Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-10-19
FOTO Cindy Ord/Getty Images/AFP

300.000 hondureños están aptos para votar en elecciones de EE.UU.

Según datos de la organización Francisco Morazán en Miami, unos 300.000 hondureños son los que pueden ejercer el voto porque han alcanzado la ciudadanía.

Por La Prensa de Honduras

Las elecciones de Estados Unidos programadas para el 3 de noviembre no solo definirán el rumbo que tome ese país, sino que influirán en el fondo y, sobre todo, en las políticas migratorias, así como los programas que benefician a miles de hondureños y que han estado en vilo con las medidas adoptadas por el presidente Donald Trump.

Hay expectativas en la comunidad hondureña que vive en ese país. Según datos de la organización Francisco Morazán en Miami, unos 300.000 hondureños son los que pueden ejercer el voto porque han alcanzado la ciudadanía.

“La apuesta es a un cambio, esta administración de Trump ha sido la que más se fue en contra de los migrantes. Esperamos un cambio, porque no solo se trata de las deportaciones, sino de las luchas que tenemos con el Programa de Protección Temporal (TPS), y los dreamers, todo eso nos jugamos en este proceso electoral”, explicó Juan Flores, presidente de la organización de hondureños.

Más noticias en estrategiaynegocios.net

Todo apunta a que los connacionales se inclinan más por Joe Biden que por Donald Trump por las demandas que plantean.

“El cambio es necesario porque no queremos más persecución y que el Gobierno que venga sea más humano. Trump es confrontativo y Biden parece que es más humanitario y ha dado a entender la unificación y que resolverá problemas. Como líderes migrantes andamos motivando a los que puedan votar que salgan y voten”, dijo Flores.

Pero Trump ha mostrado su intención de seguir creando programas que promuevan el desarrollo económico y la seguridad en la región de América Latina, de seguir blindando las fronteras y de apoyar programas de seguridad con esos fines.

Los hondureños votantes están divididos, aseguran compatriotas radicados en la Unión Americana. Por un lado están los que quieren un cambio, por otro, los que se acomodaron.

“Encontramos dos tipos de votantes, el que se acomodó y se le olvidó de dónde viene y no vota pensando en su comunidad, y los otros que votan porque saben que puede ayudar a la comunidad y al país, porque el cambio es necesario”, dijo Korina Fúnez, hondureña radicada en Nueva Jersey.

Son aproximadamente un millón de hondureños radicados en Estados Unidos de los que el 30% ha alcanzado la ciudadanía.

El resto busca legalizarse. Ellos también demandan oportunidades, pero piensan que mientras existan tantas barreras será difícil cruzar para sentirse seguros y protegidos.

A menos de un mes de las elecciones, los hondureños esperan que la estrategia de seguridad interna para contención de la migración se contraste con políticas de ayudas reales, tanto para los que están en Honduras, como para los que están fuera del país.

“La crisis migratoria es por falta de oportunidades, aquí trabajamos duro, y entonces merecemos un mejor trato”, dijo Ariel Gómez, hondureño.

RELACIONADAS