newsletter
Fecha de publicación: 2018-03-04
Businessman fail and money flying
Galeria  Ver Fotogalería

Inversión privada en El Salvador es la más baja de Centroamérica desde 1981

El Icefi revela que entre 1981 y 2016, la inversión privada reportó un promedio anual de 15% del PIB. La inversión extranjera promedió 1,7% desde 1990.

Por El Mundo (El Salvador)

El bajo nivel de inversión privada en El Salvador en comparación con el de sus pares centroamericanos no es una historia nueva. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) señala que este desempeño ha sido una constante desde, por lo menos, las últimas tres décadas.

En la novena edición de su informe “Perfiles macrofiscales de Centroamérica”, el tanque de pensamiento, con sede en Guatemala, señaló que El Salvador es el país de la región con el menor crecimiento económico y este comportamiento coincide con su poca capacidad para atraer capitales privados, domésticos y extranjeros.

Utilizando estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Icefi estima que entre 1981 y 2016, la inversión privada reportó un promedio anual del 15 % del Producto Interno Bruto (PIB), el más bajo de la región.

En ese mismo periodo, Panamá recibió un promedio anual equivalente al 28.5 % de su PIB, el más alto de la región, seguido del 26.7 % de Honduras y el 25.4 % de Nicaragua. En Costa Rica, la tasa media de inversión fue del 21.5 %, mientras Guatemala y El Salvador se ubicaron a la zaga, con 16,2 y 15 %.

Tasa-media-de-inversion(800x600)

La inversión extranjera directa también prefiere alojarse en otros países centroamericanos. Entre 1990 y 2016, señaló el Icefi, la inversión extranjera representó un promedio anual del 1.7 % del PIB, mientras en Panamá alcanzó el 6.2 %, en Nicaragua y Costa Rica el 4.3 %, en Honduras el 4 % y en Guatemala el 1.5 %.

Las restricciones

El Icefi consideró que este bajo desempeño de la inversión privada se explica en parte por una bajo ahorro interno.

Entre 1981 y 2016 representó el 12.7 % del PIB, el más bajo de la región, “lo que de inmediato reafirma la insuficiencia de financiamiento para la inversión”, indicó.

“La explicación de este fenómeno es relativamente sencilla y obedece a la estrategia de especialización de la producción hacia los mercados internacionales que ha sido fortalecida desde hace algún tiempo, con el consecuente descuido del mercado interno”, añadió.

Consideró que la base de esta estrategia es mantener bajos salarios. Citando datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indica que El Salvador tiene los ingresos más bajos de Centroamérica, US$605,90 de paridad de poder adquisitivo (PPA, la cantidad de moneda local necesaria para adquirir en ese país la misma cantidad de bienes que en EE.UU. se pueden comprar por un dólar).

También señaló que la región ha tendido a ofrecer exenciones fiscales para atraer capitales extranjeros, quedándose sin ingresos para suplir factores que un empresario busca para invertir, como buena infraestructura, educación de calidad y otros.

RELACIONADAS