Claves del día
2022-04-12

Sistema bancario de Panamá con ‘perspectiva estable ’ según Moody’s Investors Service

Moody’s Investors Service destaca que los bancos panameños seguirán estando financiados principalmente por depósitos básicos, aunque la competencia y el aumento de las tasas ejercerá presión sobre los costos de financiamiento

Por La Estrella de Panamá

Moody’s Investors Service mantiene la perspectiva estable del sistema bancario de Panamá.

Señala que en los próximos 12-18 meses, la economía panameña seguirá recuperándose bajo el paraguas de la mejora dinámica de inversión, la ampliación de la capacidad del Canal de Panamá y la puesta en marcha de producción en la mina Cobre Panamá.

Los resultados se basan en la calificación dadas hasta el 11 de abril de 2022 para el Banco General, Banco Latinoamericano de Comercio Exterior, Banco Nacional de Panamá, Banistmo, S.A., BAC International Bank, Inc, Global Bank Corporation and Subsidiaries y el Banco Internacional de Costa Rica, S.A.

La perspectiva estable de Moody’s para Panamá se dio en conjunto para siete sistemas bancarios de América Latina (Argentina, Brasil, Colombia, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay), donde además revisó la perspectiva a estable desde negativa en dos sistemas (Centroamérica y el Caribe, y Chile).

Moody’s manifestó que, a pesar de las crecientes presiones inflacionarias, la recuperación seguirá en apoyar la mejora de la calidad de los activos a medida que un número cada vez mayor de prestatarios reanudan el servicio en sus préstamos después del final del alivio de pago en 2021.

Dijo que los bancos también mantendrán una reserva adecuada niveles para absorber las incertidumbres derivadas de la alta volatilidad global.

La aceleración en préstamo el crecimiento y la normalización de los pagos de dividendos ejercerán presión sobre la capitalización, pero los niveles se mantendrán adecuado.

De acuerdo con Moody’s, el aumento de los volúmenes de negocios, las tasas de interés más altas y la buena eficiencia respaldarán rentabilidad, aunque la recuperación llevará tiempo considerando que las provisiones aún son elevadas necesidades.

“Los bancos seguirán estando financiados principalmente por depósitos básicos, aunque la competencia y el aumento de las tasas ejercerá presión sobre los costos de financiamiento. Los activos líquidos seguirán siendo abundantes y seguirá compensando los riesgos derivados de la falta de un banco central en Panamá, lo que limita su capacidad de apoyo al sistema bancario”, indicó la firma calificadora.

La perspectiva estable de los bancos de Panamá fue sustentada por Moody’s de la siguiente manera:

Rápido repunte económico apoyará condiciones operativas para bancos en Panamá, ya que tras una contracción del 17,9 % en 2020, la economía se recuperó un 15,3 % en 2021 y prevé un crecimiento del 6,5 % en 2022.

El aumento de los precios de las materias primas aumentará las presiones inflacionarias, pero seguirá siendo moderada en relación con otros países de la región dada la economía totalmente dolarizada de Panamá.

El mercado laboral continuará recuperándose gradualmente de una tasa de desempleo de 11,3% a octubre de 2021, aún muy por encima del 7,1% de agosto de 2019.

Advirtió que desde 2019, Panamá se mantiene en la lista de condados con deficiencias estratégicas en términos de la regulación contra el lavado de dinero (“lista gris”) del Grupo de Acción Financiera (GAFI), que genera un mayor escrutinio de las autoridades financieras internacionales, lo que aumenta los riesgos de refinanciamiento y revisión de precios, particularmente en tiempos de crisis y alta volatilidad mundial.

La calidad de los activos mejorará con el crecimiento económico, los bancos mantienen reservas sustanciales contra posibles pérdidas crediticias, dado que se espera que los préstamos de la etapa 3 disminuyan gradualmente desde un máximo del 6,2% de los préstamos brutos (basado en el promedio ponderado de los cuatro préstamos calificados más grandes) de los bancos alcanzado en 2021, cuando finalizaron los programas de alivio de pagos.

Según Moody’s, la incertidumbre relacionada con la alta proporción de préstamos bajo estos programas representó un riesgo de activos clave en 2021, pero disminuirá a medida que la mayoría de los prestatarios reanuden el servicio de sus préstamos de manera sostenida.

Los créditos

Indicó que, a partir de febrero de 2022, los créditos que se beneficiaron de esquemas de alivio de pago y no cuentan con nuevos calendarios de pago se redujeron a solo 2,3% de los préstamos brutos. El aumento de los precios y unos mercados laborales todavía débiles aumentan los riesgos para las exposiciones minoristas, que representan el 55 % de las inversiones nacionales.

En los créditos, sin embargo, la alta participación de las hipotecas residenciales (57% de los préstamos minoristas) seguirá limitando el deterioro de la cartera.

Además, los bancos aumentaron considerablemente las reservas para pérdidas crediticias durante los últimos dos años, alcanzando 1.5 por préstamos problemáticos, o 3.5% préstamos brutos a fines de 2021, lo que ayudará a absorber las pérdidas de los préstamos que no recuperan la capacidad de pago.

“Esperamos que el crecimiento de los préstamos se acelere desde un bajo 2% promedio en los últimos cinco años con la calidad crediticia de nuevas respaldados por un entorno operativo estable”, puntualizó Moody’s.

Las reservas de capital seguirán siendo sólidas incluso cuando se acelere el crecimiento de los préstamos, dado a que los coeficientes de capital de los bancos seguirán siendo lo suficientemente elevados por una fuerte rentabilidad que apoyará el crecimiento del negocio.

El capital común tangible frente a los activos ponderados por riesgo disminuirá levemente d 14.6% reportado en 2021 cuando los bancos reanudaron los pagos de dividendos a niveles históricos, luego de una moderación en 2020-2021.

Niveles de capitalización

Moody’s subrayó que los bancos mantendrán niveles de capitalización tradicionalmente altos en comparación con sus pares regionales para equilibrar los riesgos relacionados con la falta de un prestamista de última instancia en el país.

La rentabilidad se mantendrá estable con el aumento de los ingresos por intereses y las comisiones que compensan las elevadas provisiones porque el crecimiento empresarial continuará para respaldar las ganancias de ingresos, con tasas de interés más altas en dólares que mejoran ligeramente el rendimiento promedio de los activos, aunque la competencia en el mercado sigue desafiando la capacidad de los bancos para trasladar la subida de tipos en su totalidad a los prestatarios.

Para Moody’s, los bancos panameños reportaron un índice de ingreso neto a activos tangibles de 0.94% en 2021, que, sin embargo, todavía se mantuvo muy por debajo de un promedio de 1.4% antes de la pandemia.

“Esperamos que los gastos de provisión se mantengan por encima de los niveles previos a la pandemia a medida que los bancos continúan limpiando los libros de préstamos de las exposiciones a prestatarios que no pudieron reanudar los pagos. Las iniciativas en torno a la digitalización generarán ahorros de costos, pero la inversión en tecnología probablemente compense la mejora de la eficiencia a corto plazo”, expresó la firma.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE