Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2019-10-07

Nicaragua: Exiliados en Costa Rica piden ayuda urgente

También solicitarán al presidente Carlos Alvarado y a la vicepresidenta Epsy Campbell Barr que levanten la bandera de 'la crisis humanitaria' porque realmente los nicaragüenses no tienen dónde vivir, ni qué comer y la situación cada día es más grave, dijo Irlanda Jerez.

Por La Prensa de Nicaragua

Los exiliados nicaragüenses en Costa Rica solicitarán a la comunidad internacional que se conforme una comisión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA), integrada por diferentes organismos de derechos humanos para que valore “in situ” la crisis humanitaria que viven en la actualidad los miles de exiliados en Costa Rica.

En este momento, “la comunidad internacional cree que todo está normal y que no existe crisis humanitaria”, dijo Irlanda Jerez, quien recientemente estuvo presente en El Salvador, donde se reunió la comisión de alto nivel de la OEA, la cual entregará el próximo 11 de noviembre un informe sobre la situación de Nicaragua.

También solicitarán al presidente Carlos Alvarado y a la vicepresidenta Epsy Campbell Barr que levanten la bandera de “la crisis humanitaria” porque realmente los nicaragüenses no tienen dónde vivir, ni qué comer y la situación cada día es más grave, dijo Irlanda Jerez.

“Cada día vienen más nicaragüenses al exilio y están sufriendo horrores”, agregó Jerez, exprisionera política del régimen de Ortega, quien participó en la marcha Grito por la libertad, evento multitudinario en que miles de nicaragüenses portaron banderas azul y blanco y gritaron consignas de libertad, ayer domingo 6 de octubre.

Crisis en los albergues

Por su lado Celso Canelo, presidente ejecutivo de la Fundación Juntos Somos un Volcán, filial Costa Rica, recordó que la Fundación llegó a tener 54 refugios (cada uno albergaba entre 10 y 12 personas), donde se les daba casa y alimentación.

A estas alturas solo cuentan con cinco refugios por falta de recursos, limitándose a brindar asesoría legal para trámites migratorios.

Según Canelo, su Fundación maneja cifras de unas “120 mil personas refugiadas”, y esto es una señal de que ha venido creciendo la ola migratoria, específicamente sobre el sector campesino y de estudiantes, por lo que están preparando un informe que darán a conocer posteriormente.

Sobre las cifras que manejan la Dirección General de Migración y Extranjería Costa Rica y Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), comentó que ellos dan a conocer cifras conservadoras, pero hay un subregistro. En tanto otros hablan de la existencia de entre 60 y 70 mil exiliados.

En abril de este año, Acnur informó que “un año después del inicio de la crisis política y social en Nicaragua, alrededor de 62 mil personas han huido a países vecinos, de las cuales la inmensa mayoría (unos 55 mil) ha buscado refugio en Costa Rica”.

Acnur también ha identificado que el acceso a un techo forma parte de este contexto de crisis humanitaria. Los problemas migratorios, los alimentos y el desempleo golpean el deteriorado nivel de vida de una gran parte de exiliados.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en su reporte de final del 2018, dio a conocer que 325 personas fueron asesinadas en el contexto de las protestas contra el régimen de Daniel Ortega y muchos huyeron a otros países.

Para Miguel López Baldizón, presidente de la Unión de Nicaragüenses Exiliados en Costa Rica (UNE-CR), el gobierno del país del sur ha sido claro que no va a declarar una crisis humanitaria porque afecta su imagen de país.

Además unos 400.000 nicaragüenses han absorbido como red social esa migración. “Es decir, en una casa donde vivían cuatro personas, ahora hay veinte”, puso de ejemplo. No obstante reconoció que existe gente durmiendo en los parques o comiendo una vez al día.

“Tenemos suficiente documentación en materia de derechos humanos para justificar esta petición de que se declare, sea el gobierno de Costa Rica u órganos de defensa de los derechos humanos, que en Costa Rica verdaderamente existe una crisis humanitaria, y que hay que aprovisionar al gobierno de los recursos para que le haga frente a esta crisis”, sostiene López Baldizón.

RELACIONADAS