Tecnología
Fecha de publicación: 2018-03-17

Así usa Instagram el “big data” y la inteligencia artificial

Se analizan grandes cantidades de información para mejorar la experiencia del usuario. Esta es la forma de limpiar tu cuenta de Instagram.

Por La Vanguardia

Los 800 millones de usuarios activos cada mes en Instagram generan una cantidad de información inmensa. Cada día se publican 70 millones de fotos que acarrean millones de ‘likes’ y comentarios. Con toda esta información, Instagram se está convirtiendo ta mbién en una compañía de “big data”.

Elementos como la conducta de los usuarios, las interacciones entre ellos o los hashtags se analizan con herramientas de inteligencia artificial para mejorar la aplicación, realizar estudios sociales y científicos y también para proporcionar a los anunciantes targets muy específicos para su publicidad.

Desde que Instagram sustituyó el time-line cronológico por uno que ordena las publicaciones según su relevancia, los algoritmos de aprendizaje automático han tenido un papel fundamental, según explican en Forbes. Estas herramientas son imprescindibles para determinar qué publicaciones interesan más a cada usuario.

No solo se usan para clasificar y seleccionar los posts de las cuentas seguidas, sino también para escoger entre todo el contenido de la red qué mostrar a cada usuario en la sección “Explore”. A medida que el contenido aumenta, es más complicado para estos algoritmos, que deben afinar más su selección.

Otra función de la inteligencia artificial en Instagram es para filtrar las publicaciones de spam. Para ello se utiliza el algoritmo de Facebook DeepText, capaz de entender el contexto de mensajes en nueve lenguas. Cuando esta herramienta detecta publicaciones “basura” las elimina automáticamente.

El mismo algoritmo se utiliza también para combatir el bullying. Mientras otras redes como Facebook o Twitter se basan únicamente en la denuncia de otros usuarios para eliminar mensajes ofensivos, Instagram utiliza esta herramienta para detectar mensajes abusivos y eliminarlos. La información que generan las redes puede utilizarse para estudiar factores humanos, sociales, económicos o culturales alrededor del mundo. Una investigación analizó 100 millones de fotos de Instagram para entender los patrones de vestimenta en diferentes regiones. Para un humano sería imposible analizar esta cantidad de imágenes.

Igual que Facebook, Instagram también vende esta información a los anunciantes. Las empresas pueden dirigir sus mensajes de márquetin a aquellos usuarios que por sus preferencias e intereses mostrados en Instagram podrían estar más interesados en el producto o el servicio.

RELACIONADAS