Claves del día
2022-04-02

Abstención y el dilema entre lo viejo conocido y lo nuevo por conocer marcan las elecciones en Costa Rica

En la segunda ronda electoral de este domingo, donde se disputan la presidencia de Costa Rica los candidatos José María Figueres y Rodrigo Chaves, son los indecisos los que podrían inclinar la balanza

Redacción E&N, CNN y Expansión

Este domingo (03.04.2022) más de 3,5 millones de costarricenses están convocados a las urnas para escoger al presidente que gobernará el país entre 2022 y 2026.

Y lo harán con varias novedades: De entrada con un contexto donde el mayor porcentaje lo tiene el abstencionismo con un 40,29%, la cifra más alta desde 1953, que acecha a los candidatos José María Figueres, de Liberación Nacional, y a Rodrigo Chaves, del partido Progreso Social Democrático, en la segunda vuelta de una de las democracias más estables del continente, pero ofuscada por la pérdida de confianza del electorado que, según expertos, sí cree en el sistema democrático del país, pero cada vez menos en las propuestas de los partidos políticos.

En estas elecciones, por otra parte, es la primera vez que el partido en el gobierno, en este caso Acción Ciudadana (PAC), no está en la segunda ronda electoral.

El PAC obtuvo solo el 0,66% de los votos y se quedó sin representación en el Congreso, según destacó a CNN, el politólogo y coordinador de las encuestas del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP/UCR), Ronald Alfaro.

Además, la nueva legislatura arranca el primero de mayo, siete días antes que el nuevo presidente.

A la fecha las encuestas, en Costa Rica, advierten de que no se tiene claro quién va a ganar en esta segunda ronda y que puede haber sorpresas.

Para la primera ronda y con casi el 90% de las mesas electorales procesadas, los resultados del Tribunal Supremo de Elecciones le otorgaban a Figueres el primer lugar con una ventaja de alrededor de 10 puntos porcentuales. Figueres obtenía el 27,26%, frente al 16,70% de Chaves.

Sin embargo, de cara a la segunda ronda las encuestas revelan otros números.

Indecisos inclinarán la balanza

El sondeo del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la estatal Universidad de Costa Rica, divulgada el miércoles (30.03.2022), indicó que el economista Chaves tiene un respaldo del 41% de apoyo, mientras que el expresidente José María Figueres tiene un apoyo del 38 %.

Este resultado significa un empate técnico, ya que el margen de error de la encuesta es del 3.1 %, mientras que los indecisos podrían inclinar la balanza, pues suman el 18.1 %.

El dilema para este segmento es elegir entre lo viejo conocido o lo nuevo por conocer.

Lo viejo conocido

José María Figueres , ingeniero industrial, empresario y político, es hijo de una de las figuras políticas más veneradas de Costa Rica.

Figueres se desempeñó como presidente de 1994 a 1998, así como ministro de Comercio Exterior, ministro de Agricultura y director ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Si es elegido, prometió abordar los problemas más apremiantes de los costarricenses: una tasa de desempleo de aproximadamente el 14%, una inflación creciente y una deuda masiva.

También aseguró que va promover la inclusión social de mujeres y minorías raciales y étnicas, reducir la pobreza extrema a través de transferencias monetarias condicionadas e invertir en desarrollo sostenible.

No obstante la corrupción pública también es una prioridad para los votantes, y Figueres ha estado relacionado con escándalos pasados , incluidas acusaciones de que recibió 900,000 dólares a cambio de influir en los contratos estatales con una importante empresa de telecomunicaciones. Aunque él nunca ha sido acusado al respecto.

Lo nuevo por conocer

Rodrigo Chaves es un tecnócrata que trabajó en el Banco Mundial durante casi tres décadas y se desempeñó brevemente como ministro de Finanzas bajo el gobierno del presidente Carlos Alvarado antes de partir por desacuerdos con el presidente sobre política fiscal.

La experiencia económica de Chaves lo convierte en un candidato atractivo para los costarricenses que han sufrido los peores efectos de la mala gestión económica y la recesión provocada por la pandemia.

A pesar de esta gran cualidad, Chaves enfrentó acusaciones de acoso sexual durante su tiempo en el Banco Mundial, lo que resultó en su degradación.

Tras su renuncia, la institución le prohibió un futuro empleo y restringió su acceso a su sede.

La inclinación ideológica de Chaves no es evidente en su retórica, que se ha centrado en gran medida en las críticas a la banalidad y la mala gestión de los partidos gobernantes tradicionales.

A pesar de su afiliación con la administración saliente, destaca sus orígenes humildes y la falta de mala conducta de su partido, debido a su tiempo relativamente corto en la política, para presentarse como un cruzado antisistema.

Chaves promete defender la ley y el orden contra la clase política tradicional del país, llegando incluso a sugerir la pena de muerte por actos de corrupción pública.

Además, ha abogado por la estandarización de las pensiones, la reforma fiscal y las inversiones en energía verde. Pero las acusaciones anteriores de acoso sexual en su contra han provocado una gran reacción violenta, en particular por parte de las mujeres.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE