Empresas & Management
Fecha de publicación: 2017-04-18

Rutinas diarias para aumentar tu productividad

Se ha comprobado que algunas de las acciones que realizamos de forma diaria tienen efectos directos sobre la productividad de las personas. Con pequeñas acciones, lograremos ser más productivos en nuestros puestos de trabajo.

Por Expansión

La productividad en el mundo no ha variado enromemente. Nos mantenemos en los mismos niveles, con ligeras variaciones tanto hacia arriba como hacia abajo. Así se desprende del gráfico elaborado por el profesor Jesús Fernández-Villaverde, tras tomar datos de Penn World Table.

Este hecho resulta más sorprendente cuando se conoce que los españoles son los europeos con la jornada laboral más larga.

Según Workmeter, la media de trabajo en España es de 9 horas y 19 minutos. Es decir, tres horas más de lo recomendado por los expertos. Este estudio pone de manifiesto que trabajar más horas no es sinónimo de mayor productividad.

Es más, está comprobado que el ser humano es capaz de ser productivo durante una media de seis horas. Por lo tanto, el 30 por ciento del tiempo que pasamos en la oficina lo estamos malgastando.

En este sentido, hemos recopilado algunas rutinas diarias que te permitirán mejorar tu productividad. Se ha comprobado que algunas de las acciones que realizamos de forma diaria tienen efectos directos sobre la productividad de las personas. A continuación, exponemos las más destacadas.

Despertarse a la hora correcta

Según un estudio de la Asociación Americana de Psicología, las personas que se definen como madrugadoras han afirmado que son mucho más felices y productivas que aquellas que trasnochan. La razón recae en el número de horas que dormimos. Dormir ocho horas de media y levantarnos cuando nuestro cuerpo nos lo pide nos ayuda a tener un día mucho más productivo, ya que nuestro cuerpo habrá recargado las energías necesarias.

Dejar la toma de decisiones importantes para otro momento

En muchas ocasiones, tomar una decisión importante puede acabar con nuestras energías mentales y quitarnos mucho tiempo. Expertos en productividad afirman que es mejor dejar esta tarea para por la tarde o las noches cuando estemos relajados en nuestra casa. De esta manera, liberamos la mañana y podemos dedicarla a las tareas propiamente dichas. Un ejemplo de ello es lo que hace el estadounidense Kenneth Chenault, CEO de American Express. Ha afirmado que, cada noche, escribe las tres cosas o decisiones que ha tomado para el día siguiente, ahorrándose así tiempo para la mañana.

Establecer una rutina

Expertos en productividad, como es Claire Díaz Ortiz, recomiendan establecer una rutina y una organización del tiempo. Planificar previamente cuánto tiempo le vamos a dedicar a cada tarea y analizar en qué acciones necesitamos una mayor implicación y, por lo tanto, energía. La organización es básica en todos los ámbitos y nos hace más productivos.

A la hora de organizar y gestionar nuestras finanzas también debemos analizar los ingresos y gastos para saber cuál es nuestra capacidad (energía) financiera. En este sentido, podemos apoyarnos en aplicaciones como la de Fintonic, que nos ayuda a ahorrar y funciona como un asesor financiero personal.

Según Claire Díaz Ortiz, la mejor forma de empezar una mañana es conservando energías y dedicarla a las tareas que sean más importantes. Aunque no existe una sola rutina de mañana que funcione para todo el mundo, hay algunos elementos clave comunes. Todos ellos se enfocan en la consecución de grandes retos y en la satisfacción de haberlos realizado con éxito.

Activarse por la mañana

Nada más despertarnos y levantarnos de la cama solemos estar muy perezosos. Parece como si las fuerzas siguieran sin recargarse después de haber dormido pero, la realidad es que esas energías necesitan ser activadas. No hace falta que hagamos ejercicio físico por la mañana, pero sí que hagamos una rutina dinámica y que haga que todos nuestros músculos se muevan y se despierten. De esta forma, la sangre fluye y, con ella, la energía.

Haz primero lo más costoso

Un gran consejo es planificar las tareas del día de forma jerarquizada. Es preferible hacer a primera hora de la mañana las tareas más difíciles o pesadas, debido a dos motivos. Por un lado, porque nuestra fuente de energía está llena y la concentración y productividad son más altas. Por el otro, así no malgastamos energías a lo largo del día en tareas menos importantes, pensando que todavía nos queda por hacer la más difícil.

En este sentido, hay que hacer mención al libro de Brian Tracy Comer la rana. Según este autor, si lo primero que hacemos por la mañana es "comer una rana", luego tenemos la satisfacción de que lo peor ya ha pasado y que todo será más sencillo, haciendo referencia la rana a las tareas más costosas.

Aunque no lo creas, la productividad en relación a las obligaciones diarias está estrechamente ligada a la gestión del dinero. La productividad es una virtud y cualidad que se consigue tras una planificación previa y unos correctos hábitos de vida. Lo mismo ocurre con el éxito económico: para conseguir aumentar las finanzas es necesario llevar unos buenos hábitos de consumo y de ahorro y una perfecta organización.

Al igual que con la metáfora de la rana, con el dinero es preferible realizar primero los gastos más elevados y fijos, y después aquellos que son más pequeños. De esta forma, seremos más precavidos a la hora de hacer gastos innecesarios. Conseguiremos una mayor eficiencia y exactitud utilizando herramientas que faciliten esta tarea.

RELACIONADAS