Claves del día
2022-02-16

Guatemala: Continúa escasez de medicamentos

Residentes y especialistas de Medicina Interna del Hospital General San Juan de Dios están en asamblea permanente, por falta de medicamentos solo atenderán emergencias.

Por Prensa Libre

Desde este martes 15 de febrero los médicos especialistas y residentes del departamento de Medicina Interna del Hospital General San Juan de Dios tomaron la decisión de entrar en asamblea permanente, con lo que solo atenderán las emergencias que lleguen al centro asistencial o que ocurran adentro. Los servicios de consulta externa de hematooncología y procedimientos endoscópicos no serán suspendidos.

La medida la toman debido a la escasez de medicamentos para poder atender a la población, desabastecimiento que se agudizó en las últimas semanas. Se carece hasta de los fármacos más básicos y esenciales, menciona en entrevista el médico Alexis Monroy, jefe de residentes de Medicina Interna del hospital.

¿Cuál es la problemática que atraviesa el hospital?

Básicamente es el desabastecimiento de medicamentos. El problema viene de dos o tres meses atrás, pero se agudizó hace mes y medio, hay una lista de fármacos que no tenemos y eso nos impide atender a los pacientes. No tenemos medicamentos tan básicos como acetaminofén, pero tampoco antibióticos, antiinflamatorios, anticonvulsivantes, omeprazol.

En este momento no podemos tratar hemorragias gastrointestinales, derrames cerebrales que vienen en agudo, infartos agudos al miocardio e infecciones que sean resistentes, que es la mayoría de los casos que vemos, porque únicamente hay cuatro antibióticos con los que hemos estado saliendo, pero no nos funcionan del todo. Tampoco podemos atender a pacientes hipertensos crónicos o agudos.

Tenemos buenos residentes y especialistas, pero al final no pueden hacer mayor cosa. Llega un paciente, le tomamos los signos vitales, lo evaluamos, le tomamos laboratorios, pero no podemos actuar, pues no hay medicamentos. Es una situación compleja porque no tenemos nada para trabajar.

A raíz de eso, muchos pacientes se nos han complicado. Nos hemos visto en la necesidad, incluso, de referirlos al Hospital Roosevelt, porque no los podemos atender acá.

¿Cómo es esa coordinación con el Hospital Roosevelt, que también está saturado de pacientes?

Tenemos buena comunicación con los jefes de residentes del Hospital Roosevelt, de Medicina Interna, y en estas condiciones hemos decidido que si el paciente lo amerita lo trasladamos.

Les consultamos el caso antes, se tramita una ambulancia y se hace el traslado de hospital a hospital.

El lunes hubo necesidad de trasladar a dos pacientes, y la semana pasada a cuatro. Hemos tenido que trasferir pacientes con derrames cerebrales agudos y con marcapasos, pues no tenemos el medicamento.

Los demás casos, como sabemos que ellos también están saturados, tratamos de solucionarlos acá, pero a muchos les estamos poniendo un medicamente que sabemos no es útil para su patología, pero es la única opción que tenemos, en espera de que funcione.

¿Desde cuándo viene este desabastecimiento de medicamento y cómo lo están resolviendo las autoridades del hospital?

Hace tres meses el problema no lo veíamos en una dimensión tan grande porque teníamos otras alternativas, se acababa un medicamento y utilizábamos otro, pero con el paso del tiempo esas alternativas se agotaron también.

Hemos tenido conversaciones en dirección para encontrar una solución, porque tomamos la medida -de la asamblea permanente- después de múltiples reuniones, en dirección y a nivel de administración nos explican que han hecho las gestiones para obtener el medicamento, aparentemente no es por falta de presupuesto, sino que no hay empresas que vendan los medicamentos o los venden sobrevalorados para poder adquirirlos.

De parte del hospital, entiendo, se han hecho las gestiones para adquirir el medicamento, pero esto ya se le salió de las manos, y creo que ya llega a instancias del Ministerio de Salud y del Congreso para poder resolver la problemática.

¿Qué implica el que se hayan declarado en asamblea permanente?

Somos 65 médicos residentes del departamento de Medicina Interna, los jefes también están apoyando, y básicamente la asamblea permanente involucra trabajar por turnos. Dejamos claro que queremos seguir atendiendo a la población, de hecho, hacemos esto porque en este punto ya no podemos hacerle nada al paciente cuando viene, porque nos hacen falta muchas cosas.

Para evitar afectarlos hemos decidido trabajar por turnos atendiendo únicamente las emergencias, la consulta externa estará cerrada. No se atenderá a los pacientes que están en encamamiento -son entre 200 a 300-, solo si se complican o sufren alguna eventualidad durante el turno.

Con esto no se podrá agilizar el movimiento de camas, y con el paso de los días se irán estancando los pacientes dentro del hospital y no podrán progresar en su tratamiento y darles egreso, obviamente va a sobrecargar más la emergencia.

¿Cuál es el panorama dentro del hospital si la asamblea permanente se extiende por varios días?

El hospital se va a estancar. Medicina Interna, que somos los que estamos promoviendo esto, es el departamento más grande del hospital, y básicamente todos los demás, incluso los quirúrgicos, depende de nosotros, porque hacemos las evaluaciones preoperatorias para llevar a los pacientes a cirugía.

Con el paso de los días, como no se están haciendo evaluaciones preoperatorias electivas solo de urgencias, los pacientes que no se evalúen no irán a cirugía. Se va a estancar traumatología, cirugía, ginecología.

Aparte, que al estancar nuestro encamamiento y no mover a los pacientes, con la demanda alta que tenemos, la emergencia se va a llenar más, porque no habrá flujo de pacientes constante de emergencia para encamamiento.

¿En qué momento y bajo qué condiciones suspenderían la asamblea permanente?

Hoy (martes) tuvimos una reunión con dirección para ver cómo va el avance, y es el mismo que nos presentaron hace unos días: ‘se han hecho algunas compras, pero no tenemos el medicamente todavía’. Así nos han tenido desde hace un mes y medio, de que ya hicieron las adquisiciones, pero el medicamente no ingresa.

Nuestra postura es que hasta que el medicamento esté disponible para nosotros tomarlo de farmacia interna del hospital y ponérselo al paciente, en ese punto regresamos a realizar nuestras labores normales, pero si el medicamento no está en el almacén del hospital y disponible, vamos a seguir con la asamblea.

En el Hospital Roosevelt los residentes dejaron de atender consultas externas y cirugías electivas por falta de pago a los médicos residentes, ¿se ha dado este problema en el Hospital General?

Hay residentes a los que no les han pagado, pero este movimiento es enfocado en el desabastecimiento de los medicamentos.

El director del Hospital General San Juan de Dios, Gerardo Hernández, indica que han hecho los esfuerzos necesarios para recuperar el desabastecimiento de medicamentos, sin embargo, hay 72 insumos que no han podido adquirir porque los eventos salen desiertos o están a un mayor precio.

"El consumo de insumos ha sido el doble con respecto al año pasado, porque se dobló la cantidad de pacientes que hemos visto", menciona el directo, como otra de las razones que contribuye a la escasez de fármacos para atender a la población.

Por su parte el Ministerio de Salud indica que el desabastecimiento es una situación que se ha venido experimentando no solo con medicamentos sino también con insumos a lo largo de la pandemia, ya que los proveedores locales no cuentan con las existencias necesarias para abastecer a la red hospitalaria.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE