Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-04-01

Rusia, el mayor comprador de oro del mundo, ya no quiere más

El pánico por la pandemia de coronavirus ha desatado la demanda del metal, cuyo precio está cerca de su máximo de siete años. Si Rusia sale a vender su oro podría aliviar la tensión en el mercado.

Por Bloomberg

Rusia ha gastado más de US$40.000 millones en su cofre de lingotes de oro durante los últimos cinco años. Ahora dice que ya basta.

El banco central anunció el lunes que dejaría de comprar oro a partir del 1 de abril, pero no explicó la medida. Los analistas opinan que Rusia ya tiene mucho oro acumulado en reservas y probablemente no necesite más.

Además, con los precios del oro cerca de un máximo de siete años y los inversores internacionales en busca de un refugio seguro, los comerciantes rusos probablemente estén deseosos de vender. El metal amarillo se ha convertido en una inversión extremadamente popular en las últimas semanas, ante el miedo sembrado por el coronavirus en los mercados financieros, pero algunos comerciantes están teniendo dificultades para acceder a lingotes de oro.

“El banco central ahora está indicando a los vendedores de oro que deben redirigir los suministros al exterior”, dijo Dmitry Dolgin, economista jefe de ING Bank en Rusia. “La demanda global parece ser alta”.

El pánico mundial por la pandemia de coronavirus y una avalancha de estímulo por parte de los bancos centrales ha desatado la demanda del metal. Pero a pesar de que hay literalmente miles de toneladas de lingotes de oro en bóvedas de todo el mundo, resulta difícil conseguir metal cuando y donde se necesita. El oro generalmente se envía en vuelos comerciales ordinarios, de lo que miles se están cancelando.

Más oro proveniente de Rusia podría aliviar la tensión en el mercado. Los proveedores pueden recurrir a vuelos fletados como una forma de llegar a compradores clave, dijo Eduard Rybkin, subdirector de la división de metales preciosos en Lanta Bank en Moscú.

Rybkin dijo que hay demanda de compradores tradicionales como Londres, pero también de lugares como India, Turquía y Singapur.

La implacable compra de oro por parte de Rusia en los últimos años ha sido un pilar clave de apoyo para el mercado, colocando un fondo a los precios a medida que los inversores abandonaban los refugios seguros y compraban activos de más riesgo y de mayor rendimiento. Las reservas de lingotes en poder del banco central de Rusia están valorada en alrededor de US$120.000 millones.

El oro representa aproximadamente el 20% de las reservas internacionales rusas, lo que supone un alto nivel histórico y en comparación con otros bancos centrales.

“El banco central probablemente no quiere aumentar la participación del oro en las reservas mientras que el tamaño de las reservas esté cayendo”, dijo Tatiana Evdokimova, analista del Nordea Bank en Moscú.

El banco central dijo que las decisiones futuras sobre sus compras de oro dependerán del estado de los mercados financieros, según una declaración.

RELACIONADAS