Claves Del Día
Fecha de publicación: 2015-11-13

El 60% de los jefes daña la autoestima de sus empleados

Los empleados no buscan en sus jefes a sus mejores amigos, pero sí esperan de ellos respeto, honestidad y tacto en las relaciones entre ambos.

Por: elempresario.mx

El que un alto porcentaje de líderes no haya desarrollado los requerimientos básicos para una relación saludable entre ambas partes los lleva a lastimar el amor propio de sus colaboradores, revela un estudio de DDI.

La consultora estadounidense entrevistó a más de 1.200 empleados de 10 diferentes países con el propósito de conocer las raíces de la persistente baja calificación que tiene los líderes en la calidad y efectividad de su gestión. En ella encontró que seis de cada 10 jefes daña en ocasiones la autoestima de los trabajadores a su cargo.

Los hombres reportan más esta situación que las mujeres (32% contra 17%). De hecho, 30% indica que su jefe no mantiene la calma ni una actitud constructiva cuando discuten un problema. Por ello, indica el estudio Lecciones de liderazgo desde la gente que importa, no sorprende que los trabajadores prefieran pescar un resfriado, pagar impuestos o recibir una multa de tránsito que tener una discusión por algún problema con su jefe.

“No digo que mi jefe está mal, pero….”

Peter Weaver y Simon Mitchell, autores del estudio, señalan que la mejor forma de medir a los jefes es a través de los empleados. A pesar de que se han hecho grandes inversiones para desarrollar la calidad y efectividad del liderazgo, esta gestión se mantiene en niveles “tercamente bajos”.

Para conocer de raíz las causas de esta mala gestión, la consultora estadounidense hizo a los empleados preguntas sobre la interacción diaria con sus jefes y que consideran que están haciendo bien y qué están haciendo mal.

info lo que temen los trabajadores(800x600)

Como resultado, un tercio (34%) respondió que su líder no es efectivo en su trabajo, lo que genera por otro lado competencia por el puesto: 45% de los empleados considera que puede ser más efectivo que su jefe y cinco de cada 10 dijo que busca el puesto de éste.

Por otro lado, 37% respondió que sólo a veces o nunca se sienten motivados por su jefe a dar lo mejor. Más aún, dos de cada 10 dijo que dejó su trabajo anterior debido principalmente a su jefe, mientras que 55% expuso que ha considerado dejar su empleo a causa de su líder.

Escuchar debe ser el primer paso para abordar cualquier problema, sin embargo sólo 35% de los empleados consultados por DDI dijo que sus jefes escuchan sus inquietudes y seis de cada 10 consideró que éste no maneja los conflictos de manera efectiva.

Más aún, sólo cinco de cada 10 jefes involucra a los empleados en la toma de decisiones que afectan directamente a estos y sólo 43% de los entrevistados dijo que los jefes rara vez les explican esta toma de decisiones.

Algo preocupante que se cita con frecuencia (34%) es que los jefes tienen favoritos, práctica que envenena la moral de los equipos efectivos, los sabotea y desalienta a los empleados que no son parte de este club pero que ponen su mejor esfuerzo.

Implicaciones

El estudio, que aborda otros tópicos como el líder idea para un empleado, autogestión y delegar funciones, concluye que los líderes deben poner atención a sus puntos ciegos, pero para ello deben antes reconocerlos. Estudios previos de DDI, Pronósticos del Liderazgo Global 2011 y Encontrando el primer escalón revelaron que ocho de cada 10 jefes creen que sus habilidades de liderazgo son buenas o excelentes.

Un primer paso para corregir esta situación es realizar un diagnóstico preciso sobre las fortalezas y áreas de oportunidad del liderazgo, a través de la evaluación.

Por otro lado, los jefes requieren de conversaciones de liderazgo efectivas, entre los miembros del equipo, compañeros de trabajo, clientes y otros directamente involucrados. Las conversaciones efectivas son reuniones de equipo, situaciones rutinarias de coaching, revisiones formales de rendimiento, y son el pan y la mantequilla del liderazgo.

Lea aquí la nota original.

RELACIONADAS