Claves del día
2018-05-09

Grandes mujeres, grandes hijas y madres de Centroamérica

En Centroamérica ¿Se puede ser madre y presidenta de empresa, o vicepresidenta de la República? ¿Cómo se combina la maternidad con carreras demandantes en la banca global, en la NASA o al frente de ampliación del Canal de Panamá? Si se puede, pero no es fácil.

Por Velia Jaramillo - estrategiaynegocios.net

En Centroamérica ¿Se puede ser madre y presidenta de empresa, o vicepresidenta de la República? ¿Cómo se combina la maternidad con carreras demandantes en la banca global, en la NASA o al frente de ampliación del Canal de Panamá? Si se puede, pero no es fácil.

Las 12 mujeres centroamericanas que nos comparten su testimonio lo atestiguan. Para todas lo más difícil ha sido equilibrar los roles. Sus propias madres han sido el ejemplo y el motor que las ha conducido. Trece mujeres centroamericanas nos comparten sus historias como MADRES/ HIJAS en este 10 de mayo.

Ana Elena Chacón, Costa Rica

Exvicepresidenta de la República

"No deseo para los hijos de los demás menos de lo que yo he podido darle a mis propias hijas".

En su más reciente gestión pública estuvo encargada de temas de lucha contra la pobreza. "Yo soy mamá, tengo dos hijas, siempre digo que no deseo para los hijos de los demás menos de lo que yo he podido con trabajo y esfuerzo darle a mis propias hijas, y ahí es donde, todo el tiempo, pongo mi fuerza, en la búsqueda de que logremos disminuir la feminización de la pobreza", nos compartió.

Destacadísima política y funcionaria pública, concede que "Ser mujer y mamá no es fácil. Ser mujer y jefa de hogar, tampoco. Lo soy desde hace muchos años, desde que mis hijas estaban muy pequeñas me quedé sola con ellas, y tengo una hija con discapacidad, esto hace que me juzguen mucho de que no estoy al 100 % dedicada a ella, pero es que yo tengo muchas ganas de vivir: de ser mamá, de ser mujer, de ser amiga, de ser política, de ser una mujer libre... Todo eso quiero en la vida".

En su carrera, expuso, "Han habido momentos muy difíciles, donde lo culpabilizan a uno mucho. He tenido que buscar los balances en la vida, hago lo que puedo con mis tiempos y con mis hijas. Ya son adultas".

Chacón ha promovido políticas públicas que contribuyan más a las mujeres, "porque son las que están en mayores situaciones de vulnerabilidad, es donde más tristezas encuentro, falta de oportunidades, estigmas".

Sostiene: "Es muy importante que hablemos sobre salud sexual y reproductiva, porque las maternidades tempranas hacen que las mujeres queden relegadas en situaciones de pobreza. Lo más importante de todo, hay que mostrar perspectivas para que las mujeres puedan tener otros modelos de vida, y puedan alcanzar sus sueños, teniendo estos modelos de vida. Hay que ser empático con las niñas, y decirles que se atrevan. El miedo es paralizante, y a las mujeres nos han llenado de muchos miedos en la vida".

Foto: Estrategia y Negocios

Sandra Cauffman, Costa Rica

Directora Adjunta de la División de Ciencias Terrestres de la NASA

Soñó -con su madre- en llegar a la luna

El apoyo de su madre fue fundamental para convertirse en lo que es hoy, una mujer poderosa, desafiante, con un muy alto cargo en la NASA, pero el camino no ha sido sencillo. Sandra tenía apenas siete años cuando vio a Neil Amstrong poner un pie en la Luna. "Cuando le dije a mi mamá que quería ir a la Luna, ella me podía haber dicho: ‘Si estamos en Costa Rica, somos pobres, cómo se le ocurre, usted es mujer, cómo va a hacer esto'. A mí ella nunca me dijo que yo no podía. Me decía: 'póngaselo en la cabeza, estudie, esfuércese, prepárese y uno nunca sabe las vueltas que da el mundo'".

