Ocio
Fecha de publicación: 2019-07-05

Copa América: Cuenta regresiva para Brasil - Perú, una final inédita

Brasil, ocho veces campeón de la Copa América, en 1919, 1922, 1949, 1989, 1997, 1999, 2004 y 2007, ya se encuentra instalado en la Granja Comary, su centro de entrenamientos en Teresóplis, a unos 100 km de Rio de Janeiro.

Por AFP

El Maracaná de Rio de Janeiro es el escenario para disputar la final de la Copa América-2019, el favorito Brasil y el sorprendente Perú preparan la estrategia para quedarse con el codiciado título continental.

Brasil, ocho veces campeón de la Copa América, en 1919, 1922, 1949, 1989, 1997, 1999, 2004 y 2007, ya se encuentra instalado en la Granja Comary, su centro de entrenamientos en Teresóplis, a unos 100 km de Rio de Janeiro.

Perú, dos veces ganador del torneo continental, en 1939 y 1973, arribó la noche del jueves a la 'Cidade Maravilhosa' desde Porto Alegre, donde un día antes se dio el gustazo de golear 3-0 a su archirrival Chile en semifinales.

Mantener el ADN brasileño

Para Everton, la revelación de la Canarinha, que está haciendo olvidar al lesionado Neymar en esta Copa América, la clave de Brasil pasar por mantener "el ADN del fútbol brasileño".

Según dijo 'Cebolinha', tanto en el fútbol mundial como en el brasileño "se apegaron mucho al fútbol europeo, estilo táctico, que está fuera de las características de los atletas brasileños, que es el drible, el uno a uno".

"Entonces, yo trato de hacer eso, que lo hago desde pequeño, que es el ADN del fútbol brasileño", agregó Everton, que advirtió que la goleada 5-0 que Brasil le aplicó a Perú en la fase de grupos no cuenta de cara a la final del domingo, forma parte del pasado y la Canarinha no puede confiarse.

"Va a ser un juego totalmente diferente. Tenemos que estar preparados para hacer un buen juego", sostuvo.

Casemiro coincidió con 'Cebolinha': "Es una final, no vamos a esperar una goleada, ojalá que se dé, pero sabemos que no será así, será duro, ellos se están preparando bien para la gran final".

"Va a ser una gran final, un juego muy difícil, no podemos pensar que ya ganamos, hay que jugar. Una final no se juega, una final se gana, no importa como sea", agregó el aguerrido volante central del Real Madrid.

El zaguero Marquinhos también llamó a ser cautelosos y dejar atrás la goleada 5-0. "Enfrentamos a Perú en una situación antes y hoy la encontramos en otra situación completamente diferente... Aquel juego pasó, ya fue".

Gareca, el hacedor del milagro

Para la prensa peruana hay un gran responsable de este éxito: "Gareca: el arquitecto de este sueño", tituló La República.

En cuatro años al frente de la selección inca, el argentino Ricardo Gareca ha tenido "tiempo suficiente para consolidar una idea del juego y llevar a escribir un nuevo capitulo de su historia, pero esta vez compuesta por ilusión y mucha alegría", destacó el rotativo.

Y el estado de ánimo en la selección inca está por las nubes.

"Es increíble todo lo que estamos pasando, algunos no lo podemos creer. Nos hemos regalado una sonrisa, era algo que queríamos, con ilusión pero siempre con los pies sobre la tierra", dijo el jueves exultante el delantero Raúl Ruidíaz.

Y no es para menos, dado que la celebrada victoria ante Chile le permitió a Perú volver a la final del torneo de selecciones más antiguo del mundo tras 44 años de ausencia, pues no disputa el título desde 1975, cuando venció a Colombia 1-0 en el tercer y decisivo partido.

"Hay que tomarlo con mucha tranquilidad. Es cierto que hemos logrado algo muy importante después de muchos años, pero aún falta un paso más para la gloria", manifestó Ruidíaz, que fue el encargado de eliminar a Brasil de la Copa América Centenario de 2016, con un polémico gol con la mano que le permitió a Perú vencer por 1-0, resultado que significó la caída del DT Dunga. "Ahora hay VAR", bromeó Ruidíaz.

El árbitro del encuentro será el chileno Roberto Tobar.

La AFA vuelve a la carga

Mientras tanto, Argentina y Chile se preparan, cabizbajos, para disputar el partido por el tercer puesto el sábado, ese que nadie quiere jugar y prácticamente no tiene razón de ser.

El interés en las últimas 48 horas se ha centrado además en las duras acusaciones de la Asociación del Fútbol Argentino contra la Conmebol por la actuación del VAR durante el partido de semifinales que la Albiceleste perdió contra Brasil (2-0).

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) pidió el viernes a la empresa prestadora del VAR en la Copa América-2019 que aclare si los equipos de seguridad del presidente Jair Bolsonaro provocaron interferencias en las comunicaciones entre el árbitro y los asistentes del videoarbitraje como publicaron algunos medios.

El sitio brasileño Globoesporte.com publicó el miércoles que hubo un problema con el VAR antes del partido de semifinales jugado en el Mineirao, en Belo Horizonte, producido por "una interferencia en la señal de radio utilizada por el equipo de seguridad del presidente Jair Bolsonaro", presente en el estadio.

El jueves, en otra carta enviada a la Conmebol, la AFA denunció los "groseros errores arbitrales", que involucran en forma principal al ecuatoriano Roddy Zambrano, árbitro del partido.

Por el momento, la Conmebol no respondió a las acusaciones de la AFA.

RELACIONADAS