Opinion
Fecha de publicación: 2017-07-10
Se espera que en las tiendas asociadas, de 10 centros comerciales panameños, existan descuentos de hasta un 70% y que la promoción y difusión del evento sea visibilizada tanto nacional como internacionalmente. (Foto: Archivo).

Turismo de compras, la oportunidad es ahora

Este tipo de turismo está en auge. Panamá lanza este año el “Panamá Black Weekend”, evento comercial que une a la Autoridad de Turismo de Panamá y la Asociación Panameña de Centros Comerciales, entre los días 15, 16 y 17 de septiembre de 2017.

Por: Alejandro Moreno Dupuy*

El turismo de compras se está transformando a grandes pasos en el alma de la gran mayoría de las campañas de promoción de muchos destinos turísticos, dado que en la actualidad, según cifras entregadas por la Organización Mundial del Turismo, esta categoría de turismo se centra en el corazón de los motivos o criterios para decidir por un destino u otro.

Dentro de los aspectos claves para propiciar el desarrollo de este tipo de turismo se destacan factores tales como; la diversidad, el precio, la calidad, los horarios comerciales, la orientación de los clientes en las tiendas, la calidad de la artesanía y los souvenirs. Adicionalmente los visitantes que simpatizan con este tipo de turismo son impulsados por modas, productos de marca, tiendas de descuento, tiendas libres de impuestos, etc.

Para evidenciar este fenómeno con un ejemplo, la Ciudad de San Sebastián en España, la cual posee apenas 186.000 habitantes, se encuentra la tienda Zara que reporta los mayores niveles de ventas en el mundo. Sí, tal como se lee, esta marca posee más de 1.800 tiendas en el mundo, en importantes ciudades como Nueva York, Londres y París, no obstante, en San Sebastián se localiza la tienda de mayor envergadura, que es un atractivo ancla de la ciudad – junto con su gastronomía -, ya que posee precios más competitivos que en sus tiendas pares en las ciudades casi limítrofes como Francia, detonando así una masiva afluencia de turistas franceses, que a pesar de poseer tiendas de esta marca, son atraídos poderosamente por el factor precio y por los atractivos de oferta turística complementaria que el País Vasco ostenta.

En Centroamérica la realidad no dista mucho del escenario europeo, por cuanto las conductas de consumo avanzan en la misma dirección y tendencia. Es el caso que se puede observar en Chile y Panamá. Dos economías emergentes, que tienen un denominador común, el cual es su apertura a múltiples mercados, y el desarrollo del retail como una fuerza tractora de sus economías.

Panamá, lugar de paso y comercialización de numerosas mercancías y productos de todo el mundo, ha tomado el liderazgo en esa macro zona, lo cual se ve inmensamente potenciado con la exención de impuestos y la proliferación de grandes y modernos centros comerciales, donde hoy la mancomunión entre el sector privado y el sector público se han unido para gestar, por ejemplo, la “Panamá Black Weekend”, evento comercial que une a la Autoridad de Turismo de Panamá y la Asociación Panameña de Centros Comerciales, entre los días 15, 16 y 17 de septiembre de 2017. Este evento será una ventana abierta al mundo donde la expectativa es que se consolide en un imán para incentivar el turismo receptivo. Se espera que en las tiendas asociadas, de 10 centros comerciales, existan descuentos de hasta un 70% en un sinfín de productos y que la promoción y difusión del evento sea visibilizada tanto nacional como internacionalmente, a través de la radio, la televisión y plataformas digitales, priorizando sus principales mercados objetivos, tales como: México, Argentina, Colombia, Brasil, Ecuador, Costa Rica, por nombrar algunos. Dicho lo anterior, los esfuerzos de marketing de Panamá están claramente enfocados en proclamar y posicionar a dicho país, como la Capital de turismo de Compras de Latinoamérica.

Por su parte, el escenario en Chile ha comenzado a tomar gran dinamismo gracias a que países limítrofes como Argentina, han incrementado exponencialmente sus viajes a Chile, esto atendiendo a dos factores fundamentales; al importante desarrollo del retail y los precios más competitivos que ofrece el país en muchos productos (Argentina reportó una inflación de 40,3% el año 2016).

El año 2016 se informó por parte de la Subsecretaría de Turismo de Chile, la llegada de poco más de 3.000.000 de turistas argentinos, lo cual representa una cifra cercana al 53% del total de turistas extranjeros que ingresaron a Chile en ese período, en el cual se totalizaron poco más de 5.6 millones de llegadas internacionales.

Esta creciente oferta del retail se traduce en un gran número de shoppings, barrios ligados a la moda y tiendas de descuento, donde se encuentran sofisticadas y renombradas marcas, y adicionalmente, interesantes y surtidos precios en productos tecnológicos.

Según el último reporte de Competitividad Turística del Foro Económico Mundial de este año, Chile, prácticamente duplica en número la llegada de turistas internacionales en comparación con Panamá, no obstante, Panamá casi cuadruplica el gasto promedio por estadía/persona.

Conclusiones a partir de lo anterior se pueden desprender varias, no obstante para Chile, se puede inferir claramente que se debe inyectar estímulo sistemático para capitalizar el potencial de gasto en el país, esto diversificando la matriz de la oferta de servicios, fomentando la prolongación de las estadías de sus visitantes y también mancomunando los esfuerzos públicos con los privados para poner en valor y encumbrar una actividad que rotundamente conlleva un futuro más que auspicioso.

Por el flanco de Panamá, aún quedan algunos desafíos al debe, y principalmente los que presentan mayores brechas para seguir creciendo en ámbitos de turismo, como lo son la formación de su capital humano, la seguridad y la salud, salud que por cierto le dará larga vida al turismo en dicho país.

*Director Centro de Competitividad - Universidad del Pacífico

Licenciado en Turismo - Magíster en Marketing

RELACIONADAS