Ocio
Fecha de publicación: 2020-10-27
FOTO AFP

Honduras reanuda las bodas, suspendidas por la pandemia de covid-19

En el turístico municipio de Santa Ana, 10 km al sur de Tegucigalpa, el regidor Rony Vásquez une a las parejas procedentes de la capital y pueblos vecinos vistiendo sus mejores galas.

POR AFP

Las bodas, que estaban suspendidas desde marzo a causa de la pandemia del nuevo coronavirus, fueron reiniciadas en Honduras, donde los novios deben ir protegidos con mascarillas, informaron este lunes autoridades de las alcaldías.

En el turístico municipio de Santa Ana, 10 km al sur de Tegucigalpa, el regidor Rony Vásquez une a las parejas procedentes de la capital y pueblos vecinos vistiendo sus mejores galas.

"Ya nos han bajado bastante los casos (de covid-19) en el pueblo, entonces podemos" retomar las bodas, afirmó Vásquez a la AFP.

Añadió que los contrayentes tienen que presentarse con mascarilla, guardar la distancia con los invitados y otras medidas de bioseguridad.

"Gracias a Dios que hemos podido casarnos. Teníamos planes desde antes de que empezara la pandemia y hemos tenido que esperar", contó a la AFP Erika Yamileth Gómez, de 49 años, quien el pasado fin de semana se casó con Francisco Adolfo Barahona, de 47.

Originaria de la colonia Quezada de Tegucigalpa, tuvo que ir a Santa Ana en busca de un cupo ante la alta demanda que tiene ese municipio.

"Anduvimos en varias alcaldías pero no había cupos o no habían reabierto", añadió la mujer, vestida impecablemente de blanco y con accesorios azules.

"Lo único es que la mascarilla no va con el glamour", lamentó la mujer, dedicada al negocio de bienes y raíces.

Su esposo, un comerciante de ropa y zapatos comentó que sus negocios se paralizaron dos meses por la pandemia, pero pudo retomarlos con ventas a domicilio y por internet.

Tras la boda, la pareja acudió a un restaurante vecino a celebrar solo con seis miembros de ambas familias, ante las restricciones sanitarias en los negocios.

De a poco, Honduras ha permitido la reapertura de actividades económicas y sociales que fueron cerradas en marzo, cuando el gobierno decretó un toque de queda para contener la propagación de la covid-19.

La Comisión Permanente de Contingencias autorizó recientemente la realización de bodas con presencia de invitados, pero mantiene la restricción de congregar a no más de 50 personas.

Pese a la apertura, médicos consideran que el pico más alto de contagios de covid-19 podría darse en diciembre.

RELACIONADAS