newsletter
Fecha de publicación: 2020-05-18

Estudio: La población bancarizada en Latinoamérica avanza hacia la multibancarización

El 24% de los bancarizados internautas utiliza el dispositivo para pagar en comercios físicos y el 9,4% realiza transacciones de pago entre particulares, destaca IX Informe de Tendencias de Medios de Pago de Minsait Payments 2019.

Por estrategiaynegocios.net

La población latinoamericana avanza hacia la multibancarización, en lo que parece una muestra clara de que las necesidades financieras actuales de los consumidores no están siendo cubiertas por sólo una entidad. Un fenómeno que se ha intensificado en el último año hasta ser ya 6 de cada 10 bancarizados internautas los que operan con dos o más entidades.

Más noticias en Estrategia & Negocios

Asimismo, en términos de antigüedad, y a diferencia de Europa, las relaciones que mantienen los bancarizados con su entidad financiera principal son mucho menos estables. Los 18 años de Reino Unido o los 12 de España se alejan considerablemente de los 8 años de promedio en la región latinoamericana.

Así lo destaca el IX Informe de Tendencias de Medios de Pago de Minsait Payments 2019, empresa que agrupa todos los productos, soluciones y servicios de medios de pago y los más de 1.000 profesionales especializados de Minsait, una compañía de Indra, realizado con la colaboración de Analistas Financieros Internacionales (AFI), que incluye las opiniones de más de 45 directivos del sector bancario y más de 4.000 encuestas a la población bancarizada de, Latinoamérica, España, Portugal y Reino Unido, país que se incorpora en esta edición por considerarse un referente en este mercado. El informe disponible

De acuerdo con el documento, la multibancarización impacta en la tenencia de tarjetas. En Latinoamérica, la población bancarizada internauta que dispone de más de una tarjeta de una misma tipología (débito, crédito y prepago) es cada vez mayor, especialmente entre aquellos que operan con dos o más tarjetas de prepago, con un crecimiento de 6 puntos porcentuales frente al 4,6% tanto de las tarjetas de débito como de crédito.

Síganos: Estamos en Google Noticias

Los efectos de la multibancarización se observan en mayor medida en Latinoamérica que en Europa. El 37,3% de los latinoamericanos tiene dos o más tarjetas de débito en comparación con el 31% de Reino Unido. En lo que se refiere a las tarjetas de crédito, el 44,1% de ellos ya opera con dos o más tarjetas de débito, distanciándose del 30% de España y Portugal. Similar con la tarjeta prepago, ubicándose como el líder en este ámbito Argentina, por delante de México y Brasil.

Esto, junto con la mayor predisposición a compartir información con las Big Tech (21,8%) y la mayor expectativa respecto a la calidad de los servicios financieros que podrían entregar estas grandes tecnológicas (43,6%), hace de Latinoamérica una región más propicia para la entrada de estos nuevos players.

La reducción del efectivo, tendencia de 2019 acentuada hoy por el COVID-19

En 2019, las modalidades de pago en Latinoamérica revelaban que el último mes el 24% de los bancarizados internautas utilizaba el dispositivo para pagar en comercios físicos y el 9,4% realiza transacciones de pago entre particulares.

El pago móvil crece en todos los países mientras que el efectivo comienza a reducir su presencia en los gastos mensuales. Esta tendencia que ya cobraba importancia en 2019, según recoge el Informe de Minsait Payments, se ve acentuada hoy ante la actual situación provocada por el COVID-19.

Ante la posibilidad de que el uso de efectivo sea un medio de transmisión del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere a todas las personas que paguen con tarjeta y, más concretamente, con tecnología contactless, con el objetivo de disminuir el riesgo de propagación del coronavirus.

En consecuencia, países de todo el mundo se están viendo obligados a reconsiderar su dependencia del efectivo e impulsar iniciativas relacionadas con los pagos electrónicos que propicien el avance hacia una sociedad cashless. Un esfuerzo que se suma al objetivo existente de las diferentes entidades y reguladores por reducir el uso de este medio y que existe en buena parte de los países de la región de Latinoamérica.

Asimismo, a la espera de los resultados que den las estadísticas oficiales, todo apunta a que las compras en comercio físico se trasladarán en cierta medida al online minimizando el impacto del COVID-19, donde la seguridad (frente al contagio) y la comodidad serán dos variables clave.

Pese a su crecimiento, solamente el 7% de los latinoamericanos consideraba en 2019 el pago móvil como su medio de pago principal. La irrelevancia (26,1%) se muestra como el principal obstáculo a su uso, seguido de la desconfianza (20,9%), y la falta de aceptación (17,5%). En menor medida, también aparecen el desconocimiento (9,9%) y la falta de conectividad (9%).

El menor uso del efectivo se complementa también con un mayor uso de los pagos desde cuenta. El 47,8% de los bancarizados internautas en Latinoamérica afirma haber hecho uso de este medio a lo largo del último mes, lo que supone un aumento de 11,1 puntos porcentuales con respecto al año anterior.

Sin embargo, cerca de siete de cada diez latinoamericanos afirma desconocer los nuevos servicios de iniciación de pagos. Y, entre quienes no lo conocen, el 59,6% se muestra dispuesto a utilizar este servicio a lo largo del próximo año.

Pese a ser percibido este nuevo servicio como un medio de pago más moderno, la tarjeta sigue siendo considerada más segura (43,6%), fácil de usar (46,8%) y cómoda (36%), por lo que la posible convivencia con los medios de pago hoy predominantes, como es el caso de la tarjeta, dependerá de la masificación de la iniciación de pagos en el comercio online conforme cambie la percepción.

RELACIONADAS