Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-10-09

El Salvador ocupa el puesto 103 de competitividad en América Latina, según el Informe Global de Competitividad

Este 9 de octubre se dio a conocer los resultados del Informe Competitividad Global 2019, por segundo año consecutivo se utiliza la metodología enfocada en la cuarta revolución industrial, y que trata de medir qué tan preparados están los países para aprovechar los beneficios y enfrentar los retos de esta revolución.

Por estrategiaynegocios.net

De acuerdo al Informe Global 2019 que fue lanzado hoy en Ginebra, Suiza, Singapur es la economía más competitiva de los 141 países evaluados, seguido por Estados Unidos y Hong Kong. Estados Unidos pierde su liderato y Hong Kong gana 4 posiciones. En América Latina el liderazgo lo mantienen Chile seguido de México y Uruguay.

Según los resultados para América Latina El Salvador se ubica en la posición 103 seguido por Bolivia, Nicaragua y Venezuela, la puntuación registrada por El Salvador en este índice se mantuvo estable, sin embargo, la mejora lograda por otros países provocó la reducción de 5 posiciones en el ránking. En términos relativos, las principales fortalezas de El Salvador se encuentran en el funcionamiento de los mercados financieros y de productos con calificaciones similares al promedio latinoamericano.

Una de los principales desafíos que enfrenta el país es el rezago institucional principalmente la poca capacidad que se ha tenido en atender la problemática de seguridad ciudadana, sumado a la poca credibilidad de la policía; además del bajo desempeño del sector público en temas de altas cargas regulatorias y un bajo nivel de eficiencia en el sistema legal.

Otro punto crítico para aprovechar las ventajas de la cuarta revolución industrial es la adopción de TIC, el país tiene bajas tasas de usuarios de internet y tasas de suscripción de internet de banda ancha en las diferentes modalidades móviles, fibra óptica y banda ancha fija. Finalmente, la capacidad de innovar es otra de las debilidades de El Salvador por el poco desarrollo de clúster, la poca colaboración entre los actores y el bajo reconocimiento de publicaciones científicas y de instituciones de investigación.

Para Ronald Arce, investigador del CLACDS, además de la problemática de seguridad que es de todos conocidos, El Salvador requiere fortalecer el desarrollo de capital humano (actual y del futuro) que sea capaz de aprovechar las ventajas que brinda la tecnología para potenciar el desarrollo, así como crear las condiciones regulatorias para que las empresas puedan crecer y generar empleo formal.

La cuarta revolución industrial creará nuevas relaciones entre los seres humanos y la tecnología lo que incide en la forma en que trabajamos, vivimos e interactuamos. Esta revolución tiene el potencial de que los países salten etapas del desarrollo, pero también hace menos conocida la ruta. La capacidad de aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial requiere contar con las “viejas” condiciones de desarrollo: institucionalidad, infraestructura y habilidades.

Este estudio, realizado con el apoyo del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible de INCAE Business School, socio regional del Foro Económico Mundial desde 1996, hace un análisis del conjunto de instituciones, políticas, y factores que determinan el nivel de productividad de una economía.

Las calificaciones del informe 2019 se construyeron con base en estadísticas nacionales y de organismos internacionales, y en la Encuesta de Opinión Ejecutiva del Foro Económico Mundial que se realiza a más de 14,000 empresarios en todo el mundo.

El Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) de INCAE Business School, contribuye desde 1996 en la elaboración de este documento ya que es socio regional del Foro Económico Mundial. El CLACDS es responsable de la recopilación de información en 7 países latinoamericanos: Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Bolivia y República Dominicana.

RELACIONADAS