De familia humilde, la madre de Sandra hizo todo lo posible para sacar adelante a sus tres hijos ella sola. "Nunca se dio por vencida. Mami se caía, y de una se levantaba, se sacudía y seguía adelante". Por eso, Cauffman insiste en la importancia de la familia a la hora de empoderar a las mujeres desde bien niñas: "Hay que empezar desde la casa, desde bien chiquitos. Es cultural, hay que inculcarles desde pequeñitos de la igualdad de géneros; insistirles que tanto puede un niño tener carreras que son típicamente de mujeres, como al contrario".

A juicio de esta ingeniera eléctrica, lo más importante es que exista una igualdad de educación entre hombres y mujeres, de empoderamiento, de poder salir adelante, ya que -apunta- hay muchos aspectos sociales que influyen. "Hay impedimentos: mucha violencia, hambre, pobreza... Muchas cosas que influyen en no permitir que salgamos adelante, especialmente en las mujeres".

Foto: Estrategia y Negocios

María Pacheco, Guatemala

Presidenta de Wakami

Hacer realidad los sueños de otras madres

Hace 12 años, María Pacheco fundó Kiej de los Bosques, una empresa social concebida para desarrollar organizaciones de productoras en zonas de extrema pobreza en Guatemala. Hoy, los productos elaborados por 16 empresas incubadas por dicha organización en ocho departamentos de Guatemala se comercializan en el mundo bajo la marca Wakami. Más de 500 mujeres de comunidades en extrema pobreza forman parte de su cadena de valor, y trabajan produciendo accesorios de moda que se exportan a mas de 22 países del mundo.

Wakami es capaz de transformar realidades sociales y convertir ciclos de pobreza en ciclos de prosperidad: "Un 70% de las mamas Wakami tienen menos de tres años de escolaridad, pero el 90% de sus hijos están estudiando -desde primaria a bachillerato-. Ocho de cada diez niñas y nueve de cada diez niños Wakami estudian", destaca Pacheco. Para María, el mayor logro "Es que las hijas de las productoras logren completar estudios básicos, de diversificado, y en algunos casos llegan a la universidad. Cuando tienes una niña educada rompes el circulo de la pobreza".

Lo que más mueve a la innovadora social es la oportunidad de transformar vidas. "Las mujeres rurales tienen muchos sueños, pero llegan pocas oportunidades. Cuando llega una oportunidad como Wakami las historias son increíbles. Tenemos mujeres que han estado diez años con nosotros, y el cambio es notable a todos los niveles, se percibe en ellas, sus hijos y sus familias. El 90% del ingreso de una mujer va a su familia, entonces hemos visto como ha aumentado la escolaridad, ha bajado la desnutrición. Las mujeres han sido poco valoradas en sus comunidades y al convertirse en emprendedoras los esposos y la comunidad las comienzan a valorar. Ellas se convierten en agentes de cambio muy importantes, empiezan a invertir en sus casas, con estufas mejoradas, con filtros para agua potable".

Foto: Estrategia y Negocios

Ana Beatriz Sandoval de Morán, El Salvador

Directora ejecutiva y presidenta de Megablock

Ser mujer, madre y empresaria tiene el doble de valor

Es la presidenta de Megablock, empresa salvadoreña especializada en la fabricación de bloques de concreto, adoquines y prefabricados."Tengo un solo hijo , un joven de 20 años, debo decir que su crecimiento personal y académico ha ocupado en mi vida una prioridad absoluta, y trato en la medida de lo posible de compartir con él, la mayor parte del tiempo, sin olvidar, que este debe ser "calidad de tiempo", comparte.

Para Sandoval, una mujer empresaria "tiene el doble de valor, porque nosotras debemos sumar a nuestros roles familiares (que sentimos muy propios e irrenunciables) a otros igual de exigentes. No es facil cumplir con el rol de directora sin perder el de madre y esposa; asi como tampoco, trabajar por el éxito de la empresa, sin perder de vista la felicidad de los empleados".

