Tecnología
Fecha de publicación: 2020-04-13

Whatsapp versus Telegram, ¿Quién gana?

La reciente limitación de multienvíos de Whatsapp ha dado alas a su rival.

Por El Economista (España)

Los usuarios de Telegram perciben estos días cómo muchos de sus contactos se han apuntado a la plataforma con sede de Dubai.

Puede leer: Las cinco alternativas de mensajería a WhatsApp

Cada vez que algún conocido incorpora su número de móvil al servicio, se percata el resto de los suscriptores con los que comparte algún tipo de relación telefónica, a través de un mensaje directo de Telegram.

Este goteo de altas -que este periódico aún han podido cuantificar oficialmente- resulta constante en muchos entornos, de lo que se desprende un notable repunte de popularidad durante los días de confinamiento. También han ganado relevancia otras herramientas como Slack, Hangouts, Skype, Messenger e Instagram, todos ellas impulsadas por sus prestaciones de productividad y, en ciertos supuestos, de videotelefonía gratuita.

Pese a que Telegram aún no permite las videollamadas, existen diez grandes motivos que podrían justificar este 'mes de oro' para la tecnológica amiga del blockchain y el software libre. Según explican fuentes de Telegram, el servicio "fue creado por personas que tuvieron que abandonar Rusia a raíz de las restricciones de libertades y privacidad. Telegram tiene su sede en Dubai, por el momento, y está bloqueada y prohibida en Rusia".

10 datos

1. Triunfa el 'boca a boca' de amigos y familiares

El principal activo del servicio propiedad de Facebook es la práctica universalidad de sus usuarios, con 2.000 millones de líneas activas, mientras que Telegram se defiende con más de 400 millones de usuarios, según fuentes oficiosas del mercado.

Prácticamente todas las personas que tienen un smartphone disponen de una cuenta en Whatsapp, considerado el asesino de los SMS y casi monopolio de la mensajería instantánea en muchos países del mundo. Por el contrario, la herramienta inventada por los hermanos Pavel y Nikólai Dúrov rehuye la batalla en términos contables con Whatsapp, conscientes de que sus usuarios también lo son de Whatsapp. Eso sí, el 'sorpasso' de una plataforma a otra solo se producirá cuando la totalidad del entorno personal y profesional también lo haga.

2. No limita los multienvíos masivos e instantáneos

Mientras que Whatsapp ha impuesto recientemente limitaciones en el uso de envío masivos y simultáneos de mensajes altamente reenviados, Telegram ofrece plena libertad para compartir cualquier contenido al instante entre un centenar de usuarios y varios canales -sin tope de receptores-. De esa forma, por ejemplo, la difusión de noticias, la convocatoria de movilizaciones y la difusión inmediata de contenidos encuentra en la mensajería alternativa un excelente aliado.

3. Protección más laxa contra bulos

Para unos puede resultar un serio inconveniente, pero otros pueden interpretarlo como una apreciable ventaja en aras de la libertad de expresión. La guerra frontal de Whatsapp (Facebook), Google, Twitter y Apple contra la desinformación también existe en Telegram, aunque en esta última aplicación resulta más laxa.

La comunicación entre las autoridades gubernamentales y los gigantes puntocom es fluida y constante, como también sucede con los operadores de telecomunicaciones. Semejante cercanía por ahora no existe con Telegram o, al menos, en idéntica intensidad. De esa forma, cualquier contenido que se considere falso, confuso o peligroso para las audiencias pueden desaparecer de las plataformas de Facebook o Google y tardar más en hacerlo en Telegram.

Asimismo, parece especialmente complicado restringir el envío de mensajes por medio de los canales privados que dispone Telegram y de los que carecen sus competidores. La empresa ha aclarado a elEconomista.es que su servicio está "fuertemente cifrado en base al protocolo MTProto", mientras que los chats secretos tienen un cifrado adicional end-to-end".

4. Sin límite de usuarios

Un partido político, un medio de comunicación o cualquier empresa so particular puede enviar el mismo mensaje instantáneo a todos sus afiliados, usuarios o clientes sin limite de receptores, algo imposible para Whatsapp, que ha fijado su techo en los 256 números de teléfonos diferentes. De esa forma, Telegram ofrece la función de altavoz social con mayor eficacia que sus iguales.

De interés: Los stickers animados llegaron a Telegram

5. Habilita canales privados solo para suscriptores

Telegram goza de especial predicamento entre las grandes organizaciones, ya que ofrece la posibilidad de configurar un canal propio para dirigirse exclusivamente a los usuarios que se suscriban, por ejemplo, para difundir noticias, ofertas comerciales, para aprender inglés, para los aficionados a la astronomía u otros contenidos de interés para un determinado colectivo. Viene a ser como un grupo gigante de Whatsapp, pero con un solo emisor y miles de receptores.

El 'sorpasso' de Telegram a Whatsapp solo se producirá cuando la totalidad del entorno personal y profesional de cada usuario también se suscriba

6. Envío de ficheros 15 veces más pesados

Cuando las redes permiten subir y descargas ficheros pesados a gran velocidad, el cuello de botella se encuentra en la propia plataforma. Telegram permite los videos de hasta 1,5 GB mientras que Whatsapp los limita a 100 Mb. En ambos casos, las aplicaciones utilizan algoritmos de compresión para hacer sostenible este tipo de tráfico. Semejante caudal también tiene sus espinas legales, ya que algunos usuarios podrían emplear Telegram para compartir películas con una alta calidad de resolución.

7. Protección de los chats domésticos.

Salvaguardar los chats frente a intrusos resulta más eficaz entre los usuarios de Telegram respecto a sus vecinos estadounidenses. Para ello, la aplicación del avión de papel permite incorporar un código PIN o una contraseña para bloquear el acceso a estos mensajes. También impide la captura de pantalla, lo que no tolera Whatsapp. Ambos sistemas disponen de verificación a dos pasos, aunque Telegram ofrece menos garantías de privacidad que sus rivales Whatsapp y, especialmente Signal, ya que el cifrado punto a punto solo afecta a los mensajes secreto, frente a la totalidad de sus competidores.

8. Borrado de mensajes ya compartidos

Enviar un mensaje a un grupo de Whatspp y arrepentirse pocos segundos después puede no resultar suficiente si la audiencia tenía el móvil delante. Por el contrario, Telegram habilita la eliminación de mensajes en cualquier momento e, incluso, entra aquellos que hayan sido recibidos por el resto de los contactos.

9. Uso de bots para contenidos específicos y juegos

Telegram ha cautivado a millones de usuarios por la incorporación de bots de contenidos adicionales, como juegos en línea desde la propia aplicación. Estos robots también pueden moderar o expulsar a ciertos usuarios de forma automatizada cuando rebasan las normas de uso razonable, como el envío de mensajes reiterados de forma continua y abusiva. Esta semana, Whatsapp ha incorporado esa novedad tecnológica al estrenar un chat robotizado para informar sobre el coronavirus a través de fuentes oficiales.

10. Propuesta multiplataforma

Whatsapps posibilita su versión de escritorio para ordenadores, pero Telegram además lo permite en tabletas, móviles y ordenadores de sistemas operativos Android, iPad, iPhone, MacOS, PC, Linux y Windows. Esta funcionalidad resulta muy útil dada la proliferación de dispositivos conectados que existen en los hogares, no sólo el smartphone.