conjunto hombres y mujeres; “sin embargo, creo que las mujeres somos muy capaces de ser multifuncionales, esto nos lo da la maternidad. Creo que los lugares donde hay más mujeres en puestos de tomas de decisión, van mejorando”.



Retos

Llegar hasta donde está no ha sido un camino sencillo. “Ser mujer y mamá no es fácil. Ser mujer y jefa de hogar, tampoco. Lo soy desde hace muchos años, desde que mis hijas estaban muy pequeñas me quedé sola con ellas”. La sociedad, dice, la ha juzgado mucho, por no darles el 100 % de su tiempo, “pero es que yo tengo muchas ganas de vivir: de ser mamá, de ser amiga, de ser política, de ser una mujer libre... Todo eso quiero en la vida”.

Chacón está consciente de que, en la política y en el poder, una cosa es ser mujer y otra es ser una mujer que tiene conciencia de género, que se compromete a realmente transformar la vida de otras mujeres teniendo la valentía de abordar los temas que hacen que ellas estén un paso atrás.

Advierte: no existe en Centroamérica una división sexual del trabajo justa, por lo que las mujeres seguimos siendo las encargadas del cuido. Tampoco existe una infraestructura social que permita a las mujeres incorporarse al mercado laboral, y que se encargue del cuidado de las personas que históricamente han estado al cuidado de las mujeres. “Por ende, la situación sigue siendo de desigualdad, desde lo salarial, hasta en las oportunidades de ocupar cargos de decisión, cargos ejecutivos”.

Aún hay campos vedados para las mujeres en Centroamérica, concede Chacón. Los presidentes y los candidatos a la presidencia siguen siendo mayoritariamente hombres en toda la región, con escasas excepciones (una sola presidenta) en la historia de Costa Rica, Panamá y Nicaragua. “Hay pocas mujeres también en los temas de la administración de la Justicia, todavía son minoría las mujeres magistradas en este país”.

Las mujeres con poder en Centroamérica logran espacios de poder “en el área social. En temas de niñez y adolescencia, o de lucha contra la pobreza. Ahí hemos tenido una gran influencia y parece que son cosas que nos nacen muy bien, desde la construcción de la feminidad que hemos tenido, que es una construcción del cuido, de la solidaridad, el amor hacia la niñez”.

La violencia de género es un tema que preocupa especialmente a esta política que la conoció de cerca cuando fungió como viceministra en el Ministerio de Seguridad Pública, en donde “tenía que demostrar que el tema de la inseguridad ciudadana no era solo atrapar ladrones, era entender dónde nacía la inseguridad: en la desigualdad, en la pobreza, en los precarios. Destaca que “Las mujeres hemos puesto los cadáveres en la violencia de género”, y sostiene que todas sus pares “Hemos de entender la violencia, dónde y por qué se ejerce, dónde están las desigualdades culturales, pero sobre todo las mujeres también tenemos que entender que esa no es nuestra historia de vida, dada por el hecho de haber nacido mujeres. Entender que podemos tener la mirada puesta en otras vidas, más felices, con menos violencia, con menos pobreza, con menos desigualdad...Por eso tenemos que hacer mentoría, tenemos que hacer roles de mujeres que rompen los esquemas tradicionales”.

País: Costa Rica

Cargo: Vicepresidenta de la República

Sueña con: Igualdad de oportunidades para todos

Frase: “Siempre he sido bastante irreverente y no le tengo miedo a la crítica, puedo ir rompiendo esos techos”.

RELACIONADAS