Claves Del Día
Fecha de publicación: 2016-06-13

Costa Rica debe invertir en tecnología si quiere ser ‘Carbono Neutro’

Retos están planteados para Costa Rica si quiere obtener la carbono neutralidad. Schneider Electric presentó iniciativas tecnológicas que aportan en el proceso de cambio de las ciudades inteligentes

Por: María José Núñez - estrategiaynegocios.net

Costa Rica lanzó hace meses su nuevo Plan Nacional de Energía 2015-2030, el cual tiene como objetivo elevar la eficiencia energética, estimular la generación distribuida, la sostenibilidad de la matriz eléctrica, promover sistemas eficientes de transporte colectivo y reducir los efectos del calentamiento global, pero para cumplir estas metas, definitivamente el país deberá incursionar en el uso de tecnologías y sistemas innovadores.

En un análisis presentado por la empresa Schneider Electric se plantea una serie de retos que tiene el país centroamericano para alcanzar su tan ansiada meta de carbono neutralidad.

Desde la visión de la compañía hay una serie de tendencias no solo locales, sino mundiales que impulsan el consumo energético y que plantean grandes retos para las sociedades que están en el camino de la sostenibilidad, las cuales están relacionadas con la creciente urbanización, el incremento de la digitalización y necesidad de la gente de estar conectada a dispositivos electrónicos y la alta demanda de la industrialización.

“Estamos hablando que de acuerdo con el Banco Mundial, el mundo podría aumentar su demanda de consumo energético en un 50% para el 2050, por lo tanto incursionar en sistemas eficientes y alternativos, basados en la tecnología verde será un verdadero aliado para países que se plantean este tipo de metas”, explicó Juan José Ugalde, gerente de ventas de Schneider Electric Centroamérica.

El Plan también incluye una mejora en las reglas de importación de vehículos nuevos y usados, el uso de combustibles alternativos y que los sistemas de transporte público sean ambientalmente limpios, promoviendo la reducción de la dependencia de hidrocarburos y por ende, la emisión de gases contaminantes.

Esta iniciativa se enfoca en el desarrollo de una planificación estratégica integral, a través de políticas y acciones coordinadas que garanticen el suministro de recursos y la articulación de decisiones con los distintos actores asociados y la ciudadanía.

Sus objetivos esenciales están orientados a fomentar acciones frente al cambio climático, incorporando la participación ciudadana, el cambio de tecnologías, procesos de innovación e investigación.

Asimismo pretende suplir la demanda de energía del país, mediante una matriz energética que asegure el suministro óptimo y continuo de la electricidad y el combustible, usando eficientemente la energía.

Costa Rica tiene un nivel de electrificación del 97,2%, además un 98% de la energía que produce proviene de fuentes renovables, en contraste el consumo de combustibles para el sector transporte que está enfocado en un 70% en diésel y gasolinas.

Según Ugalde, para que este plan se lleve a cabo es necesaria la planificación y coordinación de la eficiencia energética, porque en la actualidad hay una serie de iniciativas muy interesantes pero se encuentran aisladas unas de otras, es vital vincularlas bajo una visión país para lograr resultados relevantes a largo plazo.

“Consideramos que compañías como Schneider podemos aportar fuertemente en suministrar tecnología para la eficiencia energética de los equipos de los consumidores, desde las pequeñas conexiones del hogar, renovación de los sistemas de ventilación, calefacción y aire de los edificios de la ciudad, hasta la incorporación de cargadores para carros eléctricos en diversos puntos del país”, detalló el gerente de Schneider.

Ciudades inteligentes

Para lograr ciudades inteligentes se requiere del establecimiento de un modelo colaborativo con metas de largo plazo, esto incluye a funcionarios de entidades locales, como municipalidades, entidades autónomas y del gobierno central, las compañías eléctricas y de distribución del agua, inversionistas y organismos privados, industrias, promotores y residentes de las comunidades.

Una ciudad inteligente requiere de eficiencia, lo que implica mayor control de los sistemas de la ciudad, necesita de sostenibilidad, es decir reducir las emisiones de dióxido de carbono y el consumo energético, así como la habitabilidad, que se refiere a la mejora de la calidad de vida de los habitantes y el aumento de la competitividad global.

Una ciudad inteligente debe contar con servicios y aplicaciones que integren los diversos sistemas aislados que se han desarrollado, además que exista una adecuada gestión y control de los sistemas urbanos en tiempo real, conexiones y comunicaciones de bajo costo y redes de sensores por toda la ciudad.

De esta forma, será posible utilizar los diferentes sistemas para gestionar el día a día de la ciudad, tal es el caso de las cámaras de vigilancia de una municipalidad, que pueden estar conectadas con los servicios de tránsito, de manera que bajos sistemas de información los conductores sepan las calles en las cuales hay colisiones o extremo tráfico y puedan desviarse.

También se puede implementar que los promotores de desarrollos inmobiliarios utilicen los mecanismos y sistemas adecuados para alcanzar edificios verdes y sostenibles, incluyendo iniciativas del gobierno o de la industria.

“En el mundo hay ejemplos de ciudades que han sido galardonadas como ciudades inteligentes, una de ellas es Barcelona que obtuvo una alta calificación por el cuido del ambiente y el uso de parqueos, o New York por su excelente administración del tráfico inteligente y la iluminación. Londres destaca por el uso de la información y los datos, pues tiene softwares que permite tomar decisiones en los diferentes sectores de la sociedad. Poco a poco han ido integrando sistemas que los llevan a esta meta. Y Costa Rica puede hacerlo también”, añadió Luis Alfaro, gerente de mercadeo de Schneider Electric Centroamérica

RELACIONADAS