Tecnología
Fecha de publicación: 2020-01-13

Los robots están transformando Wall Street: se acabó la cultura de los 'bonus' millonarios

La era de los apostadores legendarios que estudiaban los mercados hasta encontrar algún premio gordo de US$100 millones que nadie más era capaz de ver es cada vez más un recuerdo lejano.

Por Bloomberg

Chris Purves ha estado a la vanguardia de los mercados durante más de una década, desde las operaciones algorítmicas hasta el aprendizaje automático. Ahora el jefe del Laboratorio de Desarrollo Estratégico de UBS está centrando su atención en los supervivientes humanos de la invasión tecnológica, convenciéndolos para que acepten que las cosas nunca volverán a ser lo mismo. Tendrán que, en la jerga de Silicon Valley, "desaprender" cómo han operado siempre.

No es solo que su software pueda conocer su próximo movimiento antes que ellos. La extinción de un estilo de vida completo se avecina, según lo ve Purves: el final de la cultura de los 'bonus'. Los salarios serán la última frontera en el ataque de la tecnología al mundo de las finanzas.

Purves está reeducando a los operadores, para que se acostumbren a los sistemas electrónicos. La era de los apostadores legendarios que estudiaban los mercados hasta encontrar algún premio gordo de US$100 millones que nadie más era capaz de ver es cada vez más un recuerdo lejano. Lo que viene ahora es una mayor burocratización, una evolución que hace que el juicio de los individuos sea menos importante, y con ello la necesidad de recompensarlos como podrían haber esperado hasta ahora.

"Queremos contratar a personas que estén menos motivadas por sus propios bonos y sus pérdidas y ganancias personales, y más por el objetivo a largo plazo de cómo será el mercado dentro de 10 años", dijo Purves, con sede en Londres. "La idea de que eres responsable de tu propio destino se ha terminado. Ahora esto es un deporte de equipo".

Los movimientos en esa dirección no hacen más que acelerarse. Un equipo de programadores ha recibido una licencia para negociar acciones en JPMorgan Chase, mientras que Goldman Sachs está contratando otros tantos en la mayor ola de incorporaciones que se recuerda. Y Citigroup también planea reclutar 2.500 programadores este año.

La competencia por el talento con empresas como Google y Facebook no ha provocado un aumento en los bonos bancarios. Y aunque las habilidades tecnológicas aún tienen una gran demanda, eso no siempre se traduce en mayores salarios. Se estima que la mayoría de los pagos de los operadores se mantendrán estables o disminuirán, según un análisis de la firma de recursos humanos Options Group.

Aun cuando la demanda de habilidades cuantitativas "no mostró signos de disminuir" el año pasado, el pago por estos roles probablemente se mantendrá estable, proyectó Options Group. Por ejemplo, un director gerente de renta variable en una función de ingeniería financiera puede esperar ganar entre US$570.000 y US$775.000 al año, mientras que se pronostica que los asociados ganarán entre 140.000 y 190.000.

Sin duda, la cultura posterior a la crisis y los ingresos comerciales más débiles han reducido con fuerza los bonus. El complemento promedio de Wall Street cayó por primera vez en tres años en 2018 a US$153.700, según las estimaciones más recientes del Interventor del Estado de Nueva York.

Pero no se trata solo de reducir la cantidad de compensación. La cultura de los bonos ahora está en juego: con las plataformas tecnológicas bajo los focos, es posible que a los comerciantes ya no se les pague por lo que hayan "cazado" cada uno, sino que sus bonos se determinarán más por los resultados de su equipo o departamento.

"Los buenos operadores solían ser famosos", dijo Tim Hall, quien pasó más de 20 años en la banca, en Credit Agricole o ING. "Ahora el comercio funciona como un bien básico y están siendo reemplazados por plataformas, robots y personas con diferentes habilidades".

