Opinion
Fecha de publicación: 2019-03-15

Opinión: Se repite la historia

De acuerdo a datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, los guatemaltecos detenidos en las fronteras del sur de Estados Unidos han alcanzado cifras récord. En solo cuatro meses (octubre a enero), la CBP detuvo a 50.593 personas.

Por Salvador Paiz

La desaparición de los mayas ha sido uno de los misterios más grandes en el mundo. Sin embargo, recientes descubrimientos en Petén demuestran que los mayas abandonaron sus ciudades por una conjugación de factores, entre ellos, sequías prolongadas.

Hoy Centroamérica vive un fenómeno migratorio similar. Recientemente, el New York Times publicó un breve análisis de la situación, en el que califica a las familias centroamericanas como el nuevo rostro de la migración ilegal. Una de las creencias históricas era que la violencia era una de las causas principales de esta fuerte migración. Sin embargo, los datos manifiestan una mejora considerable en materia de seguridad. La evidencia apunta a que, en realidad, son factores puramente económicos y la búsqueda de mejores oportunidades, lo que mueve a esta ola de personas. Así como con los Mayas, algunas de las causas de la migración actual han sido las sequías y las fuertes variaciones climáticas. Eso, combinado con el depreciado valor de algunos de nuestros principales productos (café y maíz), hace imposible el ganarse la vida para muchas de estas familias.

De acuerdo a datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés), los guatemaltecos detenidos en las fronteras del sur de Estados Unidos han alcanzado cifras récord. En solo cuatro meses (octubre a enero), la CBP detuvo a 50 mil 593 guatemaltecos. Esta cifra supera el total de detenciones en 2018. De hecho, de los 76 mil migrantes ilegales detenidos en febrero de este año, el 90% proviene de Guatemala. Esta tendencia es preocupante, no puedo ser el único que se alarme con estas cifras.

No es secreto que estas miles de personas abandonan lo poco que tienen en búsqueda de una mejor vida. Pero, ¿por qué, como país, hemos sido incapaces de ofrecerles mejores oportunidades de vida aquí mismo? Hoy lo mejor que podríamos darle a todos estos migrantes es un trabajo digno. En palabras del ex presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, “la mejor política social es el empleo”. La gran pregunta es, ¿cómo lo hacemos? ¿cómo generamos más empleos dignos para esas miles de personas? ¿cómo atraemos más inversión?

Debemos resolver las limitantes vinculantes a nuestro desarrollo como nación, para lograr mejoras sustanciales. De esta manera potencializaremos el crecimiento de las empresas y, con ello, crearemos más empleos dignos. Una posible manera de lograrlo es la aprobación del “combo” de leyes que detonarían el desarrollo del país: la Ley General de Infraestructura Vial (5431) y la Ley de Vivienda (5484).

La infraestructura es la base sobre la cual se construye una sociedad equitativa, se impulsa sostenibilidad ambiental y se asegura la eficiencia económica. Con este “combo” de leyes lograremos dinamizar nuestra economía, generar más empleos (tres empleos directos se generan con la construcción de una vivienda), conectar a nuestro país con una red vial adecuada, y brindarle techo y suelo digno a miles de familias guatemaltecas. ¿Demasiado bueno para ser cierto? Sí, y lo es.

Hoy los recientes descubrimientos en Petén nos muestran cómo una civilización cae a causa de situaciones ecológicas y económicas. No permitamos que la historia se repita. Nosotros tenemos la capacidad de cambiar nuestro futuro, tomando decisiones más acertadas. Trabajemos para terminar con esta crisis migratoria. Exijamos esa agenda de activación económica que tanto necesitamos. Exijámosle a nuestros diputados que demuestren su apoyo a este combo de iniciativas antes de las elecciones.

www.salvadorpaiz.com

RELACIONADAS