Tecnología
Fecha de publicación: 2020-08-01
FOTO Lionel BONAVENTURE and JIM WATSON / AFP

Donald Trump anuncia que prohibirá a TikTok en EE.UU.

TikTok, una aplicación de videos muy popular entre los jóvenes cuya casa matriz es ByteDance, con sede en China, tiene alrededor de mil millones de usuarios en todo el mundo.

Por AFP

El presidente Donald Trump anunció el viernes que prohibirá en Estados Unidos la red social TikTok, por las sospechas de que es utilizada por los servicios de inteligencia de China.

Puede leer: Facebook trae una nueva función y es competencia directa con YouTube

"En lo que respecta a TikTok, lo vamos a prohibir en Estados Unidos", dijo Trump a la prensa en el avión presidencial Air Force One.

TikTok, una aplicación de videos muy popular entre los jóvenes cuya casa matriz es ByteDance, con sede en China, tiene alrededor de mil millones de usuarios en todo el mundo.

La plataforma es objeto de una investigación de CFIUS, la agencia estadounidense encargada de vigilar que las inversiones extranjeras no supongan riesgo para la seguridad nacional.

Funcionarios y legisladores estadounidenses expresaron en las últimas semanas su preocupación por la posibilidad de que TikTok sea utilizado por China con fines de espionaje, pero la compañía ha negado cualquier vínculo con el gobierno de Pekín.

Steven Mnuchin, el secretario estadounidense del Tesoro, dijo el miércoles que haría una "recomendación" sobre la plataforma a la Casa Blanca esta semana.

Seguridad nacional

TikTok ha tenido que defenderse a menudo de sus vínculos con China, donde ByteDance posee una aplicación similar pero con otro nombre. Siempre ha negado que comparta información con las autoridades chinas y aseguró que no tiene la intención de aceptar peticiones en este sentido.

El viernes, antes del anuncio de Donald Trump, algunos medios estadounidenses aseguraron que el presidente iba a obligar al grupo ByteDance a vender TikTok.

Según The Wall Street Journal y la agencia Bloomberg, el presidente se disponía a firmar una orden oficial para obligar a la casa matriz china a separarse de la popular aplicación estadounidense en nombre de la protección de la seguridad nacional.

La red social no quiso comentar las informaciones sobre la supuesta venta forzada, limitándose a afirmar que "confiamos en el éxito a largo plazo de TikTok".

"Cientos de millones de personas vienen a TikTok para entretenerse y conectarse, incluida nuestra comunidad de creadores y artistas que viven gracias a la plataforma", agregó TikTok.

Pero en lugar de la venta, Trump anunció su prohibición en Estados Unidos que será efectiva a partir de este sábado.

Hace unos días, TikTok se comprometió a tener un alto nivel de transparencia y a permitir el control de sus algoritmos para tranquilizar a usuarios y reguladores.

"No somos políticos, no aceptamos publicidad política y no tenemos una agenda política; nuestro único objetivo es seguir siendo una plataforma dinámica para que todos la disfruten", dijo el directo ejecutivo de TikTok, Kevin Mayer, esta semana.

"Todo el sector de actividad está siendo examinado con atención y con razón. Debido a los orígenes chinos de la empresa, estamos siendo examinados todavía con más atención. Lo aceptamos y aceptamos el reto", dijo Mayer.

James Lewis, jefe del programa político de tecnologías en el Center for Strategic and International Studies, cree que el riesgo de seguridad por utilizar TikTok es "cercano a cero". En cambio, "pareciera que ByteDance podría estar sometida a presión por Pekín", declaró.

La red social también está en la mira en otros países. India la puso al frente de una lista de 59 aplicaciones que prohibió el 30 de junio en su territorio, para "garantizar la seguridad y la soberanía del ciberespacio indio".

Pakistán, país musulmán muy conservador, lanzó recientemente una "última advertencia" a la aplicación para que retire de su plataforma contenidos considerados "inmorales, obscenos y vulgares".

TikTok dice que está listo para quedarse en EE.UU.

"Estamos aquí para quedarnos", aseguró el sábado Vanessa Pappas, responsable de la rama estadounidense de la popular aplicación TikTok, luego de que el presidente Donald Trump anunciara que prohibiría a la empresa de origen chino la actividad en su país.

"Hemos escuchado su creciente apoyo y queremos agradecerles. No tenemos planes de irnos", insistió en un video publicado en la aplicación y destinado a calmar a los usuarios preocupados.

"Estamos aquí para quedarnos. ¡Sigan haciendo oír su voz y sigan apoyando a TikTok!", expresó Pappas.

Esta reacción tiene lugar luego de que el diario The New York Times señalara el sábado que ByteDance, la empresa matriz china de TikTok, ha ofrecido vender la rama estadounidense como pretende el gobierno de Estados Unidos, en su recelo por proteger datos reservados.

Varios medios de prensa aseguran que la gigante tecnológica Microsoft está en negociaciones avanzadas para comprar TikTok, aplicación de videos de entretenimiento que dispone de casi mil millones de usuarios en el mundo.

"Aunque no comentamos sobre las especulaciones, confiamos en el éxito a largo plazo de Tiktok" en Estados Unidos, respondió el grupo.

Después de semanas de rumores y presiones, el presidente Trump anunció el viernes que iba a prohibir la actividad de la red social en su país.

La Casa Blanca había indicado horas antes que Trump se aprontaba para firmar una orden oficial para obligar a ByteDance a separarse de TikTok, en nombre de la protección de la seguridad nacional.

Washington sospecha que la firma estadounidense puede ser utilizada por la inteligencia china para realizar espionaje y robar datos secretos, lo que la compañía siempre ha negado firmemente.

Funcionarios y legisladores estadounidenses también han expresado esa preocupación por la posibilidad de que TikTok sea utilizado con esos fines.

Su popularidad ha crecido aún más en medio de los meses de pandemia y distanciamiento social.

"Debemos estar atentos al riesgo de que se transfieran datos privados y confidenciales a gobiernos abusivos, incluido el nuestro", alertó por su parte el sábado Jennifer Granick, de la poderosa organización de derechos civiles ACLU, sobre el asunto.

Sin embargo, destacó que "prohibir una plataforma, incluso si fuera legalmente posible, perjudica la libertad de expresión en línea y no hace nada para abordar el problema más amplio de la vigilancia gubernamental injustificada".

RELACIONADAS