Claves Del Día
Fecha de publicación: 2015-05-12

Prioridad china en Latinoamérica es infraestructura

La gira del primer ministro chino Li Keqiang la próxima semana a Latinoamérica será estratégica. Beijing está intentando acercarse a los países más liberales de la región y reducir su exposición a los problemas financieros de sus aliados políticamente estratégicos: Venezuela y Argentina.

Por Diario Financiero

El premier visitará la región del 18 al 26 de mayo y se reunirá con los presidentes de Chile (Michelle Bachelet), Brasil (Dilma Rousseff), Colombia (Juan Manuel Santos) y Perú (Ollanta Humala), confirmó ayer la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying.

La creciente inversión en Perú y en otros países de la región le permite a China diversificar sus lazos y alejarse de los gobiernos de izquierda, que han sido sus aliados en la última década. Sólo Caracas ha recibido más de US$50.000 millones, especialmente a través del Banco de Desarrollo de China.

Pero las autoridades chinas están cada vez más preocupadas por el modelo de entregar financiamiento a cambio de commodities, según Li Renfang, analista de Latinoamérica en la Universidad Suroeste de Ciencia y Tecnología, en Sichuan. "Creo que sería más seguro para China prestar el dinero a gobiernos de centroderecha", dijo a Financial Times.

Proyectos en Brasil

En su paso por Brasil, Li anunciará casi 60 proyectos de inversión, de obras de infraestructura e instalaciones industriales por un monto cercano a US$53.000 millones, publicó ayer el periódico Valor.

Para Brasil, la oferta de inversión llega en momentos en que hay dudas sobre la capacidad de financiamiento del sector público a las obras de infraestructuras necesarias para la reactivación económica.
El principal objetivo será el sector energético, donde se prevé una inversión que suma casi US$33.000 millones. Son 27 proyectos, y algunos de ellos ya están en ejecución, detalló Valor.

Al sector industrial, en tanto, se destinarán US$4.000 millones, con obras que ya están en curso y otras que están en etapa de planificación.
En el área de infraestructura y logística hay nueve proyectos que suman cerca de US$16.000 millones. La inversión de US$7.500 millones en líneas férreas (incluyendo a líneas de metro) es la prioridad para el gobierno de Rousseff.

Interés ferroviario

La construcción de vías férreas es también una prioridad para las autoridades chinas. El proyecto más importante es la línea ferroviaria que unirá a Brasil con Perú, cruzando la cordillera de los Andes, y que permitirá que el mineral de hierro y la soya brasileñas sean embarcados por puertos de Perú hacia Asia, evitando el paso por el canal de Panamá.

Los contratos ferroviarios internacionales son una prioridad política para Beijing, ya que las exportaciones son una solución a su sobrecapacidad en los servicios de acero, ferroviarios, de construcción e ingeniería a medida que la economía se desacelera. Hasta ahora, se han propuesto proyectos en Tailandia, Indonesia y Asia central, según datos de FT.

En el caso del tren que cruzará los Andes, los costos del proyecto se calculan entre US$4.500 millones y US$10.000 millones, y unirían a Brasil y Perú a través del Amazonas. La ruta, sin embargo, podría enfrentar oposición de activistas medioambientales e indígenas. Otra alternativa es cruzar los desiertos del sur de Perú, lo que incluiría a Bolivia, pero implicaría además grandes inversiones portuarias en esa zona del país.

"Hemos tenido intercambio comercial, pero nos falta mayor inversión", dijo a FT Chen Taotao del Centro de Estudios sobre la Administración de China-América Latina de la Universidad de Tsinghua. "Las empresas chinas están crecientemente interesadas, así es que tiene sentido construir lazos de liderazgo".

Pese a que Chile y Brasil son algunos de los mayores proveedores de materias primas a China, Perú está captando cada vez mayor interés.

Con proyectos por US$19.000 millones, la inversión china representa un tercio de los nuevos proyectos mineros en Perú, incluyendo a las minas de cobre Toromocho y Las Bambas. A fines del año pasado, la empresa petrolera estatal CNPC compró el negocio peruano de la petrolera brasileña Petrobras por US$ 2.600 millones.

Pero hay otros países como donde la inversión se mantiene baja. Con México, en tanto, las relaciones están tensas desde que el gobierno revocó un contrato por US$ 3.750 para la construcción de una vía férrea de alta velocidad después de que saliera a la luz pública que una mansión de la familia del presidente mexicano había sido construida y pagada por un socio mexicano de un consorcio con participación china.

RELACIONADAS