Ocio
Fecha de publicación: 2020-01-09

Esta mansión tiene 21 baños y una hipoteca de US$58 millones

En las estribaciones de Bel Air se eleva “Billionaire”, la megamansión de Los Ángeles que, por un momento, fue la casa más cara en venta en EE.UU.

Por Bloomberg

Incluso en esta era de ultrariqueza, y en una ciudad sin escasez de casas caras, esta sobresale: 3.500 metros cuadrados de espacio habitable, 12 habitaciones, 21 baños, tres cocinas, una sala de cine con capacidad para 40 personas, una piscina al infinito con un bar y una bolera de cuatro pistas.

También tiene una hipoteca a la altura. El nuevo propietario, cuya identidad se esconde detrás de una LLC, pagó US$94 millones por la casa en octubre, un generoso descuento respecto al precio inicial de US$250 millones. Obtuvieron un préstamo a 10 años por US$58,2 millones de HSBC Bank USA, de acuerdo con los registros de propiedad, lo que haría que el pago mensual fuera de US$560.000 a las tasas vigentes. La mansión figura como una segunda casa en un documento.

Resulta que los súper ricos a veces compran casas como las personas normales, aunque todo está en una escala mucho mayor. Cuando piden prestado, los bancos están ansiosos por proporcionar crédito. Pero incluso entre los préstamos jumbo, este se destaca, superando la hipoteca de US$53 millones que Goldman Sachs Group Inc. otorgó a Beyonce y Jay Z en 2017 para su hogar de US$88 millones en Bel Air.

“Con las tasas de interés en mínimos históricos, y si eres Jay Z y Beyonce, probablemente podrías pedir prestado dinero a apenas 2,5%”, asegura Shawn Elliott de NestSeekers International, uno de los agentes que ayudó a vender “Billionaire”. “Probablemente tenga más sentido pedir prestado el dinero e invertir el que tienen”.

A medida que los ricos se hacen más ricos y el número de empresas que buscan administrar su dinero aumenta, los grandes bancos se distinguen por sus balances y su capacidad de proporcionar crédito para compras que van desde arte hasta aviones privados y superyates.

El cofundador de WeWork, Adam Neumann, pidió prestados decenas de millones de dólares de bancos como JPMorgan Chase & Co. y Morgan Stanley para comprar propiedades en todo el país. Ahora está buscando vender algunas de las unidades que compró en Nueva York después de que la compañía de oficinas compartidas retirara su oferta pública inicial y se viera obligado a renunciar como presidente y director ejecutivo.

bel_air_road_screen_shot-h_2019(800x600)

Fortunas ilíquidas


Entonces, está Elon Musk, que ha sacado varias megahipotecas, incluida una de US$61 millones de Morgan Stanley sobre cinco propiedades en California. A pesar de valer más de US$29.000 millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg, Musk testificó en la corte el mes pasado que no tiene efectivo.

Si bien la fortuna de multimillonarios como Musk y Neumann es relativamente poco líquida, eso no es un problema para muchos de los súper ricos. Algunas de las compras más grandes de 2019 no involucran hipotecas, según los registros públicos. Entre ellas se cuentan los áticos de Manhattan adquiridos por Ken Griffin por US$240 millones y Jeff Bezos por US$81 millones.

La escritura de la casa de Bel Air fue firmada por Charles Cohen, quien figura como presidente de WinterSun Properties LLC. Elliott dijo que el verdadero comprador desea permanecer en el anonimato.

Cohen, quien también es director comercial en SkyPower Global, no respondió a las llamadas en busca de comentarios.

RELACIONADAS