newsletter
Fecha de publicación: 2020-02-04

El sector aéreo británico promete la neutralidad de carbono para 2050

Este compromiso de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero fue anunciado por la organización Sustainable Aviation, que incluye entre otros al aeropuerto londinense de Heathrow, las aerolíneas British Airways y EasyJet, los fabricantes Airbus y Boeing y el fabricante de motores de avión Rolls-Royce.

Por AFP

La industria aeronáutica británica prometió el martes alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, gracias a proyectos de aviones menos contaminantes y a controvertidos mecanismos de compensación que las oenegés denuncian como medidas puramente cosméticas.

Este compromiso de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero fue anunciado por la organización Sustainable Aviation, que incluye entre otros al aeropuerto londinense de Heathrow, las aerolíneas British Airways y EasyJet, los fabricantes Airbus y Boeing y el fabricante de motores de avión Rolls-Royce.

Estos grupos aseguran que podrán cumplir el objetivo, que es también el establecido por el gobierno británico para el conjunto del país, a pesar del fuerte crecimiento del 70% del tráfico aéreo previsto de aquí a 2050.

Puede leer: WEF 2020: El cambio climático fue el gran protagonista de Davos

El sector apuesta por el uso de aeronaves y motores más eficientes y con menor consumo de energía, o por el uso de combustibles más limpios que utilicen menos petróleo, aunque muchas de esas tecnologías no existan todavía en el sector.

Algunos fabricantes estudian proyectos de aviones eléctricos, como EasyJet, que está trabajando en el tema con la empresa americana Wright Electric: están desarrollando un motor para equipar un avión de 186 asientos con la esperanza de hacer las primeras pruebas de vuelo en 2023.

Más información: Trump denuncia ‘catastrofismo’ climático en su discurso en Davos

Además, la reducción de emisiones se logrará mediante la "compensación de carbono", que por sí sola representará un tercio de las reducciones previstas, señala la Aviación Sostenible. Este mecanismo, muy criticado por las oenegés, consiste en financiar proyectos ecológicos, en particular de reforestación o de energías renovables, para compensar las emisiones de CO2.

Pero la asociación ADS, que representa a la industria aeronáutica británica, advirtió que "el cambio climático es un desafío mundial" y por lo tanto las iniciativas a nivel nacional no serán suficientes.

"La gran mayoría del crecimiento de los viajes aéreos y del número de pasajeros previsto para los próximos 50 años procederá en realidad de regiones fuera de Europa y del Reino Unido", subrayó su director general Paul Everitt, entrevistado en la radio de la BBC 5.

Greenpeace se mostró muy escéptico sobre unas promesas que calificó de "quimera". "La compensación de las emisiones es simplemente una excusa para seguir como si nada hubiera pasado, echando la culpa a otros", dijo John Sauven, director para el Reino Unido. La única manera de reducir las emisiones es bajar la demanda gravando a los viajeros, subrayó.

RELACIONADAS