Elena María Lacayo de Alfaro, El Salvador

Gerente general de Exporsal, S.A.

Una madre inspiradora

Su madre, Cecilia Castro, fue una presencia fundamental en su destino. "Desde muy pequeñas, mi hermana gemela y yo, fuimos concientizadas por nuestra madre, quien nos decía que teníamos que estudiar y prepararnos para hacerle frente a la vida. De allí que al graduarnos, con muchísimo sacrificio de su parte y, gracias a una beca de estudios, tuve la oportunidad de estudiar Turismo en Madrid, España", recuerda.

A Exporsal, la empresa de su familia, llegó cuando su madre falleció a finales de 1982. "Supuestamente iba a ser por un corto tiempo, pues entonces ya habían nacido mis cuatro hijos y estaban muy pequeños; adicionalmente, tenía un taller de costura y junto con otras dos socias, tenía una tienda de ropa para niños. Pero no fue así, tuve que quedarme más tiempo y, para cuando pude haberme retirado, estaba enamorada de lo que hacía".

Pero María Elena logró combinar ambos roles. Hoy, como gerente general en Exporsal, lidera una empresa que se dedica a exportar hamacas, sillas hamacas, cojines y artesanías de La Palma, Ilobasco y Chalchuapa. Atiende clientes en 42 países en los cinco continentes del planeta y lidera los nuevos diseños e innovaciones.

Quizá lo más difícil, reconoce, "es lograr un balance entre familia y trabajo".

Foto: Estrategia y Negocios

Norma Cruz, Guatemala

Fundadora y directora consultiva de Fundación Sobrevivientes

Justicia y un mundo sin violencia para las mujeres

Toda su vida fue activista de los derechos humanos, pero en ese caminar su hija fue víctima de violencia sexual. "Ahí me nació la conciencia de que había pasado por alto la defensa de estos derechos y que eran muchas las mujeres víctimas". Creó la Fundación Sobrevivientes que atiende casos de alto impacto en materia de violencia contra la mujer y la niñez y que lucha por erradicar la impunidad, corrupción y violencia contra la mujer. Fue nombrada Mujer de Coraje por el Departamento de Estado en el 2009, premiada por Hillary Clinton. Pero para Norma, su mayor logro es haber impulsado la creación del Sistema de Alerta Alba Kenneth, para la búsqueda de niños desaparecidos. Sueña con: una sociedad más justa, equitativa y sin violencia hacia la mujer y la niñez.

¿Cómo se compromete para potenciar el liderazgo y desarrollo de sus pares mujeres? "Siendo ejemplo nunca les pediría hacer algo que yo no hiciera. En el caso de mi hija luche por la justicia y lo logre, y cuando ellas van ante la justicia estoy su lado pese a los riesgos que puedan existir".

Foto: Estrategia y Negocios

Karla Ruiz Cofiño/ Guatemala

Estratega Digital, Especialista en Redes Sociales, Emprendedora, Conferencista Internacional, Activista Social y Embajadora de la Mujer. Fundadora del Programa Digital Awareness

Construir un mundo mejor para nuestros hijos

Fundó MILKnCOOKIES, agencia Digital premiada internacionalmente, nombrada por el World Summit Award de las Naciones Unidas como uno de los 5 mejores desarrolladores de E- Entertainment a nivel mundial y premiada por UNESCO como 1 de los 8 mejores desarrolladores de la década 2003 al 2013.

A esta exitosa emprendedora digital, la maternidad le cambió la vida. "Desde que tengo el privilegio de ser madre, lo más difícil de mi trabajo es separarme de mi hijo (dos años). Nunca imagine lo difícil que sería ser madre y profesional a la vez, lidiar con el sentimiento de culpabilidad al mismo tiempo de querer ser el mejor ejemplo posible para mi hijo, aún no logro conseguir un balance, pero estoy convencida de que con mi trabajo estoy construyendo un mundo mejor para él", nos compartió.

Hoy, Karla sueña con "Dejar el mundo un poco más inspirador, hermoso y sostenible que como lo encontraste, eso es éxito para mí".

Foto: Estrategia y Negocios

Aline Flores Pavón, Honduras

Vicepresidenta Ejecutiva de Grupo Flores

Dejar un legado

Destacada dirigente gremial hondureña, y vicepresidenta en Grupo Flores, la empresa de su familia que por más de 60 años ha generado empleos para más de 700 hondureños, Aline no duda cuando plantea que ser madre es el hito más importante de su vida. "Todo lo que realizo lo hago pensando en heredar a mis hijos un legado, que los motive a superar mis logros, y pensando además en inspirar a las futuras generaciones, sobre todo las mujeres, para lograr lo que se propongan y romper esquemas".

Aline lidera el Comité de Género para Empresas Sostenibles del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) y en la Cámara de Comercio e Industria de Tegicugalpa ha coordinado la Comisión de Mujeres Empresarias y liderado la ejecución del Programa Emprendimientos de Mujeres Francisco Morazán, donde se apoya el liderazgo y la participación activa de las jóvenes ejecutivas, empresarias y emprendedoras de Honduras. "Las mujeres somos fabulosas, solo debemos aprender a trabajar unidas. Si se pude tener balance de vida entre la familia, hijos, profesión y pasatiempos, es voluntad y pasión lo que se necesita", asegura.

Foto: Estrategia y Negocios

María del Rosario Selman, Honduras

Presidenta de Banpaís Honduras

Si es factible ‘’tenerlo todo": ser profesional, esposa, madre, hija, amiga

Banquera destacada, Selman es desde 2008 la presidenta ejecutiva del Grupo Financiero del País, el quinto banco más grande de Honduras. Antes fue gerente general del Banco Cuscatlán de Honduras

Integrante de una familia de inmigrantes cubanos su madre fue y sigue siendo una lectora ávida. Por eso "Me apasiona estudiar, y mi definición de un día perfecto siempre incluirá la oportunidad de leer un buen libro".

Su deseo de sobresalir en un ámbito financiero "se agudizó con el nacimiento de mis hijos. Mi desempeño profesional pasó de ser una fuente de satisfacción personal a un testimonio de vida para ellos", cuenta.

¿Lo más difícil en el camino para llegar a donde está hoy? "Aceptar que si es factible ‘’tenerlo todo": ser profesional, esposa, madre, hija, amiga, pero que el nivel de atención que dediquemos a estos diferentes roles no será siempre equitativo. Habrá días, semanas o incluso meses que nuestras obligaciones profesionales requieren la mayor parte de nuestra atención y tiempo. Habrá momentos en que las relaciones familiares pasarán a primer plano por sobre nuestras obligaciones profesionales. Es imprescindible contar con un robusto grupo de soporte y no dejarse llevar por sentimientos de culpa", aconseja.

Foto: Estrategia y Negocios

Reina Irene Mejía Chacón, Honduras

Directora general de Citibank Honduras

Mantener el equilibrio

Su frase de vida se la heredó su madre: "Cuando sirves a los demás el que sale servido eres tú; el servir al que no te puede pagar, te hace una persona más grande". Es la mujer que más admira. "Me enseño que el valor de una persona está en el servicio y en dejar huella positiva en la vida de las personas, a seguir adelante hacia la meta sin importar los obstáculos encontrados, a no dejar de agradecer a las personas que han influenciado en mi vida y que de una u otra manera han sido parte de ella. Mi madre fue una persona con mucha determinación" destaca.

Madre de tres hijos adolescentes - Irene, de 15, Fernando de 14 y Pablo de 10-, para Reina Irene uno de sus grandes retos ha sido combinar una carrera como banqueta con su hogar. "Lo más importante es mi familia, el reto ha sido ser mujer, madre, esposa y una profesional en el trabajo, mantener el equilibrio".

La hondureña es una sobreviviente de cáncer. Cuando recibió el diagnostico y empezó su carrera por sobrevivir su hijo pequeño tenía dos años y el mayor ocho. "Estaba en lo mejor de mi carrera. Pocos meses antes del diagnostico de cáncer había recibido una buena oferta de trabajo, y elegí permanecer en Citi. Vino el diagnóstico de cáncer lo cual me confirmo que decisión fue la correcta. Frente a un diagnóstico así, uno tiene dos opciones: llorar y morirse en vida o luchar hasta el último momento. Me nació una garra luchadora que no había experimentado, estaba viva y tenía que luchar".

Foto: Estrategia y Negocios

Christiana Chamorro, Nicaragua

La hija de la presidenta

Nació y creció en un hogar cuyos padres -el periodista Pedro Joaquín Chamorro, fundador del diario La Prensa y Violeta Barrios- estaban ligados a la política, a la defensa de las libertades públicas, de los derechos humanos y al destino histórico de Nicaragua. Dentro de esa familia, que luchaba por un país en democracia "me propuse ser yo misma, tener mi propia identidad", afirma.

Llegó a ser directora de La Prensa que "bajo mi dirección sobrevivió con resultados concretos. Nuestra posición editorial e informativa fue determinante para que Nicaragua cerrara puertas a la guerra, le abriera espacio a la lucha cívica, y se restablecieran las libertades públicas hasta forzar que el gobierno de Ortega permitiera elecciones libres en las que fue derrocado por mi madre, Violeta Chamorro (Presidenta 1990-1997)", recuerda.

Violeta salió de La Prensa para apoyar voluntariamente a su madre en comunicación y relaciones públicas nacionales e internacionales con énfasis en la Sociedad Civil y manejo de opinión. "Me di cuenta que las tareas del desarrollo no deben ser únicamente responsabilidad de los gobiernos, sino que la ciudadanía puede contribuir a la solución de los problemas nacionales abriendo espacios a las iniciativas cívicas y privadas". Cuando doña Violeta termino su periodo, "en su honor, me propuse crear la Fundación Violeta Chamorro y poner a disposición de iniciativas ciudadanas ese capital político positivamente acumulado. Vamos a cumplir 20 años trabajando exitosamente nuestra misión que tiene por objetivo promover y defender el derecho a la libertad de expresión e información, apoyar el fortalecimiento de capacidades cívicas, la promoción del conocimiento y apertura de espacios tendientes a fortalecer una ciudadanía activa al servicio de una cultura de paz, reconciliación y desarrollo".

Christiana se dice siempre consciente de que "soy mujer, hija, esposa, madre. Soy quien soy por esa maravillosa complejidad".

Foto: Estrategia y Negocios

Ilya Espino de Marotta, Panamá

Vicepresidente ejecutiva de ingeniería y administración del programa de ampliación del Canal de Panamá.

Su mayor logro: Liderar el Programa para la ampliación del Canal de Panamá.

La ingeniera, la vicepresidente ejecutiva de ingeniería y administración del programa de ampliación del Canal de Panamá, es la responsable de liderar el Programa de expansión de la vía interoceánica, uno de los proyectos más ambiciosos de la ingeniería contemporánea y el sueño de cualquier ingeniero.

Reconoce a su madre como la persona que más admira, su influencia principal, que le dio su ejemplo, de trabajadora incasable, e inculcó sus valores, de respeto, honestidad, humildad, empatía, y le enseñó a no temerle a los retos.

"Creo que hemos demostrado (las mujeres) que ningún campo está vedado, es sólo un tema de que se den las oportunidades", sostuvo la ingeniera, cuyo estilo es participativo, con mucho sentido común, y en el que se esfuerza en dar reconocimiento y crédito a su equipo de trabajo.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE