Estrategia & Negocios. Portada Impresa 215
Contactos
Lovemarks

Lovemarks centroamericanas 2017: Marcas que enamoran

Centroamérica es la tierra de origen de numerosas marcas que conquistan el corazón de los consumidores. Las más apasionadas, como Pollo Campero, Britt y Ron Zacapa, enamoran a millones de personas en el mundo entero.

  • 2017-04-10 |
  • Esta entrada tiene
  • Comentarios

  • 0 Favoritos
  • + Tweets
  • |
|
AGREGAR A MIS FAVORITOS

Por eyn.net

“Las lovemarks de este nuevo siglo serán las marcas y empresas que logren crear lazos genuinamente afectivos con las comunidades y redes sociales en las que se desenvuelvan” define Kevin Roberts, el creador de este visionario concepto.

“Esto significa acercarse a la gente hasta lograr tener una relación personal. Las lovemarks no son propiedad ni de los fabricantes, ni de los productores, ni de las empresas. Pertenecen a la gente que las ama”. En este especial, los protagonistas de 70 lovemarks centroamericanas revelan cómo se ganaron el corazón de sus consumidores. Más que un producto, ofrecen emociones, historia, experiencias, con las que se han vuelto parte de sus vidas y de la historia de la región.

En Centroamérica, numerosas marcas han logrado entrar al corazón de sus consumidores, construyendo vínculos emocionales con ellos y algunas despiertan auténtica pasión. “Todas las marcas que generan decisiones positivas en los consumidores, siempre y cuando no estén basadas meramente en el precio, deben haber generado algún vínculo emocional. Pero aquellas que producen pasión son sólo unas pocas”, opina Alejandro Fernández, director de Phocus Brand and Innovation, firma integral de consultoría de marca. Pero las hay. Fernández ofrece ejemplos: “en algún momento me tocó viajar todas las semanas a Guatemala y recuerdo a muchos consumidores que llevaban en el equipaje Pollo Campero a sus familiares en el exterior. Era una especie de microexportación de Guatemala a Estados Unidos. Eso es pasión desenfrenada. En Panamá, Banco General hace algo totalmente inverosímil: que la gente ame a un banco”.

Ser una lovemark es como convertirte en parte de la familia. Estarán dispuestos a perdonarte aún cuando haya fallas, porque ya te has ganado su incondicionalidad. ¿Y cómo se logra eso? “Hay que construir una relación real con el público y demostrar que te importa. Cuando se gana ese amor se ha hecho el trabajo más arduo. El 80% de las decisiones de compra responden a impulsos irracionales”, explica el mexicano Emanuel Olivier Peralta, Fundador y CEO de Genwords, empresa especializada en Content Marketing.

Entre consumidores y marcas “hay dos tipos de relación. Una puramente transaccional y otra relacional. Una lovemark tiene tal compromiso con su consumidor que nunca deja de satisfacer sus necesidades, entonces establece una relación y su acercamiento de marca va ser relacional, no transaccional”, define Pancho García, Fundador de Pancho García & Asociados, empresa guatemalteca creadora del concepto de Markitectura, Diseño, Construcción y Desarrollo de Marcas.

Envía tu comentario