newsletter
Fecha de publicación: 2021-06-10

Salud mental: Naomi Osaka desnuda patologías en los deportes

La tenista, que se retiró del Abierto de Francia, se une a otros atletas destacados que hablan de sus problemas de depresión o ansiedad, ocasionados por las altas exigencias del deporte de élite.

Por NYTIMES.com

Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia. Pero su decisión también es un potente ejemplo de un movimiento entre los atletas de élite para desafiar la noción ancestral de que son, y deben ser, tan incomparables a nivel mental como sucede con el estado físico de sus cuerpos, sin mostrar los problemas ocasionados por las enfermedades mentales.

Osaka, la atleta femenina mejor pagada del mundo, quien dijo que ha enfrentado “largos episodios de depresión” desde que ganó el Abierto de Estados Unidos en 2018, es la incorporación más reciente a la lista de atletas prestigiosos que se han pronunciado sobre la salud mental en todo el mundo.

En conjunto, las revelaciones de estos atletas, que a veces se han sentido empoderados por las redes sociales y las experiencias de otras personas, han impulsado el tema desde las bambalinas del mundo deportivo hacia el centro de las etapas más importantes de la vida moderna. Y están obligando a que la comunidad deportiva reconozca que las presiones de la competencia, sin duda, han contribuido a las enfermedades que sufren algunas estrellas, y que esas estrellas nunca fueron intocables.



“Hay más aceptación de eso y una mayor comprensión de que la salud mental es algo real. En el ámbito del atletismo se necesita una gran valentía para que estos deportistas de alto perfil se atrevan a usar la palabra ‘depresión’ o ‘ansiedad’”, dijo Jamey Houle, el psicólogo deportivo principal de Ohio State. También fue un reconocido gimnasta en esa institución.

“La vulnerabilidad”, agregó, “hace que caigan los muros, que el estigma se reduzca un poco más y la gente obtenga más ayuda”.
Antes del reciente anuncio de Osaka, el nadador Michael Phelps discutió públicamente sobre su historial de depresión y ansiedad en los últimos años. La gimnasta Aly Raisman ha descrito sus esfuerzos para enfrentar el trastorno de estrés postraumático. Brandon Marshall, quien pasó 13 temporadas en la NFL, ha hablado sobre su diagnóstico de trastorno límite de la personalidad. Los jugadores de baloncesto A’ja Wilson, DeMar DeRozan y Kevin Love han revelado que sufren de depresión. Amanda Beard, quien hizo su debut en la natación olímpica en Atlanta cuando tenía 14 años y ha luchado contra la depresión y las autolesiones, tituló su libro de memorias, publicado en 2012, como In the Water They Can’t See You Cry (“En el agua no pueden verte llorar”).

Hasta hace poco muchas de esas historias, profundamente personales, se ocultaban cuidadosamente y no se discutían ante la opinión pública. Durante una noche, hace menos de cinco años, Victoria Garrick estaba en su dormitorio y se conectó a internet en busca de ayuda. Era jugadora de voleibol en la Universidad del Sur de California y su mente estaba en peligro: ansiosa, preocupada, presionada hacia la perfección.

“Recuerdo que busqué en Google y no pude encontrar a nadie, a ningún atleta que me hiciera sentir menos sola”, dijo Garrick en una entrevista el martes. Esa búsqueda frustrante y, en gran parte infructuosa, ha cambiado mucho.

“Si escribes ‘depresión del atleta’, encontrarás que los mejores deportistas del mundo son vulnerables y comparten lo que han pasado”, dijo. “Es una diferencia enorme. Eso te dice que puedes ser un atleta de élite, el mejor del mundo, y todavía puedes experimentar ansiedad”.

Pero otras generaciones de atletas difícilmente sintieron que podían ser tan transparentes.

La atención que generó la enfermedad de Jimmy Piersall, un jugador de béisbol profesional que fue internado en un hospital psiquiátrico en 1952 y cuya enfermedad fue el tema de un libro y una película, Fear Strikes Out, fue distintiva porque estaba muy alejada de la realidad que imperaba en ese momento.

Cuando estaba en secundaria, a fines de la década de 1990, Houle mantuvo en secreto sus sesiones con un psicólogo deportivo porque, según recordó el martes, le preocupaba que “la gente pensara que estaba perdido o que era mentalmente débil o algo así”. En la década de 2010, aunque la sociedad se volvió más tolerante con los padecimientos de salud mental, los atletas que finalmente optaron por divulgar sus antecedentes médicos a menudo dudaban por el temor a ser considerados como no aptos o el riesgo de verse discriminados.

“El estigma aumenta aún más en nuestro mundo deportivo debido a la idea de que la debilidad es algo que nunca se muestra, la debilidad no es parte de ser atleta, de ser de élite, de ser el mejor”, dijo Leeann Passaro, quien jugó fútbol en la Universidad Washington and Lee en Lexington, Virginia, y ahora trabaja con Garrick en un grupo de defensa, Hidden Opponent, que se enfoca en el bienestar en los deportes.

El anuncio de Osaka, dijo Passaro, fue particularmente notable porque reveló su enfermedad en medio de graves problemas. “El hecho de que esté pasando por eso y salga a decirlo es muy diferente a los atletas que han dicho algo similar”, dijo Passaro, quien ha lidiado con ansiedad y depresión.

Aunque muchos tenistas habían criticado la decisión de Osaka de evitar a los periodistas en el Abierto de Francia, algunos de los que permanecieron en las instalaciones del torneo en París dijeron el martes que respetaban su decisión de comentar sus dificultades. “Nadie sabe por lo que está pasando cada uno de nosotros; no importa lo que elijan compartir públicamente, no se sabe lo que hay adentro”, dijo Ann Li, de 20 años, una tenista estadounidense.

Jennifer Brady, otra jugadora estadounidense, ha hablado abiertamente sobre sus problemas de confianza. Dijo que la experiencia de sentarse frente a un micrófono y hablar sobre sus emociones en una habitación llena de extraños es cualquier cosa menos normal. “Es algo de lo que no es muy fácil hablar, incluso con personas con las que te sientes cómoda”, dijo Brady, de 26 años. “Me cuesta mucho abrirme, no es algo que surja de forma natural”.

Sin embargo, Matthew Smith, profesor de historia de la salud en la Universidad de Strathclyde en Glasgow, dijo en un correo electrónico que su investigación sugería que los atletas parecían más dispuestos a hablar sobre su salud mental durante la última década que antes. Quizás eso se debe a los suicidios y abusos en los deportes que han suscitado conversaciones más amplias sobre temas que eran un tabú.

“Históricamente, los atletas se han mostrado reacios a hablar sobre su salud mental, sobre todo porque podía usarse en su contra”, dijo. Señaló que los deportes estaban plagados de problemas, incluidos el racismo, la homofobia, el sexismo y el perfeccionismo, que pueden contribuir a los problemas de salud mental.

A pesar de eso, los atletas e investigadores dijeron que las revelaciones de figuras tan prominentes como Osaka y Phelps hicieron que fuera mucho más difícil para los fanáticos, entrenadores y patrocinadores restarle importancia a la salud mental y no considerarla como algo primordial que requiere un tratamiento cuidadoso.

Houle cree que hace unas décadas, cuando el abuso de sustancias era quizás el elemento más discutido de la salud mental en los deportes, las figuras del tenis habrían descartado los argumentos de Osaka como los simples “nervios” causados ​​por un gran torneo. Sin embargo, su declaración generó una gran cantidad de apoyo por parte de los principales atletas del mundo, incluso algunos estaban preocupados por la posibilidad de que hubiera sido intimidada para que hablara al respecto cuando se enfrentó a los organizadores del torneo por las apariciones obligatorias en las conferencias de prensa.

“La salud mental no es una broma, esto es real y serio”, escribió Lewis Hamilton, el piloto de Fórmula 1, en Twitter el martes. “Requiere mucha valentía poder decirlo”.

Y añadió: “Asegurémonos de que Naomi sepa que no está sola”.

RELACIONADAS