Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-01-16

Costa Rica tiene pendiente ejecutar mitad del dinero prestado por organismos internacionales

Con datos al 30 de noviembre pasado, Hacienda determinó la existencia de al menos cinco programas en estado rojo, y otros siete en estado amarillo.

Por CRHoy

A pesar de la urgente necesidad de avanzar en proyectos de infraestructura en el país, casi la mitad del dinero prestado que ha recibido Costa Rica de distintos organismos internacionales se encuentra pendiente de ejecutar.

Se trata de un monto por US$$2.347 millones equivalente al 48% de los créditos vigentes aprobados para el país, otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco Internacional de Fomento (BIRF), la Agencia Internacional de Cooperación de Japón (JICA), el Eximbank, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Kfw de Alemania.

Los datos provienen del seguimiento que realiza la oficina de Crédito Público del Ministerio de Hacienda, la cual evalúa cada uno de los créditos y le otorga un color acorde a las luces del semáforo, para determinar su grado de avance: verde los que se encuentran en tiempo, amarillo los que presentan algunos indicios de atrasos y rojo los que muestran atrasos más serios superando incluso los tiempos establecidos para la entrega de los proyectos.

Con datos al 30 de noviembre pasado, Hacienda determinó la existencia de al menos cinco programas en estado rojo, y otros siete en estado amarillo.

Los rojos corresponden en su mayoría a proyectos de infraestructura, agua y alcantarillado e integración fronteriza.

Programa Infraestructura de Transporte (PIT)

Este proyecto consta de dos líneas de crédito, una por $400 millones y otra por US$50 millones, con el BID.

Se reporta un 42% de los recursos ejecutados, en tres proyectos específicos, pero cada uno con distintos niveles de atrasos.

Por ejemplo en el proyecto de ampliación Cañas -Limonal, se identificaron 154 propiedades a ser expropiadas, de los cuales se logró iniciar en 152; sin embargo, a nivel físico el avance es del 42% con movimientos de tierra y colocación de alcantarillas y pilotes en los puentes de Salitral, San Miguel, Javilla y Desjarretado.

En este caso los atrasos se han dado en la adjudicación de dos proyectos: Li,minal-San Gerardo y San Gerardo-Barranca que fueron anulados por la Contraloría.

El proyecto de ampliación Barranca-Limonal todavía está en trámite de respuesta a las aclaraciones realizadas por los oferentes. La adjudicación está prevista para marzo próximo.

Integración fronteriza

Aunque se avanzó en la contratación de consultores para hacer los estudios y presentarlos ante la Secretaria Técnica Ambiental (Setena) hubo un retraso en la ejecución debido a que la contratación del fideicomiso de gestión se rechazó debido a la propuesta económica del oferente.

Por ello se hizo una modificación presupuestaria para que Comercio Exterior (Comex) asumiera la gestión financiera.

Adicionalmente se declaró con lugar una acción de inconstitucionalidad sobre la ley 8803 para regular el puesto fronterizo Tablillas, lo que dio al traste con la iniciativa.

El programa también presentó un problema con el proceso de contratación que resultó infructuoso.

Ruta 32

Dentro de los avances se encuentran los diseños de todos los cruces a desnivel, el retorno en el kilómetro 124, dos de los cinco intercambios necesarios y un paso a desnivel superior. Se avanzó además en construcción de alcantarillas y acondicionamiento del terreno, preparación de taludes y relocalización de servicios, entre otros.

Según Hacienda, los principales problemas se resumen en incumplimientos por parte del contratista en relación con los diseños y ausencia de financiamiento para obras adicionales.

En octubre pasado hubo una misión del Eximbank que determinó que el proyecto no finalizará en 2020 como estaba inicialmente programado.

Además se han producido graves atrasos en las expropiaciones.

Agua no contabilizada y abastecimiento GAM y acueductos urbanos

Respecto al proyecto de agua no contabilizada se detectó que los procesos de revisión, contratación y aprobación en el AyA están tomando más tiempo de lo esperado, por lo cual el proyecto “no cuenta con los insumos o herramientas oportunas”.

Respecto al programa de abastecimiento, el proyecto que pretendía sustituir las redes Matinilla-Salitral se encontró que el terreno a utilizar estaba en una zona protegida, lo cual implicó la necesidad de gestionar su eliminación ante el BCIE.

Respecto al tanque de Manuel Antonio se entregaron nuevos diseños del tanque, los cuales presentaron “costos excesivos” por parte de los contratistas, por lo cual se le pidió al AyA un estudio de razonabilidad.

El proyecto de Quepos tuvo problemas con la excavación.

También se han dado inconvenientes en la adquisición de terrenos y servidumbres necesarias para las obras en Nicoya.

Respecto a los proyectos con están empezando a tener indicios de problemas, existen un total de siete. Estos son:

De todas las entidades ejecutoras de los créditos Acueductos y Alcantarillados (AyA) es la institución que tiene el promedio de años de ejecución de créditos más alto con un promedio de (7,19 años, lo cual es inclusive más alto que el promedio general de 4,71 años.

Particularmente destaca el Proyecto de Mejoramiento del Medio Ambiente con 12,8 años de ejecución y el Programa Abastecimiento del Área Metropolitana, Acueductos Urbanos y Alcantarillado Sanitario de Puerto Viejo de Limón con 11,52 años. Ambos casos han requerido de al menos dos prórrogas a la fecha límite de desembolsos.

Según el análisis de Crédito Público los principales problemas en el AyA se resumen en imprevistos técnicos, en el ICE lo achacan a debilidades de comunicación y en el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) a los problemas para llevar a cabo expropiaciones y a la recolocación de servicios públicos.

RELACIONADAS