Ocio
Fecha de publicación: 2022-01-08

¿Cómo empezar una rutina de ejercicios físicos y mejorar la calidad de vida?

Una de las recomendaciones es buscar una actividad que le apasione y tratar de realizarla cada día, a la misma hora y ojalá en compañía.

Por estrategiaynegocios.net

¿Cuántos iniciaron el año poniendo como propósito el hacer alguna actividad física, pero no saben cómo lograrlo? La rutina es indispensable.

Cuando la actividad física es planeada, estructurada y repetida para mantener una buena salud, se le conoce como ejercicio y debe ir acompañada de una alimentación equilibrada y nutritiva, ajustada de acuerdo con la edad, género, la estatura y la condición de la persona.

El Dr. Gustavo Castillo, Médico General de la Clínica ULACIT, menciona que el deseo de sentirse física y mentalmente mucho mejor, compartir en burbuja familiar, mejorar la calidad de sueño, ayudar a controlar enfermedades crónicas no transmisibles como la obesidad, diabetes, presión alta, colesterol o triglicéridos elevados y síndrome metabólico, son claves fundamentales para retomar o empezar con el ejercicio o actividad física, ya que brindan una serie de beneficios para la salud.

“No es necesario tener que sacar dinero del bolsillo, ya que se puede realizar en la casa, en sus alrededores; solo o en familia. Realizar caminatas entre 20 y 30 minutos a paso leve a moderado constituye un ejercicio idóneo para retomar el deporte la actividad física y recreación. Si usted ya ha realizado otras actividades previamente puede arrancar con 30 minutos de ejercicio o actividad física al menos tres a cuatro veces a la semana” explicó.

Si sigue en teletrabajo, el médico menciona que las personas que siguen en teletrabajo o tienen tiempo reducido pueden realizar al menos dos pausas activas de al menos 5 a 10 minutos, ya que ayuda a fomentar un hábito en actividad física y tiene un efecto sumatorio; esto quiere decir que si durante el día la persona realiza 3 series de 10 minutos, al final del día es como si hubiese realizado 30 minutos.

Si la persona se encuentra en un espacio reducido de igual forma puede mantenerse activo, realizando actividades que se ajusten como, por ejemplo: planchas, lagartijas, sentadillas, jumping jacks, saltar cuerda, estiramientos, meditación o yoga.

Daniela Astorga, Nutricionista de la Clínica ULACIT, agrega que la alimentación es el complemento ideal para lograr los objetivos propuestos junto al ejercicio. Esta alimentación debe programarse según la cantidad de actividad física y el estilo de vida de cada persona, para asegurar el aporte de calorías y nutrientes esenciales que permitan estar sano y sentirse bien.

RELACIONADAS