Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-11-16

¿Por qué necesitamos anticuerpos monoclonales al igual que una vacuna contra COVID?

Los anticuerpos monoclonales son un tratamiento que comienza a ganar reflectores en la batalla contra el COVID-19.

Por The Conversation

Cuando al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le diagnosticaron COVID-19, una de las terapias experimentales de vanguardia que recibió fue una mezcla de anticuerpos monoclonales. Pero ahora es posible que pronto haya una vacuna disponible. Entonces, ¿son necesarias o valiosas otras terapias? ¿Y qué es exactamente un anticuerpo monoclonal?

En los últimos meses, el público ha aprendido sobre muchos tratamientos que se utilizan para combatir COVID-19. Un antiviral como el remdesivir inhibe la replicación del virus en las células humanas. El plasma convaleciente de la sangre de donantes que se han recuperado de COVID-19 puede contener anticuerpos que inhiben el virus y la inflamación. Los esteroides como la dexametasona pueden modificar y reducir el peligroso daño inflamatorio a los pulmones, lo que ralentiza la insuficiencia respiratoria.

La FDA emitió una autorización de uso de emergencia para el anticuerpo monoclonal de Eli Lilly, llamado bamlanivimab, y Regeneron está esperando la luz verde de la FDA para su tratamiento con anticuerpos.

Los anticuerpos monoclonales son particularmente prometedores en la terapia porque pueden neutralizar el virus SARS-CoV-2, que causa COVID-19, y bloquear su capacidad para infectar una célula. Esta podría ser una intervención que salve la vida de las personas que no pueden montar una respuesta inmune natural fuerte al virus: las personas mayores de 65 años o con condiciones existentes que las hacen más vulnerables.

He trabajado en laboratorios médicos y de salud pública durante décadas, especializándome en el estudio de virus y otros microbios. Incluso cuando haya disponible una vacuna para COVID-19, veo un papel de la terapia con anticuerpos monoclonales para controlar la pandemia.

¿Por qué debería importarnos?
Hasta que un gran porcentaje de la población tenga inmunidad a una enfermedad infecciosa, ya sea a través de una vacuna o la propagación sin control a través de una comunidad, el mundo debe depender de otras armas en nuestra guerra contra la pandemia de COVID-19.

Junto a las terapias mencionadas anteriormente, los anticuerpos monoclonales pueden ofrecernos otra herramienta para neutralizar el virus una vez que causa una infección.

Estos anticuerpos artificiales ofrecen al mundo la posibilidad de una inmunoterapia similar al uso de plasma convaleciente, pero con una acción más específica y precisa. Si bien una vacuna en última instancia ayudará a proteger al público, la vacunación no será un evento instantáneo ni sabemos cuán efectivo será.

El impacto de una vacuna tampoco es rápido. Se necesitan varias semanas para generar una potente respuesta de anticuerpos. Mientras tanto, los anticuerpos monoclonales podrían ayudar a eliminar el virus que se está multiplicando en el cuerpo.

RELACIONADAS