El desajuste entre habilidades y demandas está poniendo en riesgo incluso los trabajos mejor pagados de la industria, dice Marcos López de Prado, ex jefe de aprendizaje automático en el fondo de cobertura AQR Capital Management y ahora profesor de la Universidad de Cornell. Muchas de los 6,1 millones de personas empleadas en finanzas y seguros perderán sus empleos "no necesariamente porque sean reemplazados por máquinas, sino porque no están capacitados para trabajar junto con algoritmos", dijo al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EEUU en diciembre.

Los comerciantes no tienen más remedio que adaptarse al nuevo entorno. La automatización podría reducir la plantilla de Wall Street y la industria bancaria en 200.000 en la próxima década, estima Mike Mayo, analista bancario senior de Wells Fargo Securities. Casi un tercio de los trabajos de servicios financieros podrían ser desplazados a mediados de la década de 2030, según un informe de PwC en 2018.

"Algunos de los cambios que vienen con la tecnología pueden hacer que las personas se sientan incómodas, como si el mundo se estuviera moviendo demasiado rápido y ellos se están quedando atrás", dijo Niall Cameron, jefe de digital corporativo e institucional de HSBC, que ha diseñado robots para ayudar a los vendedores a responder a los clientes. "Desafortunadamente, este nuevo mundo está aquí para quedarse, porque estas tendencias solo se están fortaleciendo".

Mentes cuánticas

Las empresas de inversión también están recurriendo a las máquinas para reducir costes en medio del auge de la inversión pasiva. Janus Henderson reemplazó a dos administradores de fondos con más de una década de experiencia en el mercado con un nuevo equipo cuantitativo de cuatro personas en mayo. PineBridge Investments, con sede en Nueva York, con casi US$100.000 millones en activos, también se está enfocando en habilidades cuantitativas, lo que hace que sus operadores existentes sean más ágiles.

Chris Perryman, vicepresidente senior de comercio de renta fija en PineBridge en Londres, se adaptó para sobrevivir. Hace cuatro años, pasó a ocupar un puesto directivo y ayudó a contratar a dos graduados universitarios de 20 años para aplicar un enfoque cuantitativo al comercio.

"Hace diez años podía ser un buen operador, ahora no podía", dijo Perryman. "No tengo antecedentes cuantitativos y ese es el 50% del trabajo ahora. Se necesitan habilidades cuantitativas para manejar, organizar y racionalizar la cantidad de datos disponibles".

Roosevelt Bowman, que negoció bonos en Lehman Brothers en 2008, aprendió a programar cuando la empresa estalló. Más de una década después, ahora como estratega senior de inversiones en la división privada de gestión de patrimonio de AllianceBernstein, utiliza lenguajes de programación como R y Python regularmente en su trabajo en Nueva York.

En UBS, Purves encabeza un esfuerzo para digitalizar el comercio de renta fija y acciones del banco de inversión y, como parte de eso, realizó un curso con la Universidad de Singularity de Silicon Valley para aprender cómo los banqueros experimentados pueden evolucionar y mantenerse relevantes. Purves dice que cuando se trata de nuevas contrataciones, los mejores candidatos son aquellos que tienen menos "desaprender". Son jugadores de equipo con habilidades informáticas que a menudo son nuevos en la banca, dijo.

Jack Miller, jefe de operaciones de Robert W. Baird en Milwaukee, está de acuerdo. Por primera vez el año pasado, incluyó el dominio de la codificación como un requisito para un trabajo de comerciante junior, pero aún no ha encontrado a nadie con la combinación adecuada de habilidades técnicas y personales. A medida que los inversores rastrean cada vez más los índices en lugar de administrar activamente sus inversiones, es otro ejemplo de cómo las máquinas están frenando la cantidad de dinero que las personas pueden ganar. El cambio a la inversión pasiva significa que las personas y las instituciones tienen alternativas de bajo coste a los administradores de activos tradicionales, que han respondido recortando gastos, dijo Miller.

"Hay un efecto de goteo que ejerce presión sobre el conjunto general de compensaciones disponibles para el lado de la venta", dijo Miller. Eso es "impulsado por el lado de la compra que es mucho más sensible a los costes".

RELACIONADAS