Ocio
Fecha de publicación: 2017-06-13

El documental que acusa a Herbalife de ser 'la mayor pirámide del mundo'

El documental está disponible en Netflix y iTunes y reabre el debate sobre las prácticas de la compañía.

Por El Espectador

Si busca en Google el documental 'Betting on zero' del realizador norteamericano Ted Braun, lo primero que aparecerá en la lista de páginas es un artículo pagado en el que se asegura que la película “es simplemente un intento de manipular el precio de las acciones de las empresas de venta directa para que los inversores puedan beneficiarse”.

Desde que Braun lanzó su documental, que por cierto recibió una mención especial del jurado en el festival de Tribeca en Nueva York a mejor investigación cinematográfica en 2016, ha tenido que esquivar una delicada red de artimañas para poder distribuirlo y llevar su principal mensaje: que Herbalife es la mayor pirámide comercial del mundo y tarde o temprano se derrumbará.

Pero los anuncios pagados en Google, la clausura de algunas cuentas en twitter han sido el menor de los tropiezos. Según confesó Braun al periódico The Guardian, desde que concluyó su documental los distribuidores que contactó se negaron a comercializar el trabajo temiendo demandas de los abogados de Herbalife.

De hecho, cuando presentó la película en la Galería Nacional de Retratos, en Washington en octubre de 2016, se sorprendió al enterarse que todas las 173 entradas habían sido vendidas pero la sala estaba medio vacía.

Braun asegura que que la abogada Heather Podesta y los socios de su firma de cabildeo compraron la mayoría de las entradas.

El documental de Braun recopila una serie de testimonios de personas, principalmente latinos, que han perdido desde US $8.000 hasta US $22.000 en productos de la compañía.

La acusación hace eco a una investigación de la Comisión Federal de la Competencia de Estados Unidos que el año pasado condenó al Herbalife a pagar US$200 millones a unas 350.000 personas por haber prometido a sus adherentes beneficios que no estaban en condiciones de alcanzar.

Aunque la agencia reconoció los problemas en la operación de la compañía le permitió seguir operando siempre y cuando sus participantes comenzaran a ser recompensados por lo que venden y no en base al número de personas que reclutan.

Herbalife fue fundada por el empresario Mark Hughes en 1980 e inicialmente se concentró en la venta de batidos de proteínas a través de marketing multinivel (MLM), una técnica que alienta a los distribuidores a contratar a otros distribuidores, ofreciendo una participación en sus ventas.

Las autoridades de California inicialmente trataron de contener a la compañía pero Hughes se encargó de convertirla en una poderosa fuente de dinero. En el momento en que Hughes murió en 2000 Herbalife ya operaba en 94 países. Michael Johnson, un ex ejecutivo de Disney, ocupó la silla de Hughes y se convirtió en el ejecutivo mejor pagado de EE.UU en 2011 con un salario de US$89 millones anuales.

El documental de Braun explora la profesía que hizo el 19 de enero de 2012 el inversionista Bill Ackman, que se atrevió a realizar una arriesgada apuesta financiera en contra de Herbalife. A través de su fondo de inversión apostó US$1.000 millones en contra de las acciones de Herbalife.

De acuerdo con la revista Fortune, tras la operación bursátil las acciones de Herbalife cayeron 10% a los seis segundos y una semana más tarde, el valor de la compañía había caído un 42%. Ackman explicó en aquella ocasión que Herbalife operaba siguiendo un esquema piramidal en el que se engañaba a sus trabajadores. A lo largo de tres años invirtió más de US $50 millones para demostrar los trucos de Herbalife.

Según este trabajo, el 80% de las personas que entran a Herbalife en menos de cinco años han salido y han sido reemplazadas por otras. Cerca del 95% pierde la inversión inicial. El 1% de los miembros de Herbalife se quedan con el 88% del dinero que entra. "Las pequeñas mentiras no prosperan, las grandes si", dice en algún momento Ackman.

Los directivos de Herbalife desde entonces han acusado a Ackman de ser un especulador financiero que apostó a la destrucción de la compañía y ha hecho lo posible por poner el mundo en contra para ganar su apuesta.

La posición de Herbalife sobre “Betting on zero”

Según Herbalife, el documental Betting On Zero “es un infomercial que apunta a compañías como Herbalife y a toda la industria de la venta directa”.

En un comunicado, la empresa acusada en la cita explica que “los productos de las compañías de venta directa normalmente no se venden en tiendas minoristas; en cambio, se accede a ellos mediante una red de distribuidores independientes. En 2016, a nivel global, las compañías de venta directa generaron más de U$S183.729 millones en ventas minoristas e involucraron a más de 103 millones de personas”.

Según dicho comunicado, Betting on Zero fue “concebida y financiada por un inversor de fondos de cobertura de Nueva York en su intento por honrar su propia apuesta financiera contra una compañía de venta directa, Betting On Zero pretende contar la historia de la apuesta de Bill Ackman: una apuesta de miles de millones de dólares sin precedentes, inimaginable e infundada contra Herbalife, una de las compañías de venta directa más importantes del mundo”.

Siempre según Herbalife, tanto legisladores como líderes de opinión y periodistas destacados cuestionaron públicamente la motivación, las tácticas y la opinión de Ackman y lo instaron a detener sus ataques despiadados contra la compañía de nutrición. “Por ejemplo, cuando la CNBC le preguntó acerca de las observaciones formuladas al New York Times respecto de si Ackman había cruzado el límite de “intentar divulgar la verdad” a “intentar mover el precio de una acción”, el ex presidente de la SEC Harvey Pitt explicó lo siguiente: “Ciertamente parece que es así”. Y agregó: “Intentar mover el precio de una acción para reivindicar la propia filosofía de inversión no está bien””, reza el comunicado.

“El problema fundamental de Betting On Zero es que, aunque se da a conocer como un “documental sobre Herbalife”, la película en verdad es un infomercial parcial e infundado. No refleja una de las facetas importantes de esta batalla ni presenta entrevistas a ninguno de los más de 4 millones de Asociados Independientes ni a los clientes que usan los productos de Herbalife Nutrition en todo el mundo”, aduce la compañía, acusada de pirámide comercial por el documental.

El comunicado concluye diciendo: “Pero claro está, la película no fue pensada para reflejar con justicia el ataque de Ackman. Su propósito, en cambio, fue erigirse en un pretexto para la apuesta de un inversor contra una compañía de venta directa”.

RELACIONADAS