Tecnología & Cultura Digital
2022-12-01

Estos son los cuatro mejores hábitos de seguridad en línea

Un estudio de una empresa de ciberseguridad indica que el 46 % de los usuarios latinoamericanos ha compartido datos personales para comprar o acceder a servicios en línea.

Por estrategiaynegocios.net

El Día Mundial de la Ciberseguridad, que cada año se conmemora el 30 de noviembre, busca concientizar a los internautas sobre la responsabilidad de ser mejores ciudadanos digitales, ocupados de proteger su privacidad y seguridad en línea.

Un estudio de Kaspersky, empresa de ciberseguridad y privacidad digital, revela que en América Latina, a más de la mitad de los usuarios (67 %) les preocupa mucho su ciberseguridad, pero este interés aún no se ha convertido en un conocimiento efectivo que les permita tener una adecuada higiene digital.

Además, el 46 % de los usuarios latinoamericanos ha compartido datos personales para comprar o acceder a servicios en línea, mientras que el 40 % ha registrado los datos de alguna tarjeta de crédito en una aplicación o sitio web.

De interés: Compañía japonesa busca poner primer módulo de aterrizaje privado en la Luna

En ese marco, Kaspersky comparte cuatro recomendaciones para reforzar la privacidad y mejorar la higiene digital

1. Ajusta tu configuración de privacidad. La mayor parte del oversharing -compartir los datos que deberían haberse dejado en privado- ocurre en las redes sociales. Si bien es natural que quieras compartir con tus amigos y familiares, es importante tener presentes los riesgos que conlleva, como el doxing.

Los ajustes de privacidad vienen al rescate, y aunque pueden parecer complejos y abrumadores, hay consejos al respecto que pueden hacer que tu uso de las redes sociales sea seguro y agradable.

2. Cuida lo que comparte. Internet funciona de forma muy parecida al cuento de Hansel y Gretel. Cada vez que la gente utiliza los servicios digitales, su actividad deja rastro o “migas” de información. Una miga puede ser, por ejemplo, una publicación en las redes sociales, una etiqueta en alguna foto o una compra en línea. Cuando se unen, las migajas crean un todo: la huella digital de los usuarios, que puede utilizarse para identificarlos en línea.

Puede leer: Marketing de influencers mueve hasta US$15.600 millones al año en Latinoamérica

Para reducir esta huella, es importante tener cuidado con los datos que se comparten en línea. Por ejemplo, al publicar una foto, piensa dos veces antes de etiquetar a tus amigos o publicar geoetiquetas con ella. Eliminar este tipo de información hará la vida mucho más difícil a los potenciales ciberacosadores, así como a los estafadores que pueden utilizar los datos personales en esquemas de “phishing”.

3. Combatir el rastreo en la web. Todos los días los usuarios visitan decenas de sitios web o servicios digitales. Muchos de ellos recogen datos sobre las actividades en línea de las personas, a menudo sin que éstas lo sepan. Esta información puede utilizarse para elaborar un perfil del usuario.

Así, los posibles defraudadores pueden deducir los intereses de la víctima potencial para mostrar banners publicitarios dirigidos falsos. Soluciones como las extensiones de los navegadores o las herramientas de seguridad limitan el rastreo de la web, impidiendo que estos sitios recopilen información sobre ti.

4. Dos candados son mejor que uno. Para proteger completamente tus cuentas, utiliza siempre la autenticación de dos factores (2FA) cuando esté disponible. Aunque las contraseñas fuertes y únicas son imprescindibles, la autenticación hace increíblemente más difícil que los cibercriminales roben tu cuenta y los datos privados almacenados en ella.

Como es imposible recordar las contraseñas de todos los sitios web y aplicaciones, la opción más segura es utilizar un gestor de contraseñas para generar claves fuertes y únicas. En este caso, los usuarios deben crear una sola contraseña maestra, la cual debe ser larga y compleja, para utilizar dicha aplicación todos los días.

Para crearla, los usuarios pueden emplear diferentes trucos como el método del “Algoritmo de la Historia”, el cual se basa en utilizar frases o palabras familiares que tengan sentido para ellos y, no sólo ayudarán a recordar la contraseña, sino que la convertirán en una combinación fuerte.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE