Claves del día
2016-07-25

Verizon confirma un acuerdo para comprar Yahoo por US$4.830 millones

El grupo de telecomunicaciones estadounidense Verizon (NYSE: VZ - noticias) confirmó hoy que había alcanzado un 'acuerdo definitivo' para comprar el negocio operativo de Yahoo (Hanover: YHO.HA - noticias) por unos US$4.830 millones.

Por Hipertextual

El acuerdo, pendiente de la aprobación de los reguladores, se espera quede cerrado en el primer trimestre del año próximo, informaron ambas empresas en un comunicado de prensa conjunto.
Hasta entonces, dice la nota, Yahoo seguirá operando independientemente. El convenio no incluye activos como la participación de Yahoo en el grupo de comercio electrónico chino Alibaba ni la que tiene en Yahoo Japón.

En 2015 Verizon se hizo con AOL, otra empresa de servicios de Internet, la cual sí estuvo interesada hace tiempo en adquirir los servicios de publicidad de Yahoo. Dicho y hecho. Lo que AOL no consiguió hacer en su momento sí lo ha llevado a cabo Verizon. Ahora podrá combinar los contenidos de Yahoo y la publicidad de AOL y con esto, poder competir de una manera digna con Facebook y Google. O al menos intentarlo.

El principio del fin

Marissa Mayer llegó como la salvadora de una compañía que ya por 2012, tenía aguas por todos sus flancos. Por aquel entonces vender no era una posibilidad viable. Las ofertas de Microsoft, que venían siendo continuas desde 2008, no se consideraban como una posibilidad a tener en cuenta. Lo único que podía tener éxito, según los directivos del momento, era seguir como una unidad autónoma y sin otras grandes tecnológicas que les dominasen. La oferta que se les presentó en el momento de US$44.600 millones y, finalmente, se rechazó. Seguramente hoy extrañan esas cifras.

En cualquier caso, el objetivo de la ejecutiva traída directamente desde Google era reflotar los servicios de Internet de la entidad y volver a darle el brillo que había tenido antaño. La publicidad digital, incluyendo en este grupo a la publicidad nativa para móvil, vídeo y redes sociales han sido algunas de las obsesiones de Mayer. El vídeo como herramienta de contenido más rentable y la retransmisión de eventos deportivos, a través de acuerdos con las grandes ligas, se han llevado una gran parte de los presupuestos.

Tumblr, una de las mayores plataformas de blogs del mundo, costó 1.100 millones de dólares y los resultados no fueron los esperados. De hecho, fueron desastrosos. Flickr también forma parte de la familia de Yahoo, la cual se hizo con la app de fotografías justo antes de su caída en desgracia: poco después de la operación empezaron a surgir competidores que quitaron el brillo inicial a esta startup. Con este panorama, la compra de pequeñas empresas por parte de Mayer no fue para nada acertada. Y así con otro tanto de pequeñas tecnológicas que, por su actividad, tenían un gran número de usuarios susceptibles de unirse a la familia de Yahoo. Pero los gastos fueron enormes y los resultados bastante deprimentes, por lo que el objetivo de Mayer no llegó a rozarse ni con la punta de los dedos.

Pese a los intentos de la nueva directiva de Yahoo por reflotar la entidad, nada parecía ir bien. Los primeros servicios poco rentables de la compañía empezaban a echar el cierre a mediados de 2015: los mapas fueron los primeros, con lo que su posibilidad competir con Google en ese ámbito se hundían por completo. Luego llegaron unos resultados trimestrales que no auguraban nada bueno y, desde ese momento, todo fue cuesta abajo.
Los primeros rumores de la posibilidad de venta de su división de Internet llegaron en diciembre de ese mismo año, seguidos del cierre de varias sedes fuera de Estados Unidos. Y todos nos hacíamos la misma pregunta: ¿es posible que Yahoo sobreviva fuera de Internet? Pues parece ser que sí, o al menos así lo piensa uno de sus accionistas más suspicaces con la actividad de Mayer.

Malos resultados

A través de una carta dirigida al ejecutivo, el inversor activista Starboard Value criticaba la incapacidad del equipo gestor para enderezar los resultados de la empresa. Definiendo el desempeño de Mayer como pobre y atroz, este inversor exigió un cambio completo de la compañía. Y lo que en un principio parecía que se iba a quedar en el despido de Mayer se ha traducido en una venta, casi total, de la empresa. La cual, tras meses de subasta, se ha formalizado hoy mismo.

Pero en ese camino se han dejado algo más que una parte de Yahoo. Unos resultados trimestrales con más de US$490 millones en pérdidas en el último semestre de 2016 dejan un cierre triste para una de las pioneras de Internet.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE