Opinion
Fecha de publicación: 2019-09-05

Opinión desde Guatemala: Nuestros ojos en las postuladoras

  Las comisiones de postulación son recursos institucionalizados, regulados y organizados por nuestra Constitución. Están conformadas por representantes de sectores académicos, profesionales y gremiales, quienes tienen a su cargo proponer a candidatos ideales para instituciones de gran importancia.

Por Salvador Paiz

En estos días las Comisiones de Postulación se encuentran eligiendo a los magistrados que liderarán nuestra Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Cortes de Apelaciones (CA). Esta es una responsabilidad que no se puede tomar a la ligera, ya que ambos órganos defienden la prevalencia de justicia en nuestra nación.

La CSJ es el órgano de más alta jerarquía del Organismo Judicial. En el artículo 203 de nuestra Constitución se establece que esta tiene exclusividad absoluta de la función jurisdiccional en el país, “ninguna otra autoridad podrá intervenir en la administración de justicia”. Está conformada por 13 magistrados. Por otro lado, las CA son el segundo órgano más importante en nuestra cadena de justicia, ya que son foros superiores a los juzgados de primera instancia, los de paz y los menores. Cada sala se conforma por un magistrado presidente, dos titulares y dos suplentes.

Los magistrados de ambas cortes son piezas fundamentales en la administración de justicia en nuestro país. Por consiguiente, las personas que ocupen tales puestos deben ser lo mejor de lo mejor. Las comisiones de postulación deben tener como objetivo llevar a cabo un proceso de elección recto e imparcial. Para que así la justicia cumpla su importante rol.

Las comisiones de postulación son recursos institucionalizados, regulados y organizados por nuestra Constitución. Están conformadas por representantes de sectores académicos, profesionales y gremiales, quienes tienen a su cargo proponer a candidatos ideales para instituciones de gran importancia. En el caso de la CSJ y las CA, las comisiones están conformadas por representantes de universidades del país, Colegio de Abogados y Notarios, magistrados de la CSJ y CA. Este año, la Comisión de CA es presidida por el rector de la Usac, Murphy Paiz, y se integra por los decanos de las 12 facultades de derecho de las universidades del país, 12 representantes del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG) y 12 Magistrados de la CSJ. La Comisión de la CSJ es presidida por el rector de la Universidad Mesoamericana, Félix Serrano, y se conforma por 12 delegados del CANG y 12 magistrados de CA.

Ciertamente no es un proceso perfecto, pero es el que nuestra Constitución manda. El ideal sería lograr algún esquema escalonado y en lugar de nombrar todos los magistrados de junto. Las cortes de apelaciones quizás serían mejor si se nombraran desde la meritocracia de una carrera judicial bien formada. Pero nada de eso es así y tenemos que respetar el sistema actual hasta que se reforme la Constitución. No obstante, es de reconocer que dicho sistema mejoró con la Ley de Comisiones de Postulación, aunque el proceso fue desvirtuado al politizarse la academia.

Este año vivimos un escenario complicado para las comisiones de postulación, por lo que el acompañamiento ciudadano es aún más importante. En primer lugar, tenemos un Congreso en funciones donde 110 diputados no fueron reelectos. Por tanto, esos diputados salientes pueden votar casi sin consecuencia, y sus acciones podrían obedecer a otros intereses. Por otro lado, varios partidos políticos, que seleccionarán a los futuros magistrados, se encuentran en proceso de cancelación, casos que pueden llegar a ser materia para la CSJ o CA.

Recordemos que las cortes de nuestro país son el verdadero cuello de botella del sistema de justicia criminal. Según el Flujograma de Justicia Criminal de Fundesa y Cien, hasta el 2018 el OJ tenía una mora de cerca de 170 mil casos, 17.5 por ciento más que los que tenía en 2017, mora que va creciendo a una velocidad vertiginosa. En los últimos seis años la eficiencia del OJ se ha venido para abajo, pasando de 27.6 por ciento en 2013 a 19.8 por ciento en 2018. Si queremos reducir la impunidad y lograr una justicia pronta y cumplida es aquí en dónde debemos centrar esfuerzos como nación. Los magistrados que las comisiones elijan tendrán importantes tareas que cumplir, empezando por incrementar la eficiencia de las cortes, liderar proyectos de la automatización y digitación de todo el sistema judicial, entre otros. Por tanto, las comisiones de postulación deberán elegir a personas por su idoneidad, su carrera judicial, su capacidad intelectual, y además su capacidad de liderazgo, para así renovar nuestro sistema de justicia.

Los ciudadanos podemos apoyar este proceso. Solo debemos tener nuestros ojos en las postuladoras. Debemos observar de cerca el proceso y exigir su transparencia. Conozcamos los listados de postulantes y atrevámonos a aportar insumos verificables sobre la idoneidad de candidatos que conozcan. Guatemala Visible está velando por la transparencia de este proceso, podemos enviar nuestros reportes de manera privada (Inbox) a sus redes sociales. De los futuros magistrados depende la prevalencia de la justicia en nuestro país.

www.salvadorpaiz.com

RELACIONADAS